Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos, un país más multirracial de lo que se creía

Un estudio del Pew Center revela que el número de estadounidenses de dos o más razas crece tres veces más que el resto de la población

El alcalde de Nueva York y su familia
El alcalde de Nueva York y su familia AP

La definición racial que se pide en muchos de los documentos oficiales de Estados Unidos -donde hay que especificar si se es blanco, negro, nativo americano, asiático o de otra raza- es cada vez más difícil de concretar para un mayor número de personas.

Las noticias del último año relacionadas con la discriminación racial en este país han evidenciado que siguen vigentes muchas barreras raciales, especialmente la que separa a blancos y negros. Aun así, EE UU es cada vez un país más multirracial, donde la población que se define como mezcla de dos o más razas se ha convertido en la “avanzada del cambio social y demográfico” estadounidense, según un estudio del Pew Research Center.

“Con el aumento de las parejas interraciales, combinado con una sociedad más tolerante, desde el comienzo del milenio la población multirracial de EE UU ha crecido a una tasa tres veces más rápida que la del resto de la población”, señala el informe “Multirracial en América”.

De acuerdo con el Pew Center, el 6,9 % de los estadounidenses adultos, o casi 17 millones de personas, pueden ser considerados “multirraciales” o producto de la mezcla de dos o más razas.

Esta cifra triplica la estimación del Censo estadounidense, que calcula que este sector solo constituye el 2,1 % de la población total adulta, según una encuesta que realizó en 2013.

La disparidad de estas dos cifras refleja la complejidad de este tema en un país en el que hace menos de medio siglo el matrimonio interracial seguía prohibido en muchos Estados, hasta que una decisión de la Corte Suprema, en 1967, eliminó este obstáculo en el ámbito nacional. Y solo hace 15 años que el Censo permite que los estadounidenses marquen más de una casilla a la hora de definir su raza. Desde entonces, señala el Pew, la población multirracial ha crecido de forma “sustancial”: entre 2000 y 2010, el número de estadounidenses de raza blanca y negra —como el presidente Barack Obama, de madre blanca y padre negro— se ha duplicado, mientras que los adultos que dicen ser de ascendente blanco y asiático han crecido un 87 %.

Otra dificultad para calcular la población interracial, señala el Pew, son las percepciones personales: solo uno de cada cuatro adultos (39 %) con ascendente racial mixto se considera a sí mismo “multirracial”. Entre el 61 % de los encuestados que dijo no considerarse como producto de una mezcla de razas, la mayor parte (47 %) adujo para ello que parece de una sola raza.

La composición de la mezcla racial también da lugar a sorpresas: la mayor parte de la población que se define como multirracial -de hecho es el 50 %- tiene ascendentes blancos y nativos americanos.

Muy por detrás, con 12 %, están los de raza negra y nativa americana, seguidos de cerca (11 % del total) por los blancos y negros.

Los de origen blanco, negro y nativo americano suman el 6 %, mientras que los que son fruto de la relación entre una persona blanca y otra asiática son el 4 %.

Caso aparte es el de los hispanos: el Censo pregunta el origen hispano como una cuestión étnica, no de raza, pero según el Pew Center, dos tercios de los latinos consultados para este estudio lo definen como una raza. Por ello, para este estudio el centro demoscópico incluyó en sus cálculos solo a aquellos hispanos que tienen además al menos otras dos razas entre sus ascendentes. En total, este grupo suma el 11 % de la comunidad multirracial del país.

La tendencia promete seguir al alza: en 2013, el 12 % de los matrimonios fueron interraciales. Hace unos cuarenta años, solo uno de cada cien bebés menores de un año y que vivía con sus dos padres era multirracial. Hoy en día, son uno de cada diez. Como los hijos del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, blanco, casado con una mujer negra, Chirlane McCray, con quien tiene dos hijos. De seguir —como todo parece indicar que así será— esta tendencia, para 2060 la población multirracial en EE UU se triplicará, vaticina el Pew.