Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Trump en la frontera: “Un muro nos ahorraría muchísimo dinero”

El magnate y aspirante a la candidatura republicana reaviva la polémica desde Texas

En un jet privado y listo para las cámaras. Así llegó el multimillonario y candidato republicano Donald Trump este jueves a Laredo, en la frontera con México. En esta ciudad, donde el 95% de los ciudadanos registrados en el censo son hispanos, se reafirmó en sus críticas a la inmigración y defendió la idea de construir un muro en "algunas partes" de la frontera entre EE UU y México. "Un muro en la frontera nos ahorraría muchísimo dinero. Tenemos que levantarlo", afirmó el controvertido magnate inmobiliario

El aspirante republicano, que lidera las encuestas con un 24% de los apoyos, había sido invitado a la ciudad texana por un sindicato de la Patrulla Fronteriza —aunque a última hora retiró su propuesta, lo que no impidió viajar a Trump— y recorrió parte de la frontera acompañado por el alcalde de Laredo, Pete Saenz, y del administrador de la ciudad, Jesús Olivares. “Los agentes de la Patrulla Fronteriza están petrificados con lo que está sucediendo, porque aquí hay un problema real”, reiteró el multimillonario, que llevaba una gorra con el mensaje: “Hagamos que Estados Unidos sea grande otra vez”.

El magnate se presenta como el más crítico entre los conservadores cuando se habla de inmigración ilegal. Aunque al mismo tiempo declara su amor por los latinos en Estados Unidos. “Yo empleo miles y miles de hispanos. Amo a la gente, son grandes trabajadores, son gente fantástica y ellos quieren inmigración legal”, recalcó en Laredo.

Trump repitió en la ciudad texana su discurso contra la inmigración irregular. Aseguró que tiene pruebas de que México envía a sus criminales a Estados Unidos, el mismo argumentó que empleó durante la presentación de su candidatura el 16 de junio, donde calificó a los inmigrantes mexicanos como "narcotraficantes", "criminales y "violadores". El multimillonario utiliza como uno de los pilares de su campaña la seguridad fronteriza y el control de los 11 millones de indocumentados que se estima que viven actualmente en Estados Unidos.

Esa estrategia ha catapultado la candidatura del magnate inmobiliario entre las bases republicanas —el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, alcanzó sólo un 13% mientras el exgobernador de Florida Jeb Bush obtuvo 12%— por lo que su campaña está decidida a explotar el momento al máximo. Su visita de este jueves a la frontera es un movimiento más en el tablero de ajedrez.

Trump aseguró haber recopilado pruebas de que México envía a sus criminales a EE UU

El debate sobre la frontera también es terreno fértil para que Trump pueda criticar a otro de los candidatos, el exgobernador de Texas Rick Perry. El magnate comentó que el trabajo de Perry en esta área fue “terrible”.

Perry difundió una declaración este jueves en la que aseguró que esperaba que Trump “le explicara a los hispanos por qué piensa que son violadores y asesinos. Espero que se disculpe por ridiculizar el trabajo de los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad pública de Texas”, agregó.

Varios de sus contendientes en la carrera a la Casa Blanca han criticado al millonario y la cúpula del partido ha tomado distancia. En una entrevista realizada esta semana, Trump aseguró que el Partido Republicano no había sido justo con él e incluso comentó que estaba considerando presentarse como un candidato independiente. En Laredo, sin embargo, aseguró que quería la nominación republicana.

Más información