Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serpientes, ratas y alerta sanitaria por las inundaciones en Argentina

Los afectados por las lluvias vuelven a sus casas en medio de la preocupación

La costa de Buenos Aires este jueves recibe el azote de las agitadas aguas del río de la Plata.
La costa de Buenos Aires este jueves recibe el azote de las agitadas aguas del río de la Plata. EFE

Los 30.000 afectados por las inundaciones en la provincia de Buenos Aires han comenzado a regresar a sus casas, de a poco y con precauciones. Los desbordes de los ríos del noroeste de la provincia, una de las regiones agrícolas más ricas de Argentina, han desperdigado ratas y serpientes por las zonas urbanas. En la ciudad de Mercedes (96 kilómetros al oeste de Buenos Aires) unas 40 personas debieron ser atendidas en la última semana por mordeduras de culebras. Además, la población de la decena de municipios más perjudicados por las lluvias corre riesgo de contraer enfermedades respiratorias, gastrointestinales y de la piel por la humedad, la contaminación del agua corriente y la falta de higiene.

“Normalmente se atienden unas 1.200 personas por día y creemos que esa cifra va a aumentar un 50%”, pronosticó el director de un hospital de Mercedes, Rodolfo Principi, en diálogo con el periódico ‘Clarín’. El Gobierno de Buenos Aires, a cargo del candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli, ha distribuido botiquines de refuerzo en los centros de atención primaria de la salud. Scioli, que había viajado este martes a Italia para controlar su brazo ortopédico y ver al primer ministro Matteo Renzi, regresó a Argentina de urgencia el jueves, entre las críticas de la oposición y la sociedad, y este viernes visitó uno de los municipios más anegados, Salto (175 kilómetros al noroeste de Buenos Aires). Allí se preveía que los evacuados regresaran a sus casas dentro de dos semanas, cuando baje por completo el agua, no haya riesgos de electrocución y se haya limpiado la zona. En cambio, en San Antonio de Areco (108 kilómetros al noroeste de la capital argentina) el alcalde anunció que este viernes todos volverían a sus hogares.

Lo que no podrá recuperarse son las vidas de cuatro personas que fallecieron en las inundaciones. Las autoridades buscaban además un desaparecido.

Algunos vecinos regresan este viernes a su hogar; otros, dentro de dos semanas

Más información