Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mítico capo mexicano ‘Don Neto’ cumplirá su condena en casa

El narcotraficante Ernesto Fonseca Carrillo fue sentenciado en 1985 a 40 años de cárcel por el asesinato del agente de la DEA Enrique 'Kiki' Camarena

El capo mexicano Ernesto Fonseca Carrillo.

Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, volverá a casa después de 30 años en prisión. Un juez le ha concedido al capo de la droga cárcel domiciliaria para cumplir los últimos 10 años de su condena fuera del centro penitenciario de Puente Grande debido a su avanzada edad. Fonseca Carrillo es uno de los dos narcotraficantes acusados del secuestro y asesinato del agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique Kiki Camarena en febrero de 1985.

Don Neto fue detenido en abril de 1985 en Puerto Vallarta (Estado de Jalisco, occidente de México) y entonces declaró que en el crimen también participó su socio Rafael Caro Quintero, fundador del cártel de Guadalajara. Los narcotraficantes secuestraron, torturaron y enterraron vivo al agente de la DEA y al piloto que lo acompañaba Alfredo Zavala. Camarena había conseguido infiltrarse en la organización criminal y logró desmantelar una importante plantación de droga. Tras el asesinato del agente, el Gobierno de Estados Unidos comenzó una intensa búsqueda de todos los responsables.

Fonseca Carrillo y Caro Quintero fueron sentenciados a 40 años de prisión por el asesinato de Camarena y Zavala. Sin embargo, en agosto de 2013, Caro Quintero consiguió que un tribunal lo liberase a pesar de que otros jueces ya habían emitido nuevas órdenes de detención en su contra. Su defensa argumentó que Camarena no era diplomático ni funcionario consular por lo que el homicidio debía ser juzgado en un tribunal del fuero común y no en uno federal. El capo abandonó la prisión de Puente Grande durante una madrugada de 2013 y hasta ahora no se sabe nada de él.

La Justicia mexicana todavía no determina el lugar donde Don Neto tendrá que cumplir con la prisión domiciliaria. Fonseca Carrillo tiene entre 85 y 90 años de edad, según informa la prensa mexicana. Además, la Fiscalía mexicana todavía podría recurrir la decisión del juez a pesar de que los abogados del capo han insistido en los últimos años en que el capo ya es mayor. Incluso, su defensa intentó buscar su libertad bajo los mismos argumentos con los que Caro Quintero consiguió la suya.