Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar desata la polémica al tachar el boicot global a Israel de “antisemita”

Un informe de un grupo próximo al exgobernante avala la legalidad de la guerra de Gaza

José María Aznar, en un acto electoral del Partido Popular.
José María Aznar, en un acto electoral del Partido Popular. EL PAÍS

El expresidente del Gobierno español José María Aznar ha afirmado que el movimiento internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel promovido por grupos propalestinos “pretende vaciar el país de judíos”. “El BDS es injusto, discriminatorio, basado en un doble rasero y, en un análisis final, antisemita”, aseguró a la prensa israelí. Aznar fundó y dirige desde hace cinco años Amigos de Israel, una organización internacional de exlíderes políticos que ha impulsado el informe elaborado por el denominado Grupo de Alto Nivel sobre la guerra de Gaza de 2014. Este estudio firmado por exmilitares y exdiplomáticos ha avalado la legalidad de las acciones militares del Ejército israelí.

“El BDS perjudica de hecho a cada ciudadano israelí aunque se asegure que solo pretende presionar al Gobierno israelí”, argumenta el exmandatario español. “En realidad aspira a hacer la vida insoportable en Israel”. Aznar realizó estas declaraciones, que se han sumado a la polémica que suelen desatar en las redes sociales sus intervenciones a favor de Israel, al diario Maariv, publicadas después en The Jerusalem Post. El exmantario tuvo cancelar su viaje —a causa de una huelga de controladores aéreos— para participar en una conferencia política en Herziliya (al norte de Tel Aviv). Al acto asistieron, entre otros, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el expresidente francés Nicolas Sarkozy.

“¿Cómo se puede afirmar, sin hablar con ningún palestino, que el Ejército israelí actuó de forma legítima?”, alega un portavoz de la OLP

Xavier Abu Eid, portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina, considera que las palabras de Aznar “ignoran la realidad de la ocupación y del apartheid al que están sometidos el pueblo palestino”, y que la campaña del BDS intenta dar una respuesta pacífica a esa realidad. “Aznar dirige una organización que ha promovido un informe sobre la guerra de Gaza completamente partidista”, sostiene Abu Eid. “¿Cómo se puede afirmar, sin haber hablado con ningún palestino, que el Ejército israelí actuó de forma legítima? En el fondo, este tipo de mensajes extremistas acaban favoreciendo nuestra causa”, concluye el portavoz de la OLP.

Aznar se ha mostrado contrario a la propuesta de la UE de exigir que figure su origen en las etiquetas de los productos israelíes exportados desde los asentamientos de colonos judíos en Cisjordania. Tras la polémica con la compañía francesa Orange sobre una eventual retirada de su asociación con un operador de telefonía móvil israelí, el expresidente español advierte de que los dirigentes extranjeros y los ejecutivos de las empresas internacionales deben ser conscientes de las consecuencias negativas del BDS. El exdirigente español reitera también su posición favorable a la integración del Estado judío en la UE y en la OTAN: “Espero que Israel llegue a ser parte del mundo occidental, y para ello debe incorporarse a sus instituciones económicas y de seguridad (…) creo que forma parte de mi mundo y de mi civilización: Occidente”.

En la página web de la organización se detalla que Amigos de Israel se reunió bajo la presidencia de Aznar por primera vez en París en 2010. Entre sus miembros figuran, entre otros, el expresidente de Perú Alejandro Toledo y el exembajador de EE UU ante la ONU John Bolton. “Su objetivo clave es contrarrestar los crecientes esfuerzos para deslegitimar al Estado de Israel”, precisa el sitio en Internet. “Israel forma parte sustancial de Occidente. Perviviremos o desapareceremos al mismo tiempo”.

Poco antes de que recogiera las declaraciones de Aznar, The Jerusalem Post publicaba otra información con este titular: “Exgenerales y exdiplomáticos absuelven a Israel de la acusación de crímenes de guerra en Gaza”. El Grupo de Alto Nivel de exmilitares y exdiplomáticos envió, según el diario israelí, sus conclusiones sobre el conflicto del pasado verano a la comisión investigadora designada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU antes de que hiciera público su informe, el pasado lunes, en el que hallaba indicios de que tanto Israel como Hamás cometieron crímenes de guerra.

“Israel no solo cumplió de forma razonable con los normas internacionales sobre conflictos armados en la Operación Margen Protector, sino que en muchos casos su escrupuloso respeto a las leyes supuso la pérdida de la vida de militares y civiles israelíes”, se señala en el informe del Grupo de Alto Nivel citado en la web UN Watch. El conflicto de 2014 se cobró a lo largo de 51 días la vida de 2.251 palestinos (1.462 de ellos civiles, una tercera parte niños), y de 67 soldados israelíes y 6 civiles.

En el Grupo figuran el almirante retirado José María Terán, exjefe del Estado Mayor Conjunto de España, y el asesor de seguridad del Gobierno español, Rafael Bardají, que cofirma en la web de Amigos de Israel un artículo con fecha del pasado miércoles —en calidad de director ejecutivo de Iniciativa Amigos de Israel— junto con un excombatiente de las Fuerzas Armadas israelíes y experto militar. Otros miembros destacados del Grupo son el exgeneral alemán Klaus Naumann, exjefe del comité militar de la OTAN, y Giulio Terzi, exministro de Exteriores de Italia.