Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia estrecha el cerco sobre los negocios de Pujol hijo en México

El juez de la Audiencia Nacional apunta a la existencia de facturas falsas y plusvalías injustificadas por más de 16 millones de dólares

Pujol hijo en México
Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente catalán

El caso de los negocios supuestamente fraudulentos de Jordi Pujol Ferrusola tiene una jugosa ramificación en México. El primogénito del expresidente catalán extendió su red de empresas por el sector inmobiliario y sobre todo por las contratas públicas mexicanas. La investigación abierta en la Audiencia Nacional confirmó este martes la acusación de haber girado facturas falsas por 1,4 millones de dólares en la concesión de una carretera al norte del país, así como de embolsarse una plusvalía de 15,7 millones de dólares “sin justificación racional comercial” en otro negocio inmobiliario mexicano.

El juez José de la Mata, al frente del juzgado central número 5 de la Audiencia Nacional que instruye el caso, rechazó además en su auto el archivo de la investigación contra el principal socio de Pujol en México. Luís Delso, presidente del grupo de construcción Isolux Corsán permanece imputado por blanqueo de capitales, fraude fiscal y falsedad de documento mercantil por las operaciones que realizó con las empresas de hijo mayor del expresident. Isolux es la segunda mayor pagadora en la red de comisiones que investiga el caso Pujol con más de 2,5 millones de dólares. Todos los contratos eran verbales y sin ningún soporte documental, según ha constado la instrucción.

El principal socio de Pujol en México está imputado por blanqueo de capitales, fraude fiscal y falsedad de documento mercantil

El auto detalla que Isolux contrató con la empresa Iniciatives Marketing e Inversión, vinculada a Pujol Ferrusola, para el proyecto inmobiliario Azul de Cortés, un complejo hotelero en Baja California Sur. Según las pesquisas judiciales, la operación granjeó injustificadas plusvalías según el siguiente esquema: en 2006 Iniciatives Marketing e Inversión pagó 1,3 millones de dólares por entrar en el accionariado de la empresa propietaria de los terrenos en los que se iba a desarrollar el proyecto. Y en 2008 vendió sus derechos por 16 millones de dólares obteniendo un beneficio cercano a los 15,7 millones de dólares.

La justicia infiere que existen “indicios suficientes” de delito. Sostiene que Delso y Pujol Ferrusola, entre los que existía “una relación de afinidad personal”, pudieron “concertarse” para introducir al hijo del exjefe del Gobierno catalán en el negocio “con el objetivo de que después le compraran su parte con inmensas plusvalías”.

Las dos partes volvieron a hacer negocios en 2006. Tres facturas por 1,4 millones de dólares vinculan a tres de las sociedades de Pujol Ferrusola -Iniciatives Marketing i Inversions, Project Marketing Cat y Active Translation- con Isolux en el marco de la "colaboración en proyectos de construcción y concesiones de infraestructuras en México".

Los servicios a los que corresponden las facturas fueron “esenciales”, según el presidente de Isolux, para que la empresa ganara el proyecto de construcción de la autopista Saltillo-Monterrey por 210 millones de dólares. El auto apunta sin embargo que “no se ha presentado documento alguno que diera fe de esos trabajos, salvo los correspondientes a las facturas emitidas y abonadas”.