Selecciona Edición
Iniciar sesión

Santos ultima el acuerdo de justicia con las FARC en La Habana

El presidente colombiano anunciará en La Habana el punto clave de la negociación

Supone la consolidación del proceso de paz

Timochenko (derecha), a su llegada a Cuba. AFP

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha viajado hoy a La Habana, antes de partir a Nueva York, donde acudirá a la Asamblea General de la ONU, para ultimar el acuerdo de justicia con las FARC, lo que supondría un paso definitivo para la consolidación del proceso de paz que se desarrolla desde hace tres años. En la capital cubana el presidente participará en un acto conjunto en el que también estará presente el jefe de la guerrilla, Timoleón Jiménez, alias Timochenko. Según varias fuentes, también participará el presidente de Cuba, Raúl Castro.

Santos, acompañado por representantes de diversas formaciones políticas, entre las que no se encontraba el uribismo, los mayores críticos con el proceso, aterrizó en la capital cubana pasadas las dos de la tarde hora local. “Haré escala en La Habana para reunión clave con negociadores con el fin de acelerar el fin del conflicto. La paz está cerca”, tuiteó a primera hora de la mañana el presidente colombiano. La negociación del apartado de justicia ha sido el punto más enrevesado de todos los que se han acordado hasta la fecha con la guerrilla. Su destrabe hace que se vislumbre el final de un conflicto que dura más de 50 años y que ha provocado más de siete millones de víctimas. Desde la Casa de Nariño se ha apuntado que el anuncio no se producirá antes de las cuatro de la tarde, hora de Colombia.

El acuerdo que ultiman el Gobierno y la guerrilla, según han confirmado a este periódico fuentes conocedoras del mismo, conllevaría la creación de un sistema de justicia basado en el ofrecimiento de verdad y reconocimiento de responsabilidad, que juzgaría a todos los actores implicados en el conflicto armado de Colombia, combatientes y no combatientes, es decir, guerrilleros, militares, políticos y también financiadores del paramilitarismo.

Más de 218.000 muertos y millones de desplazados

SALLY PALOMINO, Bogotá

El conflicto armado de Colombia ha dejado más de 218.000 víctimas mortales. De ellas, 177.307 eran civiles y el resto, combatientes, según los datos el Centro de Memoria Histórica colombiano.

La guerra que ha marcado la historia reciente del país ha afectado de una u otra forma a unos siete millones de personas, según indica el Registro Único de Víctimas.

Ese mismo registro, que realiza cálculos desde 1984, estima en 6.414.700 las personas desplazadas por la violencia.

Además, cerca de 55.000 personas han resultado afectadas por algún acto terrorista y otras 11.000 han padecido las consecuencias de las minas antipersona. El registro de víctimas calcula también que más de 130.000 personas han sufrido amenazas durante el conflicto, cerca de 75.000 han perdido algún bien y más de 21.000 han sido secuestradas.

En los diferentes registros se habla, además, de 25.000 desaparecidos y 1.754 víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.

Uno de los aspectos más controvertidos es el de qué penas deben cumplir los guerrilleros. La oposición, encarnada por el uribismo, considera que los máximos líderes de las FARC deben ir a la cárcel. Desde la Casa de Nariño se garantiza que habrá privación de libertad. Otras fuentes conocedoras del acuerdo afirman que el sistema asegura que no habrá impunidad para ningún actor del conflicto.

El primer síntoma de que el acuerdo sobre justicia transicional es inminente llegó ayer martes, cuando el presidente colombiano ordenó a su equipo negociador que viajase a La Habana, fuera del ciclo de reuniones establecido, para avanzar en los últimos aspectos de la negociación. Según varias fuentes, la Comisión Jurídica creada para tratar este punto a finales de julio habría consolidado el grueso del pacto a finales de la semana pasada, a la espera de que las partes hicieran alguna observación.

El apartado de justicia es uno de los tres aspectos que se negociaban en el punto referido a las víctimas. Los otros dos eran el de la verdad, consolidado con la creación de la Comisión de la Verdad el pasado mes de junio, y el de reparación, que será el siguiente en abordarse y que ya estaría acordado casi en un 90%, según fuentes conocedores del proceso. A partir de ahora, los equipos negociadores tratarán de cerrar el último punto de los seis que forman el acuerdo: el de la implementación, verificación y refrendación, así como garantizar la no repetición del conflicto.

Más información