Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania facilita la llegada de refugiados sirios a su territorio

El país dejará de enviar a los peticionarios de asilo a los países por los que llegaron a la UE

Dos mujeres duermen en un campo de refugiados en Serbia.
Dos mujeres duermen en un campo de refugiados en Serbia.

La oficina Federal de Migración y Refugiados alemana, el organismo que coordina el registro de los refugiados que llegan al país para solicitar asilo, adoptó hace cuatro días una medida que puede cambiar radicalmente la situación de varios miles de ciudadanos sirios que han llegado a Alemania, huyendo de la guerra civil que desgarra su país. El organismo, que tiene su sede en Núremberg, aprobó un decreto interno por el cual dejará de reenviar a los peticionarios de asilo hacia los países por los que entraron en la Unión Europea, una acción calificada por Bruselas como “un acto de solidaridad europea”.

El decreto supone, en la práctica, suspender unilateralmente la aplicación del protocolo de Dublín y abre un nuevo capítulo en las medidas que impone Europa para la acogida de refugiados. La medida deja también sin efecto todos los procedimientos de expulsión que estaban siendo procesados por el organismo y que afectan principalmente a los refugiados que llegaron a Alemania procedentes de Grecia e Italia.

El decreto interno fue aprobado el pasado 21 de agosto y confirmado por el portavoz del organismo, Mehmet Ata, al periódico de Berlín, Tagesspiegel. “Actualmente el protocolo de Dublín ha dejado de aplicarse”, dijo Ata, que añadió que en lo que va de año se produjeron 131 devoluciones de ciudadanos sirios. Una cifra casi insignificante si se tiene en cuenta que en los primeros seis meses del año llegaron al país unos 44.000 sirios.

La medida adoptada por la Oficina Federal de Migración y Refugiados solo afecta a los inmigrantes procedentes de Siria y no de otros países que busquen asilo. Su objetivo es facilitar la burocracia para que los refugiados de aquel país puedan permanecer en Alemania hasta que todo el trámite de asilo llegue a su fin. Bajo el protocolo de Dublín, el primer país al que llegan los refugiados cuando acceden a la Unión Europea es el encargado de procesar el asilo y permite, asimismo, a un país la restitución de un solicitante de asilo al primer Estado miembro de la UE donde ingresó. El protocolo está firmado por todos los estados miembros más, Noruega, Islandia, Suiza, y Liechtenstein.

Amenazas ultras al SPD

“Hemos recibido más de 300 correos donde se insulta y se amenaza a los empleados y los políticos del partido. La centralita también ha recibido más de 150 llamadas telefónicas con amenazas”. La secretaria general del SPD, Yasmin Fahimi, reveló ayer a la prensa que la agrupación ha recibido cientos de correos electrónicos insultantes.

Las amenazas se han producido después de que el presidente del SPD y vicecanciller, Sigmar Gabriel, visitara el lunes el centro de refugiados de Haidenau, donde calificó a los neonazis que atacaron el lugar como “turba”. La sede central del partido en Berlín también fue evacuada ayer por una amenaza de bomba que resultó falsa.

El pasado lunes, sin embargo, cuando la canciller Angela Merkel y el presidente de Francia, François Hollande, se reunieron en Berlín insistieron en la necesidad de la apertura inmediata de centros de acogida para refugiados en Italia y Grecia, para que puedan ser registrados según las medidas que estipula el protocolo de Dublín. De hecho, Merkel recibió duras críticas en julio cuando respondió a una niña palestina que no todos los inmigrantes pueden quedarse en Alemania y que algunos tendrían que regresar a casa, lo que provocó el llanto de la joven.

Algunos expertos atribuyen la decisión alemana a la incapacidad de Italia y Grecia de tramitar los registros y peticiones por la llegada masiva de refugiados, por lo que permiten que los refugiados puedan dirigirse a terceros países.

En medio de las críticas a la falta de actuación de la UE ante la masiva llegada de inmigrantes procedentes de Siria, Alemania se ha convertido así en el primer país en suspender el protocolo de Dublín y facilitar el proceso de asilo a los miles de refugiados sirios que están llegando a la UE. “Para la Comisión, eso constituye un reconocimiento del hecho de que no podemos dejar solo a los Estados miembros con fronteras externas que lidian con el elevado número de refugiados que buscan asilo en Europa”, apuntó ayer Natasha Bertaud, portavoz de la Comisión Europea.

Más información