Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbyn apoyará la permanencia en la UE “bajo cualquier circunstancia”

El laborista forma su equipo con un izquierdista en Economía y un europeísta en Exteriores

Jeremy Corbyn líder de la oposición británica.
Jeremy Corbyn líder de la oposición británica. REUTERS

Jeremy Corbyn formó este lunes su Gobierno en la sombra —así se conoce en Reino Unido al equipo que replica en la oposición las carteras del Ejecutivo—, con malabarismos para cumplir sus compromisos de respetar la paridad de género y acoger a todas las corrientes del laborismo, en un grupo parlamentario que, en su mayoría, no comparte el giro a la izquierda del nuevo líder. Sigue como responsable de Exteriores Hilary Benn, que este lunes transmitió que con Corbyn el partido hará campaña a favor de la permanencia en la UE “bajo cualquier circunstancia”.

Con su nuevo equipo Corbyn disipa las dudas sobre la postura que el Partido Laborista adoptará, bajo su liderazgo, ante el referéndum sobre la permanencia del país en la UE, que el primer ministro David Cameron se ha comprometido a celebrar antes del final de 2017. Benn, en una entrevista en la radio pública, aseguró que el partido hará campaña por permanecer en la UE “bajo cualquier circunstancia”.

Más mujeres que hombres, pero ninguna en los puestos clave

El núcleo duro del equipo de Jeremy Corbyn —su segundo y los responsables de Economía, Interior y Exteriores— lo componen hombres. Algo que ha suscitado críticas a pesar de que, como destacó el líder, se trata del primer Gobierno en la sombra con más mujeres que hombres (16 frente a 15).

Hay mujeres al frente de Educación (Lucy Powel), Sanidad (Heidi Alexander) y Defensa (Maria Eagle). También lo son la encargada de la disciplina de partido (Rosie Winterton) y la titular de Empresas, Angela Eagle, que además ocupará la primera secretaría de Estado en la sombra, sustituyendo a Corbyn, cuando el líder no esté, en las preguntas parlamentarias al primer ministro.

Para Corbyn pensar que unas carteras son más importantes es “vivir en el siglo XVIII”. Pero destacadas mujeres del partido lamentaron el monopolio masculino en puestos clave. “Tenemos a Jeremy [Corbyn], a Tom [Watson], a Sadiq [Khan, candidato a la alcaldía de Londres], a Martin Reeves en Bristol y ahora todos estos puestos en el Gobierno en la sombra para hombres. Visualmente, eso es malo”, opinó la veterana Janet Royall.

“Al margen de las diferencias que podamos tener con algunos aspectos de las políticas europeas, sean cuales sean las reformas que querríamos ver, nos quedaremos para luchar juntos por una Europa mejor”, dijo Benn. “Está absolutamente claro que nuestra postura no ha cambiado. Haremos campaña para permanecer en la UE”.

La elección de Corbyn, que votó en contra de la entrada de Reino Unido en el club europeo en 1975, había suscitado algunas dudas entre partidarios de que las cosas sigan como están. El veterano diputado ha sido crítico con la actuación de la UE en la crisis griega y se ha opuesto a la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP) con EE UU. Durante la campaña por el liderazgo, declaró a Reuters que si Cameron no lograba en sus negociaciones una mayor protección europea de los derechos de los trabajadores, el partido laborista tendría que discutir sobre su posición ante el referéndum.

Benn no aclaró si había discutido con Corbyn el asunto europeo desde el sábado, pero fuentes del partido citadas por Reuters aseguran que el líder conocía muy bien la postura de Benn cuando decidió mantenerlo en Exteriores. La declaración de Benn nada más ser nombrado es una buena noticia para los partidarios de que Reino Unido permanezca en la UE: una postura contundente de Corbyn puede convencer a cierto sector de la izquierda, descontento con la gestión de Bruselas en la crisis griega y en la de los refugiados, de votar por la permanencia.

También Tom Watson, elegido el sábado como segundo del partido en una elección separada, declaró sin ambigüedades que votará por que Reino Unido se quede.

Entre el resto de nombramientos realizados este lunes por el nuevo líder de la oposición, destaca el perfil de la persona elegida para la cartera de Economía. Corbyn nombró canciller del Exchequer en la sombra a su aliado más fiel, John McDonnell, director de su exitosa campaña y poseedor de un historial más izquierdista, si cabe, que el del propio líder.

El nombramiento de McDonnell —que ha defendido en el pasado las nacionalizaciones sin compensación o tipos impositivos de hasta un 60% sobre las rentas más altas— fue interpretado por muchos diputados como un alejamiento de la prometida búsqueda de consenso político. Por si quedaba alguna duda, “el Varoufakis británico”, como llaman ya algunos medios a McDonnell, confirmó que se considera más combativo que Corbyn y que no es bueno buscando consensos.

Andy Burnham, candidato a líder que quedó en segundo lugar en la elección celebrada el sábado, continuará al frente de Interior en la bancada opositora. Es el único de los candidatos derrotados que mantendrá su puesto en el Gobierno en la sombra, después de que Liz Kendall e Yvette Cooper, junto a otros cinco diputados con puestos clave en el anterior, anunciasen que no formarían parte del nuevo equipo de Corbyn por sus diferencias ideológicas.

Más información