Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel lanza una gran ofensiva contra posiciones del Ejército sirio

La aviación y la artillería matan a cinco miembros de la Yihad Islámica y a un soldado sirio

Vista de un incendio causado por varios misiles lanzados desde Siria al norte de Israel, el jueves. EFE

Israel ha respondido este viernes con contundencia al lanzamiento de cuatro cohetes el jueves contra los altos del Golán y el norte de Galilea desde territorio sirio que no causaron víctimas. La aviación de combate y la artillería israelí machacaron de noche con bombas al menos 14 posiciones del Ejército sirio. Los bombardeos causaron la muerte de un soldado y dejaron heridos a otros siete militares. En una acción llevada a cabo en la mañana de este viernes por un dron armado murieron también cinco milicianos de la Yihad Islámica, organización a la que el Gobierno de Benjamín Netanyahu responsabilizó del disparo de los cohetes. Estas represalias representan la mayor ofensiva de Israel contra Siria desde que estalló la guerra en el país árabe en 2011.

El primer ministro israelí afirmó este viernes tras las operaciones militares contra Siria que las fuerzas israelíes “atacaron al grupo que había provocado el incendio [causado por las caída de los cohetes] y a las tropas sirias que le permitieron actuar con libertad”. Netanyahu, que aseguró que su país no deseaba una escalada bélica, acusó al régimen de Teherán de haber ordenado a la Yihad Islámica el disparo de los cohetes contra Israel. “Quienes han llegado a un acuerdo con Irán deben saber que un comandante del Ejército iraní dio apoyo e instrucciones al grupo que disparó [los cohetes] contra Israel”, aprovechó el jefe de Gobierno para cuestionar el pacto nuclear alcanzado por las grandes potencias.

Responsables del movimiento islámico palestino negaron este viernes en Gaza a través de un comunicado que la Yihad hubiese atacado a Israel. “Ha sido una tentativa de desviar la atención sobre los crímenes contra los prisioneros palestinos, y en particular en el caso de Mohamed Alan [el preso de la Yihad Islámica que ha permanecido más de dos meses en huelga de hambre]”, advirtieron.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, una ONG radicada en Londres que recopila las acciones armadas y contabiliza las víctimas de la guerra, aseguró que los ataques lanzados por Israel en la región fronteriza de Quneitra, con una penetración de hasta 15 kilómetros, fueron los más intensos desde el inicio del conflicto sirio hace cuatro años. El Ejército de Damasco se disputa el control de la zona con las fuerzas rebeldes del Frente al Nusra, la filial siria de Al Qaeda, y los yihadistas del Estado Islámico.

Hasta ahora la aviación israelí se había limitado a destruir transportes de armas y depósitos de munición de la guerrilla chií libanesa de Hezbolá, que combate junto a las fuerzas del presidente Bachar el Asad. La cadena de televisión libanesa Al Manar, controlada por Hezbolá, precisó que el objetivo de la ofensiva israelí fueron las bases de la Brigada 90, una de las principales unidades sirias desplegadas en la zona del Golán y que cuenta con lanzadores de cohetes. Para la prensa israelí, el ataque registrado la víspera contra su territorio fue el mayor lanzado desde Siria contra el Estado judío desde la guerra del Yom Kipur (1973) y confirma la creciente amenaza irán desde el sur de Líbano y el territorio colindante sirio contra el norte de Israel.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, que había visitado junto con Netanyahu la frontera del Golán esta misma semana para revisar las defensas, acusó también a Irán de estar detrás del último ataque con cohetes. Israel arrebató los altos del Golán a Siria en la Guerra de los Seis Días (1967) y se los anexionó en 1981 sin contar con el reconocimiento de la comunidad internacional.