Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derrota en la cuna de los Kirchner: Máximo perdió en Santa Cruz

El hijo de la presidenta competía en la lista para diputados y fue derrotado por tres puntos por la alianza de radicales y peronistas disidentes en la provincia que su padre gobernó

Máximo Kirchner, hijo de la presidenta argentina. AFP

Las elecciones primarias argentinas, además de la gran batalla presidencial, estaban llenas de pequeños combates locales. Uno de los más simbólicos era el de la provincia patagónica de Santa Cruz, el corazón del kirchnerismo, el lugar donde empezó la carrera del matrimonio que ha dominado los últimos 12 años de la política argentina. Allí Néstor fue gobernador con poder absoluto y de esa provincia saltó a la presidencia. Esta vez los Kirchner volvían a intentar recuperar el control de la provincia y lo hacían con Máximo, el hijo primogénito del matrimonio, de 38 años, que se enfrentaba por primera vez en su vida a unas elecciones como precandidato a diputado. Y sufrió una inesperada derrota especialmente simbólica.

Máximo se presentaba como único candidato de su formación, el Frente para la Victoria, y por eso fue el más votado, pero perdió frente a la suma de sus rivales Héctor “Pirincho” Roquel (de la Unión Cívica Radical) y el candidato del Frente Renovador, José Blasiotto. Esto es, cuando ellos acudan a las elecciones de octubre con un solo candidato, podrían ganarle la elección a diputado nada menos que al hijo de la presidenta y líder de La Cámpora, la organización juvenil fiel a los Kirchner. Máximo perdió por tres puntos frente a la suma de sus rivales: 47,92% frente al 44,39% del Frente para la Victoria, con el 98% de las mesas escrutadas.

El primogénito de los Kirchner, pese a su gran ascendencia política sobre la presidenta y a liderar una organización clave que tiene cada vez más poder y ha colocado dirigentes en lugares clave de la estructura del Estado, es un personaje apenas conocido por el gran público porque prácticamente no comparece en público. Lo ha hecho en contadísimas ocasiones –sobre todo en un mitin hace un año y en una entrevista hace unos meses para defenderse de las denuncias de que tenía una cuenta muy importante en el exterior con dinero oscuro- y eso ha dificultado su carrera política. Una de las grandes incógnitas del futuro político argentino pasa precisamente por saber qué papel ocupará en el nuevo poder creado en torno a Daniel Scioli personas como Máximo y sobre todo su organización, La Cámpora.

Aún así, y sin prácticamente conocimiento público, Máximo ha logrado un 44,39% de los votos impulsado también por la figura de su madre, que viajó a Santa Cruz para votar allí, donde todos mantienen la residencia oficial, la candidatura de su hijo. No fue suficiente.

Más información