Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

4.000 colombianos en España no han podido recibir sus pensiones

Muchos emigrantes desconocen el convenio entre los dos países

Wilson Callejas tiene 68 años y más de la mitad de su vida ha trabajado. Antes de llegar a Madrid, fue empleado en Cali (Colombia) de empresas de construcción, de fármacos, de ropa. Siempre aportando al sistema de seguridad social. Al trasladarse a España continuó con su historia laboral, esta vez dedicado al servicio de empresas de vigilancia. Por su edad y por el tiempo que lleva trabajando, según las leyes colombianas podría acceder a su pensión (lo mínimo son 62 años pata hombres y 1.300 semanas). Sin embargo, es uno de los miles de colombianos residentes en España que no sabe cómo acceder a este derecho y que desconoce que desde el 2008 existe un convenio suscrito entre Colombia y España que permite sumar los tiempos de trabajo en ambos países para obtener la pensión, sin importar en cuál de los dos reside.

El nombre de Wilson Callejas se suma al de al menos otras 4.000 personas que han solicitado al Ministerio de Trabajo de Colombia que reconozca sus derechos pensionales en España, donde el Instituto Nacional de la Seguridad Social de España (INSS) ya ha resuelto 706 de esos casos y está a la espera de información de Colombia para adelantar otros trámites. La procuradora delegada para el Trabajo y la Seguridad Social de ese país, Diana Ojeda, estuvo esta semana en Madrid para atender los requerimientos de quienes no han recibido respuesta y para recordar el convenio existente. Según ella, lo más dramático de la situación es que la mayoría de personas son de avanzada edad, por lo que ya no pueden trabajar y dependen de ese dinero para su subsistencia.

Sin más opciones

“Algunos, con más de 70 años y con dificultades para caminar, han tenido que recurrir a cualquier tipo de trabajo para tener con qué comer, sin saber que tienen el derecho a recibir lo que por ley les corresponde”, dice la procuradora, que durante tres días, junto con otros funcionarios de la Procuraduría de Colombia, atendió más de 100 casos. Uno de esos fue el de Luz Mery Suárez, una mujer de 63 años que trabaja limpiando casas en Madrid. “En Colombia completé el tiempo para pensionarme, pero ha sido difícil saber si puedo recibir el dinero estando en otro país. Parece que los que vivimos afuera perdiéramos derechos”, dice.

La explicación que da la funcionaria Ojeda se resume en que las entidades de Colombia no tienen la forma de contactarse con estas personas debido a la falta de datos. “La mayoría son adultos que no tienen correo electrónico ni acceso a Internet, lo que dificulta que puedan saber lo que ha pasado con sus solicitudes”, reitera.

El convenio, que fue aprobado por la Ley 1112 de 2006 y reglamentado dos años después, estipula que si el solicitante de la pensión vive en España y al sumar el tiempo de trabajo allí junto con el de Colombia alcanza las semanas que exige uno de los países para pensionarse (Colombia 1.300 y España 750), puede tener acceso a ese derecho.