Los policías mexicanos: jornadas de 24 horas y sueldos ínfimos

Una ONG revela que los cuerpos de seguridad en México no tienen un criterio para definir los turnos y salarios de sus agentes

Dos policías en Badiraguato, cuna del Chapo Guzmán. REUTERS

Un policía en México puede ganar desde 430 hasta 1.100 dólares al mes. Las jornadas de trabajo varían de acuerdo con el estado en que labore sin un criterio común. Trabajan jornadas de 24 horas, reciben una mínima capacitación y los abusos de sus superiores son una práctica frecuente.

Los resultados del informe Radiografía de los policías en México, presentado por la ONG Causa en Común, reflejan todo menos un panorama de seguridad acorde con la segunda economía de América Latina y un país que es parte de la OCDE. Por ejemplo, en la capital mexicana, los policías trabajan 24 horas por 24 de descanso y gana 8.000 pesos al mes, apenas 493 dólares. En Madrid, el menor puesto de responsabilidad en la policía gana unos 1.657 dólares al mes: por encima del agente local mejor pagado de México (los de Baja California, unos 1.100). El modelo de trabajo del DF (24 horas por 24 horas) es repetido en otros 10 de los 31 estados mexicanos.

En estados donde la seguridad es una de los problemas más importantes en la agenda nacional, como es el caso de Veracruz, el asunto pinta aún peor. Los agentes veracruzanos trabajan acuartelados en jornadas continuas de 15 a 20 días a cambio de cinco días de descanso. Los agentes policiales de esa región han sido en varias ocasiones sospechosos de participar en secuestros, robos y asesinatos en colaboración con el crimen organizado, como en el caso del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, hallado muerto con señas de tortura en febrero de 2014. En Tamaulipas, el Gobierno mexicano admitió que agentes policiales participaron en la matanza de 72 inmigrantes centroamericanos en San Fernando, en 2010.

En la capital mexicana, los policías trabajan 24 horas por 24 de descanso y gana 8.000 pesos al mes, apenas 493 dólares

El informe, además, revela que no hay suficientes policías para cuidar de los mexicanos. Hay solo 2,5 agentes por cada 1.000 habitantes en promedio y en casos como Tamaulipas, uno de los estados más peligrosos del país, solo hay uno por cada mil. El documento, presentado por María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, y Alejandro Hope, consultor en seguridad, señala además que los Gobiernos estatales han incumplido la promesa de homologar los salarios y jornadas de los agentes. “Se ha incumplido con la dignificación de la policía ya que se les sigue denostando, se les intenta corromper y tienen menos herramientas para hacer frente a los grandes delincuentes, cuando la realidad es que muchos de los guardianes del orden son ciudadanos con gran vocación”, afirma Morera.

Las condiciones en las que trabajan los agentes policiales mexicanos son todavía más alarmantes cuando se tiene en cuenta que los cuerpos de policía locales y estatales, explotados y con sueldos ínfimos, son presa fácil de corromper para los cárteles del narcotráfico que operan en el país.

El 61,9% de los mexicanos no denuncia los delitos porque lo considera una pérdida de tiempo

El diagnóstico, además, alarma puesto que las condiciones de los policías estatales aumentan la carga de la policía federal y el Ejército, que se han visto obligados a asumir funciones de un agente local debido a la poca o nula credibilidad que las autoridades tienen en los policías. En México, siete de cada 10 mexicanos reprueban la actuación de los agentes estatales y locales según una encuesta del Gobierno federal realizada en 2013. La desconfianza es tal que el 61,9% de los mexicanos no denuncia los delitos porque lo considera una pérdida de tiempo. Los números respaldan esa desconfianza: México es incapaz de resolver el 98% de los crímenes que sí se denuncian, según han alertado varias ONG.

La creación de un mando único policial que resuelva el galimatías de la seguridad en México es una asignatura pendiente desde la presidencia de Felipe Calderón Hinojosa (del conservador Partido Acción Nacional, PAN). El presidente Enrique Peña Nieto ha presentado a la Cámara baja mexicana una reforma de seguridad que plantea disolver las policías municipales para crear agentes estatales que se rijan por un mando único. Un paso para unificar desenredar la madeja de los más de mil cuerpos policiales que actúan en el país.