Estados Unidos y Cuba retoman las conversaciones este viernes

La Habana albergará la primera reunión para continuar la normalización de relaciones

Cubanos durante la reapertura de la embajada de EE UU el 14 de agosto Getty

Estados Unidos y Cuba retomarán este viernes el diálogo para completar la -todavía lejana- normalización plena de relaciones tras más de medio siglo de antagonismo. El formato elegido será a través de una comisión bilateral que celebrará su primer encuentro en La Habana, según han confirmado las dos partes. La creación de esta comisión había sido anunciada durante la histórica visita del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, a Cuba el 14 de agosto para reabrir oficialmente la embajada estadounidense en la isla.

El restablecimiento de relaciones diplomáticas a partir del 20 de julio fue el punto culminante de las conversaciones iniciadas a raíz de la decisión de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro de normalizar relaciones, anunciada el 17 de diciembre. Pero la reapertura de embajadas no es más que un paso -importante, pero no final- en un proceso que ambas partes han advertido que será largo y estará plagado de dificultades. En la larga lista de temas por negociar no faltan cuestiones prácticas como cooperación en materia migratoria, medioambiente o de lucha contra el narcotráfico.

Pero los verdaderos problemas de fondo son los viejos reclamos pendientes desde hace más de medio siglo. Ahí están las compensaciones a empresas estadounidenses por las expropiaciones realizadas por el Gobierno cubano tras el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959, que ascienden a miles de millones de dólares. Una cuestión espinosa pero quizás de solución más factible que la demanda cubana de que EE UU ponga fin a su embargo sobre la isla, algo que cuenta con el visto bueno de Obama pero no todavía de un Congreso que es el que tiene la última palabra en la materia. Tampoco se avista una solución próxima al reclamo cubano de que Washington devuelva el territorio donde se erige su base militar de Guantánamo, una cuestión que EE UU afirma que ni siquiera ha estado en la mesa de negociaciones hasta ahora. Aunque las dos partes han dado ya también los primeros pasos para establecer un diálogo diferenciado sobre derechos humanos, las diametralmente opuestas concepciones de Cuba y EE UU sobre este tema prometen poner varios baches más al largo camino de la normalización.

Con todo, tras los fastos por la reapertura de embajadas -la cubana en Washington el mismo 20 de julio y la estadounidense en La Habana casi un mes más tarde- las dos partes tenían que relanzar el diálogo. Sobre todo en vista de la inminente visita del papa Francisco tanto a Cuba como a EE UU este mes. Jorge Mario Bergoglio tuvo un papel mediador clave en el secreto acercamiento entre Washington y La Habana que culminó con el anuncio del 17 de diciembre y el hecho de que el papa comience su nueva gira en Cuba para culminarla en EE UU es más que demostrativo de la intención de Francisco de seguir velando por que ninguna de las partes desande el camino ya avanzado. Ambos países podrán demostrar así además que continúan conversando antes de volver a coincidir, al más alto nivel, en la Asamblea General de Naciones Unidas también a finales de septiembre.

Según ha adelantado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, la nueva cita para el diálogo tendrá lugar este viernes 11 en La Habana. La delegación cubana volverá a estar encabezada por Josefina Vidal, la directora general de Estados Unidos de la Cancillería cubana que ha dirigido los cuatro encuentros bilaterales celebrados desde enero que culminaron en la reapertura de embajadas. Al frente del equipo estadounidense no estará en esta ocasión su contraparte norteamericana, la secretaria de Estado adjunta para América Latina Roberta Jacobson, sino su número dos, Alex Lee.

En esta primera reunión, el comité bilateral se centrará en “definir la agenda de temas que serán abordados en la fase iniciada tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos”. Según la Cancillería cubana, entre ellos se incluyen también “aquellos en los que existen diferentes concepciones”, en una referencia indirecta a la cuestión de los derechos humanos o la democracia que Washington ha prometido que no dejará de abordar.

Más información