Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El policía que mató a un negro en Ohio sale en libertad bajo fianza

El acusado estuvo "bajo vigilancia por suicidio" durante el tiempo que pasó entre rejas

El policía blanco de 25 años Ray Tensing, acusado de haber matado de un tiro en la cabeza a un negro desarmado en Cincinnati (Ohio, EE UU), ha salido de la prisión después de abonar un 10% de la fianza de un millón de dólares establecida por la jueza, según ha indicado el departamento de policía del condado de Hamilton en su página web. La policía ha explicado también que el acusado estuvo "bajo vigilancia por suicidio" durante el tiempo que pasó entre rejas.

Tensing, de 25 años y expolicía de la Universidad de Cincinnati, se entregó este miércoles a las autoridades tras ser acusado formalmente de homicidio por la muerte de Samuel Dubose, de 43 años, a quien paró porque circulaba en un vehículo sin matrícula en la parte frontal cerca del campus universitario. El joven expolicía, cuya próxima vista está fijada para el 19 de agosto, se había declarado horas antes no culpable durante su primera comparecencia ante el tribunal.

El abogado de Tensing ha asegurado en un comunicado que "gente de todo el país" se ofreció a través de internet para ayudar a recaudar el millón de dólares de su fianza. En la vista, que se celebró en el tribunal del condado de Hamilton, parte del público presente en la sala empezó a aplaudir tras fijarse la fianza, y la jueza Megan Shanahan tuvo que hacer un llamamiento al orden.

Tensing era, hasta la semana pasada (cuando se produjeron los hechos), agente de policía de la Universidad de Cincinnati, puesto del que fue despedido debido a este incidente, que el propio agente grabó en vídeo con una cámara que llevaba adherida al uniforme. "Esta es la sala de un tribunal", subrayó Shanahan, mientras Tensing, ataviado con una indumentaria de presidiario de rayas grises y oscuras, se limitaba a inclinar la cabeza y a cerrar los ojos. De hecho, la grabación ha sido crucial para la acusación en contra del agente, cuya versión del suceso contradijo las imágenes.

Más información