Ecuador ha sancionado a casi 200 medios en dos años

De 313 resoluciones, 185 han sido sanciones económicas, con las que el Estado ha recaudado 201.596 dólares

Manifestación por la libertad de expresión en Quito en 2011. EFE

Hace dos años Ecuador decretó la Ley de Comunicación, que permite al Gobierno establecer la información que aparece en los medios y cómo la publican. La Superintendencia de la Comunicación (el órgano de control) ha sancionado a 198 medios. El organismo ha realizado 506 procesos y 313 resoluciones, de las que 185 han sido sanciones económicas, con las que el Estado ha recaudado 201.596 dólares.

"Publicar bajo protesta". Esta frase encabeza las peticiones de rectificación y réplica que tres medios de comunicación impresos (Expreso, El Comercio, y La Hora) han tenido que publicar forzosamente esta semana. La Secretaría de Comunicación (Secom) mandó maquetada y redactada a los diarios demandantes la información sobre los nuevos impuestos y la reforma de la Ley de Seguridad Social para su inmediata publicación.

La situación ha sido calificada de abusiva y autoritaria por varios defensores de la libertad de prensa como Diego Cornejo, de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep). "En la televisión y radio ya lo hacían. Ahora han descubierto que pueden imponer contenidos a los periódicos". Mauricio Alarcón, de la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios), considera que se está abusando del derecho a la rectificación y la réplica para imponer contenidos y los medios se someten para evitar una demanda. "Al recibir los textos de la Secom, los periódicos los publican tal cual, ya diagramados, con titulares, e incluso con epítetos y descalificaciones contra el propio medio".

Desencanto en la redacción

La pesadumbre en el interior de las redacción es palpable, las cortapisas para trabajar aumenta cada día. Esta misma semana, el diario Expreso divulgó que para solicitar entrevistas con secretarios de Estado les han pedido que envíen el currículum de los periodistas que harían la entrevista. "Desde luego nosotros no vamos a entregar la hoja de vida de nadie, si nos conceden las entrevistas bien, y si no, no las haremos. De todas maneras, en el 99% de los casos no nos la conceden", señala Jorge Sánchez, jefe de redacción del diario. Para él, el objetivo de la Ley de Comunicación es censurar a los medios de comunicación. "Yo creo que esto es un intento claro de tratar de silenciar a los periódicos, acosarlos de tal manera que al final dejes de publicar algo por temor a meterte en un jaleo o de una sanción económica".

Con este malestar se cumple hoy el segundo aniversario de la Ley de Comunicación, vigente desde el 25 de junio de 2013. Para Carlos Ochoa, titular de la Superintendencia de la Comunicación, el órgano de control mediático creado por la ley, los ciudadanos han hecho escuchar su voz y ahora reclaman sus derechos. "Tras 24 meses de aplicación de la ley, más que nunca la libertad de expresión está vigente en Ecuador", afirma.

La Secretaría de Comunicación mandó maquetada y redactada a los diarios demandantes la información sobre los nuevos impuestos

Ochoa informó en rueda de prensa de que desde octubre de 2013 (cuando empezó a funcionar la Superintendencia de la Comunicación) se han realizado 506 procesos y emitido 313 resoluciones, de las que 185 han sido sanciones económicas. El monto recaudado hasta el momento asciende a 201.596 dólares, dinero que ha ido a parar a las arcas del Estado. El Gobierno ha sancionado en total a 198 medios.

Esta recaudación podría subir, ya que en el primer cuatrimestre de 2015 se creó la figura de la reincidencia, que multiplica exponencialmente las multas para los medios que incurran en la misma falta en un lapso de seis meses. Por eso el diario El Universo fue condenado a pagar más de 300.000 dólares, por no publicar en dos ocasiones el texto íntegro de una rectificación que envió la Secretaría de Comunicación. El periódico se declaró en resistencia y alegó que solo cambiaron los titulares y colocaron otros que explicaban a sus lectores que lo que venía a continuación eran rectificaciones.

Fundamedios ha hecho un análisis de las denuncias contra la medios y concluye: "Hay una mayoría de procesos iniciados por el poder político, por el Estado. La ley se ha usado como un mecanismo de poder para presionar a los medios". Al número de procesos iniciados por oficio —224, según la Superintendencia de la Comunicación—, se suman los presentados por funcionarios públicos y las organizaciones sociales y líderes afines al Gobierno —36, según Fundamedios—.

Próximas reformas

Asimismo, en dos años solo ha habido tres sanciones contra medios públicos o incautados por el Estado (EcuadorTv, El Telégrafo y TC Televisión), según Fundamedios, que además han consistido simplemente en amonestaciones escritas, nunca en una multa, pese a que las infracciones han sido similares a las que han cometido los medios privados. Por ejemplo, Diario Extra recibió una multa por publicar en su portada la foto de una mujer desnuda y calificarla como "potra", mientras que TC Televisión solo recibió un llamado de atención por emitir un segmento televisivo que también cosificaba a la mujer, el llamado "nalgómetro", que medía la capacidad de sacudir la parte trasera de las concursantes femeninas.

El Superintendente de Comunicación anunció en su intervención de esta semana reformas a la Ley de Comunicación que, según dijo, se conocerán en su totalidad a finales de año. Entre ellas aparece la figura de la mediación, para permitir que las partes involucradas en un proceso legal lleguen a un acuerdo y eviten una sanción. Pero la mediación se hará dentro del órgano de control mediático, que en ocasiones será juez, parte y, tras la reforma, también árbitro.