Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BIRMANIA CONSTITUCIÓN

El Parlamento de Birmania veta que la Nobel Suu Kyi sea candidata

El 25% de diputados que conservan por ley los militares bloquea la reforma constitucional

Aung San Suu Kyi vota las enmiendas.
Aung San Suu Kyi vota las enmiendas. AP

Los militares siguen ejerciendo una gran influencia en la política e instituciones birmanas y este jueves volvieron a demostrarlo. Los 110 representantes del Parlamento designados directamente por las Fuerzas Armadas votaron en contra de varias enmiendas a la Constitución que, de haber sido aprobadas, hubieran permitido a la Nobel de la paz Aung San Suu Kyi ser candidata a la presidencia del país en las elecciones generales que se celebrarán a finales de año.

El resultado era ampliamente esperado. Las enmiendas a la Carta Magna, que fue redactada en 2008 por la junta militar, necesitan de una mayoría que supere el 75% de los diputados para ser aprobadas, por lo que el apoyo del Ejército, que cuenta con el 25% de las sillas, es imprescindible para sacar adelante cualquier reforma de calado. Una de las enmiendas proponía precisamente acabar con esta aritmética y bajar al 70% la mayoría necesaria para aprobar cambios constitucionales. Los militares tumbaron la iniciativa, como también lo hicieron con la propuesta que pretendía modificar la cláusula que prohíbe que cualquier persona cuyo cónyuge o hijos sean extranjeros pueda convertirse en presidente o vicepresidente del país. Los dos hijos de Suu Kyi son ciudadanos británicos.

"El resultado deja claro que la Constitución no se puede cambiar si los representantes militares se oponen. A partir de ahora vamos a centrarnos en las elecciones", dijo Suu Kyi a los periodistas, informa France Presse. Con este veto, los militares se aseguran que la líder de la Liga Nacional para la Democracia (LND), de 70 años, no encabezará las listas en esta convocatoria electoral, en la que la formación de la que es diputada parte como favorita ante el gobernante Partido para la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo, cercano a la junta militar que rigió el país durante casi medio siglo.

Durante los tres días de debates previos a la votación, la Nobel de la paz sostuvo que las enmiendas eran "necesarias para cumplir las normas democráticas" y "esenciales para unas elecciones libres y justas". Los militares defendieron, por su parte, que los cambios "no son adecuados porque la democracia en el país está todavía en una etapa incipiente". La única enmienda que se aceptó se basa en un retoque superficial al artículo que requiere a los candidatos presidenciales "tener un profundo conocimiento de los asuntos políticos, administrativos, económicos y militares de la Unión", en el que se sustituyó la palabra "militares" por "de defensa". Este ajuste deberá ser ratificado por los ciudadanos a través de un referéndum.

El Partido de Suu Kyi ganó con un 59% de los votos las últimas elecciones libres que se celebraron en Birmania en el año 1990, pero la junta militar ignoró el resultado y la puso bajo arresto domiciliario durante 15 años. Su liberación en 2010 puso fin a años de sanciones al régimen birmano por parte de Occidente y encaminó al país hacia una tímida transición democrática.

Los próximos comicios, que aún no se han convocado de forma oficial pero todo indica que se celebrarán en noviembre, serán los primeros en décadas que estarán organizadas por un Gobierno civil. Pero aunque la LND obtuviera una victoria clara en las urnas, el Parlamento birmano seguirá estando dominado por militares o grupos afines, que rechazan sistemáticamente cualquier reforma que reduzca su poder.