Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tsipras mantiene el referéndum y pide un masivo voto por el no

El primer ministro insiste en que un no en la consulta "no significa romper con Europa”

 reuters-LIVE!

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, volvió a pedir este miércoles un voto masivo por el no cuando todo parecía indicar que habría acuerdo con los socios. Mientras algunos sondeos dan una ligera ventaja de esta opción, Tsipras insistió en que la postura del Ejecutivo ante las instituciones se reforzará con el respaldo del pueblo. El líder de Syriza desmintió tener una agenda oculta a favor de la salida del euro, como le acusa la oposición. “Un no en el referéndum no significa romper con Europa”, dijo

No son pocos los que intentan explicar la abrupta senda de las negociaciones entre Grecia y sus socios recurriendo al ejemplo de la famosa teoría de juegos, en la que es experto el polémico ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis. “Lo malo es que de repente hemos cambiado la teoría de juegos por la teoría del caos”, bromeaba a media mañana de este miércoles un profesor universitario durante la entrega de diplomas en la vieja Academia de Atenas.

A esas horas, sobre la mesa parecía haber un acuerdo cerrado, que implicaba la rendición casi incondicional del Gobierno griego ante las instituciones. Pero a media tarde, tras la espiral de informaciones contradictorias que desde hace días tienen en vilo a la opinión pública, el primer ministro Alexis Tsipras aguó todas esas expectativas reiterando que la convocatoria del referéndum del domingo sigue adelante.

“El referéndum del domingo en Grecia no tiene nada que ver con el euro o con Europa; quienes nos acusan de tener una agenda oculta [a favor de la salida de la eurozona] mienten”, dijo un Tsipras tajante y firme en un discurso televisado al país, en el que repitió los argumentos usados el lunes en la televisión pública, en su primera entrevista tras el anuncio de la consulta.

El jefe del Gobierno griego volvió a reiterar que el referéndum es una gran arma negociadora, si la respuesta de los votantes es la que apuntaba este miércoles una encuesta, realizada con el corralito vigente: 46% a favor del no (11 puntos menos que antes), 37% de síes. “Un veredicto popular es mucho más poderoso que la voluntad de un Gobierno, por eso un gran no en el referéndum será un paso decisivo hacia un mejor acuerdo. Porque el 'no' no significa una ruptura con Europa, sino un retorno a la Europa de los valores”, subrayó.

El jefe del Gobierno se refirió a las dificultades que atraviesa el país, sumido en la incertidumbre por los controles de capital y las consecuencias políticas de la consulta, y crecientemente polarizado, con numerosas voces interrogándose sobre su constitucionalidad.

Las colas de pensionistas ante las sucursales que abrieron para atenderlos eran la viva imagen de la situación de excepción que vive Grecia, y para ellos, los pensionistas, tuvo Tsipras varias menciones en su discurso. “Soy perfectamente consciente de las dificultades. Nos han obligado a cerrar los bancos en respuesta a la convocatoria del referéndum, en un clima de gran asfixia económica, pero el control de capitales es temporal y no se van a perder sueldos ni pensiones, también están garantizados los depósitos”.

Frente a la seguridad que se desprendió del discurso del primer ministro, las críticas de la oposición aumentan de volumen a medida que se acerca el referéndum. “El Gobierno miente y conduce a la quiebra al país; por eso hay que votar sí, sí al euro, a Europa y al futuro”, dijo el líder conservador, Andonis Samarás.

Varoufakis explica los motivos del "no" del Gobierno griego

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, ha publicado esta tarde en su blog un breve texto en el que explica los motivos del Gobierno al que pertenece para oponerse a la propuesta europea en el referéndum del domingo. A continuación se reproduce, traducido del inglés, el artículo del titular heleno de Finanzas:

Por qué recomendamos votar “no”, en seis puntos

  1. Las negociaciones se han estancado porque los acreedores de Grecia han (a) renunciado a reducir nuestra impagable deuda pública y (b) han insistido en que debe ser paramétricamente repagada por los más débiles de nuestra sociedad, sus hijos y sus nietos.
  2. El FMI, el Ejecutivo de EE UU, muchos otros Gobiernos de todo el mundo y la mayoría de economistas independientes creen —como nosotros— que la deuda debe ser reestructurada.
  3. En noviembre de 2012 el Eurogrupo admitió que la deuda debía ser reestructurada, pero renunció a llevarla a cabo
  4. Desde la convocatoria del referéndum, las instituciones europeas han enviado señales de que están preparadas para debatir una reestructuración de la deuda. Estas señales muestran que Europa también votaría “no” en su propia oferta final.
  5. Grecia permanecerá en el euro. Los depósitos bancarios en bancos griegos están a salvo. Los acreedores han optado por la estrategia del chantaje basada en el cierre de los bancos. El impasse actual en las negociaciones se debe a la voluntad de los acreedores, no es una elección de los acreedores o a la voluntad griega de salir del euro (Grexit) e imponer una devaluación. El lugar de Grecia en la eurozona y en la UE no es negociable.
  6. El futuro exige una Grecia orgullosa en la eurozona y en el corazón de Europa. Este futuro necesita que Grecia diga un rotundo “no” el domingo, que permanezcamos en la zona euro y que, con el poder que nos otorgue ese rotundo “no”, renegociemos la deuda pública griega y la distribución de las cargas.

“El Gobierno o miente o desconoce la realidad. En el referéndum del domingo se decide la marcha europea del país; por razones legales y económicas, un no en el mejor de los casos significa una salida del euro, y en el peor, de la Unión Europea”, sostenía Pavlos Elefzeriadis, profesor de Derecho Comunitario en Oxford y responsable de política europea del liberal To Potami, que hace campaña por el sí. En el extremo opuesto, un grupo de funcionarios del Ministerio de Finanzas colgaron, sin permiso, una gran pancarta de las ventanas del edificio, con el lema “no a los chantajes”. El tamaño del no sólo era comparable al del desafío que estos días afronta Grecia.