Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces autorizan que el partido de Sarkozy se llame Los Republicanos

147 personas, entre ellos varios polííticos, habían denunciado “el uso exclusivo” de un término que corresponde a todos los franceses

Nicolas Sarkozy, el pasado 22 de abril en Niza.
Nicolas Sarkozy, el pasado 22 de abril en Niza. AFP

Nicolas Sarkozy podrá utilizar el nombre de Los Republicanos para rebautizar a la Unión por un Movimiento Popular (UMP). Un tribunal de París ha autorizado este martes ese cambio de denominación solo cuatro días antes de celebrarse el congreso del partido, lo que ha supuesto un claro alivio para Sarkozy, impulsor del nuevo nombre.

Los jueces han zanjado así una denuncia presentada hace unas semanas por 147 personas (143 y cuatro asociaciones), quienes reprobaban en su escrito enviado a los tribunales una “privatización” de un término aplicable a todos los ciudadanos franceses. “Ninguna parte del pueblo francés puede reivindicar el uso exclusivo [del término republicano] y oponerlo así a otros franceses para excluirlos, incluso de manera semántica, del campo político republicano”, alegaban.

Entre los firmantes de la denuncia destacan el exministro Arnaud Montebourg, expulsado del Gobierno el pasado verano; Jean-Louis Bianco, asesor de la ministra Ségolène Royal; o el también exministro Jean-Pierre Chevènement. Esgrimían que el término se puede utilizar por una organización como adjetivo, pero no como sustantivo. Un 70% de los franceses, según una encuesta de Harris Interactive, sostiene que una organización “no puede apropiarse” del término.

La prohibición del uso del nombre de Los Republicanos hubiera supuesto un grave problema para Sarkozy ante el solemne Congreso convocado desde que en septiembre pasado regresó a la política activa. Fue Sarkozy, que en sus interveciones denomina al partido “la familia” y nunca “UMP”, quien propuso cambiar de nombre para marcar distancias con unas siglas que en los últimos años han sido sinónimo de guerra interna y corrupciones.

La propuesta de cambio de nombre será sometida a votación el jueves y viernes a los 213.000 militantes del partido. Según varias encuestas coincidentes, al menos un 40% hubieran preferido seguir llamándose UMP, nombre que usa la formación desde 2002. También votarán los nuevos estatutos y la nueva dirección. El sábado, el Congreso sacralizará las tres decisiones y entronizará a Sarkozy.

En los nuevos estatutos, que prevén una participación mucho más activa de los militantes en las decisiones clave, el partido solo es denominado “Los Republicanos” en el primer artículo. En todos los demás, y en decenas de ocasiones, se llama “El Movimiento”.