Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Estoy entre Jeremy Corbyn y Felipe González”

La socialdemocracia mexicana confía su futuro al intelectual y académico Agustín Basave, principal aspirante a la presidencia del PRD

El académico y político Agustín Basave Benítez.

Agustín Basave (Monterrey, 1958) es la figura emergente de la socialdemocracia mexicana. Su candidatura a la presidencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) cuenta con el apoyo de las principales facciones y pocos dudan de que en noviembre se alzará con la victoria.

Empezará entonces un mandato de vértigo en el que tendrá que remontar la profunda crisis que atraviesa el PRD. En un año, la formación hegemónica de la izquierda ha sido golpeada por la tragedia de Iguala, ha visto irse de un portazo a su fundador, Cuauhtémoc Cárdenas, y ha sufrido un descalabro electoral sin precedentes.

Si ahora preguntas qué es el PRD, no sabrán qué decirte

Agustín Basave

En este escenario, la cúpula del partido ha buscado el liderazgo de Basave. La apuesta ha sorprendido. El aspirante, un doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford muy apreciado en el universo progresista, apenas posee experiencia en el combate político y hasta agosto ni siquiera militaba en la formación. Pero este académico viene ya con algunas balas en la recámara. Entre sus propuestas figuran elaborar una nueva Constitución, aumentar los impuestos a los más ricos, y convertir el voto nulo en un arma de castigo a la partidocracia (a mayor cantidad, menor financiación pública). Son objetivos concretos a los que Basave añade una y otra vez a lo largo de su conversación con EL PAÍS una tarea ideológica de mayor aliento: la recuperación de los valores de la izquierda. El espacio con el que se siente identificado y desde el que pretende devolver al PRD sus señas de identidad.

Pregunta. ¿Ideológicamente es más cercano al nuevo líder laborista, Jeremy Corbyn, o al expresidente socialista español Felipe González?

Agustín Basave sabe bien lo que es el desencanto. Lo vivió de cerca el 23 de marzo de 1994 cuando dos balazos, uno en la cabeza y otro en el abdomen, acabaron con la vida de su amigo Luis Donaldo Colosio. El asesinato del candidato presidencial del PRI, para quien Basave colaboraba, le sumió, al igual que a toda una generación, en el escepticismo. Poco a poco se fue alejando del magma priísta y, aunque nunca dejó de coquetear con el poder, este doctor en Ciencia Política por la Universidad de Oxford se sumergió en otros mundos. Fue embajador en Irlanda, fundó el Departamento de Ciencia Política del Instituto Tecnológico de Monterrey, y su firma se convirtió en una referencia en los principales medios mexicanos. Desde esas trincheras, se ganó el respeto de sus colegas y también de una izquierda que en México tiende al fratricidio. Ahora, en pleno incendio del PRD, este diputado federal de maneras tranquilas y habla académica ha dado el paso adelante y se ha lanzado a apagarlo. Lejos de cualquier desencanto.

Respuesta. Estoy en medio de los dos.

P. ¿Y qué piensa del matrimonio homosexual y la legalización de la marihuana?

R. Estoy a favor del matrimonio igualitario y la legalización de la marihuana. Pero esos no son los temas prioritarios de una izquierda latinoamericana. En Europa se pueden dar el lujo de diferenciarse de la derecha con esa agenda, pero acá no, acá tenemos un país con una desigualdad espantosa, una pobreza rampante y una corrupción que nos ahoga. Y si esa no es la bandera máxima, seremos cualquier otra cosa, pero no seremos izquierda.

Esta agenda no es retórica. Para Basave, la asunción de un núcleo ideológico claro y reconocible es fundamentalpara que el PRD recobre su marca electoral. “Si ahora preguntas qué es el PRD, no sabrán qué decirte, se ha desdibujado su identidad”, indica. Esta dilución ha venido acompañada, en el análisis del aspirante, de otro fenómeno erosivo: la vinculación del PRD con el gubernamental PRI. El origen del contagio ha sido el Pacto por México, el paquete de reformas estructurales acordadas por los grandes partidos al inicio de la presidencia de Enrique Peña Nieto. "El pacto tuvo sentido en su momento, pero el resultado es que hoy, en el imaginario colectivo, se nos vincula a un PRI totalmente desprestigiado. Yo siempre digo que el Gobierno mexicano pasó del Mexican moment al Mexican mess”, bromea Basave.

P. ¿Y cuál es su juicio sobre las reformas aprobadas?

Siempre digo que el Gobierno mexicano pasó del Mexican moment al Mexican mess

R. El PRI llegó al poder en 2012 con un mantra subrepticio: somos corruptos como todos, pero eficaces como nadie. La corrupción la han demostrado con creces, pero la eficacia no. Se les dieron todos los instrumentos que pedían y ahí están las reformas. Pero que nos digan qué han hecho con ellas. Son de una ineficacia absoluta.

P. La vinculación al PRI no es el único problema del PRD. La desconfianza en el sistema de partidos ha catapultado a los candidatos independientes.¿Cómo se van a enfrentar a este fenómeno?

R. Los independientes son los nuevos grandes actores de la democracia mexicana. Han pateado el tablero y ahora tenemos una nueva partida de aquí a 2018. Es cierto que todos los partidos están desprestigiados. También el PRD. El electorado nos ha mandado un mensaje: mirar hacia fuera, acercarnos a la sociedad, salir del ensimismamiento.

En esta apertura, Basave, que fue amigo y colaborador del asesinado candidato presidencial Luis Donaldo Colosio y abandonó el PRI en 2002 por desencanto, considera obligatoria la lucha contra la corrupción. Dentro y fuera de partido. Para él “no hay peor cáncer”, pero tampoco mayor obstáculo. Es un punto sobre el que articula una reflexión de tono académico (desarrollada en su libro Mexicanidad y esquizofrenia) y cuyo argumento nuclear radica en que el diseño legislativo mexicano, en parte por culpa de la herencia de las leyes virreinales, no está hecho para cumplirse. El resultado es una gigantesca disfunción social: "En México están dadas las condiciones legales para que sea más rápido, barato, práctico y conveniente evadir o violar las leyes que cumplirlas. Y en esas condiciones esperar una sociedad con apego a la ley es esperar una sociedad de apóstoles. Es racional que el individuo se corrompa en México. Y de ello deriva una irracionalidad colectiva".

P. ¿Y cómo pretende acabar con esta disfunción?

Es racional que el individuo se corrompa en México

R. Propongo una nueva Constitución, hecha para cumplirse y con un correlato presupuestario. No resolverá el problema de un plumazo, pero si nos acercamos a la realidad, empezaremos a corregir de raíz el problema.

La apuesta de Basave es ambiciosa. Aunque no dispone de mucho tiempo. Si es elegido en noviembre, tendrá que enfrentarse como estratega a 12 elecciones a gobernador en 2016 y luego a las presidenciales de 2018. Será entonces cuando su proyecto de reconstrucción socialdemócrata recibirá su sentencia definitiva.