Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el responsable de la web de infidelidades Ashley Madison

Piratas informáticos publicaron los datos de los 30 millones de clientes de la página

Noel Biderman en Honk Kong en 2013
Noel Biderman en Honk Kong en 2013 REUTERS

Noel Biderman (Canadá, 1971) se autobautizó como el Rey de la Infidelidad, pero desde ayer ya solo lo podrá seguir haciendo si se refiere a su vida personal, porque el fundador y primer ejecutivo de la matriz de Ashley Madison, la web de contactos para relaciones extramatrimoniales, ha dimitido del cargo tras el escándalo del pirateo de la información de sus clientes.

Biderman abandonó el viernes Avid Life, la firma canadiense dueña de Ashley, después de semanas críticas para el negocio. La compañía admitió en julio que un grupo de piratas informáticos había robado datos -necesariamente sensibles en tanto la misión de este portal de Internet- y el 19 de agosto se cumplió algo que temían en las compañía: os hackers publicaron los nombres de sus casi 39 millones de usuarios registrados en todo el mundo.

La tormenta arrastró al propio Rey de la Indifelidad, ya que en un segundo lote de datos confidenciales se encontraba el nombre del propio Biderman.

Avid Life no mencionó el problema en el comunicado del viernes y señaló el que la marcha del ejecutivo se había decidido “mutuo acuerdo” y que los gestores actuales de la empresa tomarían la riendas de la compañía hasta que se encuentre a un nuevo presidente ejecutivo. “Este cambio es lo mejor para los intereses de la empresa y nos permite seguir dando apoyo a nuestros miembros y dedicados trabajadores”, señaló.

El robo y posterior difusión de los datos de Ashley Madison ha dado para algo más serio que bromas sobre negocio y cuernos, ha dado para chantajes y dramas personales. La policía de Canadá informó esta semana que está investigando al menos dos suicidios y varios casos de extorsión que podrían tener relación con estos datos.

Para la compañía canadiense, esto no solo significa un futuro difícil como negocio –será una tarea titánica recuperar la confianza de un proyecto empresarial que solo sobrevive en la confidencialidad-, sino que también puede implicar un torrente de demandas de los damnificados.

Biderman se había labrado fama como fundador de Ashley Madison en 2001 (para pasar a formar parte de Avid Life en 2007), se muestra 100% mediático, con muchas apariciones en televisión y como conferenciante. Además, es autor de un libro sobre el engaño con el provocador título: Los infieles prosperan. “20 millones de matrimonios sin sexo, 44% de niños nacidos de madres solteras, 64% de infidelidades… ¿Cuándo nos miramos al espejo y confesamos que el experimento sociales del matrimonio ha sido un fracaso?”, se preguntaba en su web. Pero era contradictorio, era precisamente la pareja y el matrimonio y, con estos, el concepto de infidelidad, lo que daban de comer al negocio que inventó y que ahora se encuentra en serios aprietos.