Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El horror del Plan Cóndor

João Pina inaugura una muestra sobre la coordinación de las dictaduras latinoamericanas para perseguir y eliminar opositores

Ampliar foto
El avión desde el que se arrojaba a los presos políticos en Argentina.

La misma semana que se cumplen 42 años del golpe de Estado de 1973, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile inaugura una muestra de fotoperiodismo que devuelve al presente una de las acciones más temerarias del régimen de Augusto Pinochet: el Plan Cóndor. En esa operación, seis dictaduras sudamericanas se coordinaron para perseguir y eliminar opositores durante los años setenta y ochenta. El portugués João Pina investiga desde 2005 las historias del horror. Ha conversado con un centenar de víctimas, revisado expedientes, presenciado los incipientes juicios y visitado centros de tortura, prisiones y aquellos paisajes, como el desierto de Atacama en Chile, que bajo su belleza natural esconden relatos trágicos. La síntesis de su trabajo son imágenes potentes, todas en blanco y negro, que se podrán observar desde hoy y hasta el 27 de diciembre en la capital chilena.

“Poca gente sabe de la existencia del Plan Cóndor. Si hablas con jóvenes y adultos, la mayoría no conoce esa operación, en la que las fronteras del subcontinente se derribaron y los opositores dejaron de estar seguros estuvieran donde estuvieran”, señala Pina.

João Pina ha conversado con un centenar de víctimas y revisado expedientes

Nacido en Lisboa en 1980, es parte de aquella primera generación de portugueses que nacieron en democracia, después de una dictadura de 48 años y de la Revolución de los Claveles (1974). Su abuelo fue preso político y Pina creció escuchando historias de represión que le contaba su madre. Esto hace que, según el propio fotoperiodista, su mirada hacia el pasado tenga un fuerte componente generacional.

Estas marcas biográficas lo hicieron publicar en 2007 su primer libro de fotografías, Por teu livre pensamento, donde narra las historias de 25 presos políticos portugueses en colaboración con Rui Daniel Galiza, autor de los textos. “Mi generación tiene la distancia emocional con los hechos que nos permite trabajarlos pero, al mismo tiempo, tiene la cercanía que explica la curiosidad y la urgencia por querer tratar estas temáticas”, explica Pina.

El fotógrafo, nacido en Lisboa en 1980, es parte de aquella primera generación de portugueses que nacieron en democracia, después de una dictadura de 48 años

La muestra que se inaugura en Santiago se titula Sombra del cóndor y retrata las huellas fatales que se grabaron en el sur del continente tras aquella reunión del 25 de noviembre de 1975 en Santiago de Chile, hace casi 40 años, donde nació oficialmente la Operación Cóndor. En el encuentro estuvieron los servicios de inteligencia de Argentina, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay y observadores de Brasil. El 21 de septiembre de 1976, en pleno Washington D.C., el excanciller chileno Orlando Letelier fue asesinado en un atentado bomba.

La muestra ha estado ya en el Paço das Artes de São Paulo, en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro y en el Centro de la Fotografía de Montevideo. Desde Santiago, comenzará una ruta itinerante por las regiones de Chile.

El fotoperiodista João Pina.

El fotoperiodista recorrió los seis países firmantes de la Operación Cóndor en busca de aquellos relatos que las sociedades democráticas parecen haber olvidado con el tiempo. En ese tránsito Pina se encontró con la uruguaya Anahit Aharonián, que pasó 12 años encarcelada por su militancia en el MLN-Tupamaros, a la que retrató en su antigua celda en la prisión de Punta de Rieles, en Montevideo. También llegó hasta Londres 38, un centro clandestino de reclusión y tortura en Santiago de Chile utilizado por la policía secreta de Pinochet, la DINA. Los sobrevivientes identificaron posteriormente el lugar gracias a los azulejos blancos y negros que lograban identificar bajo las vendas que les tapaban los ojos.

En la serie Absurdos, una imagen escalofriante: el avión utilizado por las fuerzas armadas argentinas para arrojar vivos a los militantes de izquierda al Río de la Plata y al Atlántico. “Actualmente sirve de soporte publicitario para una tienda de materiales de construcción en las afueras de Buenos Aires”, dice Pina.

En paralelo a la muestra, en Santiago se presentará el libro Cóndor, un texto que recopila la investigación de Pina sobre el plan, con un prefacio del periodista estadounidense Jon Lee Anderson y un epílogo del jurista español Baltasar Garzón.

Dos años de juicio en Argentina

Alejandro Rebossio

En marzo de 2013 comenzó en Argentina el juicio oral y público sobre los crímenes del Plan Cóndor. En las últimas semanas se han escuchado los alegatos finales de las partes y se espera una sentencia a fin de año por la desaparición de 106 personas, la mayoría uruguayos (unos 48) pero también un peruano, chilenos, paraguayos, bolivianos y argentinos, entre los cuales figura la nuera del poeta Juan Gelman, María Claudia García Irureta.

Entre los 18 acusados está el exdictador argentino Reynaldo Bignone (1982-1983) y solo un extranjero, el exmilitar uruguayo Manuel Cordero. La Secretaría de Derechos Humanos de Argentina pidió desde penas de 20 años, hasta prisión perpetua.

La Justicia chilena ha dictado procesamientos de agentes de la DINA en el marco de la Operación Cóndor, que en su momento provocó el desafuero de Augusto Pinochet. En Francia ya ha habido condenas y en Italia comenzó el pasado febrero el juicio por las víctimas italianas.

Más información