Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un cadáver colgado de un puente revive la sombra del narcoterror en DF

El cuerpo, con dos balas en la cabeza y signos de tortura, fue encontrado en el distrito de Iztapalapa

Ciudad de México vive la peor ola de homicidios en 17 años

Iztapalapa amaneció este lunes con un cadáver colgado de un puente. Con las manos atadas a la espalda, embutido en vendas blancas y con el rostro tapado por una máscara negra, los conductores que cruzaban por debajo del puente La Concordia, en la carretera que conecta el Distrito Federal y el Estado de Puebla, alertaron a la policía alrededor de las cuatro de la mañana de la presencia de la macabra momia colgante. El cuerpo fue retirado por un equipo de bomberos que trasladó el cadáver al instituto forense. La fiscalía capitalina confirmó que se trata de un hombre de unos treinta años, con señales de tortura y dos balazos en la cabeza. 

La tipología del suceso retrotrae a los episodios de violencia más extrema y sádica vividos en México durante los años de mayor actividad de las mafias del narcotráfico. Las escenas de cuerpos colgados en pasos elevados fue uno de los signos distintivos del cartel de Los Zetas durante su enloquecida batalla territorial contra el cartel del Golfo en el Estado de Tamaulipas a principios de la década. El Distrito Federal no ha sido el escenario tradicional del narcoterror. Más bien ha sido considerado como un oasis de seguridad durante los embates de la conocida como guerra contra el narco emprendida durante el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

Una ristra de eventos luctuosos con la marca de las mafias lleva sin embargo sacudiendo al DF durante los últimos meses. En mayo, un grupo de hombres armados irrumpió en las dependencias la fiscalía y liberó a tiros a un presunto cabecilla del Cartel Jalisco Nueva Generación. En junio, el dueño de un bar de la colonia Condesa, el barrio de moda en la capital, fue asesinado a balazos cuando bajaba de su coche a las puertas de su negocio. Las cifras constatan además que la capital vive la peor ola de homicidios en 17 años. Hasta agosto, se han registrado 1.147 casos según cifras de la secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de Estadística (INEGI)

Las escenas de cuerpos colgados en pasos elevados fue uno de los signos distintivos del cartel de los Zetas

El discurso oficial de las autoridades al respecto es un pétreo cierre de filas: se trata de episodios esporádicos de los que no se puede deducir que los tentáculos del crimen organizado lleguen a la capital. Tras el hallazgo del último cadáver, la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, se limitó este lunes a confirmar en una entrevista radiofónica que tanto la Secretaría de Seguridad Pública como la Procuraduría están ya al frente de la investigación.

Iztapalapa es el distrito más poblado de la capital. En sus poco más de 100 kilómetros cuadrados viven casi dos millones de personas. Más que Barcelona, el doble que Bruselas. Haciendo frontera en el sureste con el Estado de México, es el ejemplo del desarrollo urbano desbocado de la capital durante mediados del siglo pasado. Pasó de ser un pueblo de agricultores a recibir ingentes oleadas de migrantes interiores que colonizaron de viviendas de autoconstrucción las faldas de la Sierra de Santa Catarina. Más del 50% del crecimiento demográfico del DF durante los setenta provino del Iztapalapa, según el INEGI.

La compresión de esa masa urbana en terrenos no siempre urbanizables y el desamparo por parte de las políticas públicas provocó severos problemas de servicios y sociabilidad. Es la delegación con mayor número de delitos y la que más presos aporta a las cárceles del Distrito Federal. La escolaridad media es de ocho años y el paro juvenil ronda el 70%. A día de hoy, el distrito está partido en dos. Por un lado, la zona más pegada a Coyoacán, considerada la parte bonita y residencial. Por otro, la franja limítrofe con el Estado de México, donde fue encontrado este lunes el cadáver colgado del puente de La Concordia.

Más información