CORRUPCIÓN EN MÉXICO

Un arrepentido acusa a Humberto Moreira de un desfalco millonario

Un empresario testifica que el político mexicano lideró el saqueo del Estado de Coahuila

El político mexicano Humberto Moreira en 2011. REUTERS

El político mexicano Humberto Moreira, expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha sido acusado en una corte de Texas por un arrepentido de encabezar un desfalco de "cientos de millones de dólares" cuando gobernaba el Estado de Coahuila, en el norte de México. El empresario Rolando González Treviño, que formaba parte del círculo de confianza de Moreira, ha admitido su culpa ante el tribunal y ha asegurado que el exgobernador operó un saqueo prolongado de fondos hacia cuentas en Estados Unidos.

El testigo afirma que las operaciones de fraude empezaron en 2006 y detalla, en concreto, que en 2009 Moreira le transfirió 1,8 millones de dólares a sus cuentas como compra de una participación en una cadena de radio que tenía González Treviño en EE UU. Moreira, que actualmente vive en México manteniendo un perfil bajo, ha respondido a las acusaciones esgrimiendo que de momento no existe "ninguna acusación formal" contra él.

El grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) ha anunciado que formulará una petición al Gobierno para que sea arrestado y el senador Alejandro Encinas, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ha acusado al Gobierno federal, del PRI, de "encubrir" a Moreira: "Es de dominio público la impunidad y la protección de la que goza el exgobernador. Es lamentable que una vez más la información provenga del extranjero, cuando habría elemento suficientes para que la Unidad de Inteligencia Financiera hubiera dado cuenta de estos hechos".

Moreira fue gobernador de Coahuila de 2005 a 2011. En 2011 fue nombrado presidente del PRI, pero antes de terminar el año dimitió por un escándalo de financiación ilegal en su periodo al mando de Coahuila. Era año previo a elecciones presidenciales y la imagen embarrada de Moreira afectaba al partido, cuyo candiato, Enrique Peña Nieto, conquistó la presidencia en 2012. A partir de entonces su carrera política se esfumó y además sufrió la muerte de un hijo que en abril de 2012 fue secuestrado por policías de Coahuila y asesinado tras ser entregado al sanguinario cartel de Los Zetas, predominante en la zona. Durante el mandato de Moreira, Coahuila se convirtió en uno de los escenarios más duros de la guerra entre carteles. A inicios de 2013, el político se fue a España a estudiar un máster en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Con Humberto Moreira al frente, la deuda de Coahuila pasó de unos 25 millones de dólares en 2005 a la friolera de 2.750 millones seis años después. Entre los pozos negros de su gestión destaca la adquisición de créditos públicos multimillonarios con documentación falsificada.

Su extesorero en el gobierno coahuilense, Javier Villarreal, se entregó en 2014 para responder por lavado de dinero y fraude bancario ante las autoridades de EE UU, que le congelaron bienes por 23 millones de dólares. Otro hombre de confianza de Moreira, Jorge Torres, ha sido declarado prófugo por la justicia estadounidense y le han intervenido una cuenta de 2,3 millones en las islas Bermudas. Torres fue su secretario de Desarrollo Social y gobernador interino de Coahuila desde enero de 2011, cuando Moreira dejó su puesto para ser presidente del PRI, hasta diciembre de 2011, cuando tomó posesión como nuevo gobernador el hermano mayor de Humberto, Rubén Moreira, tras ganar las elecciones como candidato del PRI.