Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marine Le Pen, juzgada por incitar al odio racial contra los musulmanes

El fiscal pide su absolución porque considera que la líder del Frente Nacional solo ejerció su libertad de expresión

Marine Le Pen, líder del ultraderechista Frente Nacional, ha comparecido este martes ante un tribunal de la ciudad francesa de Lyon acusada de “incitar al odio racial” contra los musulmanes. El presunto delito data de diciembre de 2010 y tuvo lugar en Lyon. Al hilo del hecho de que algunas algunas comunidades musulmanas rezaban en la calle los viernes, Le Pen afirmó: “Lo siento, pero para todos esos a los que tanto les gusta recordar la II Guerra Mundial, si se trata de hablar de la Ocupación, se podría comparar. Porque esto es una ocupación del territorio. Cierto, no hay blindados, tampoco soldados, pero es igualmente una ocupación”. En la vista, el fiscal Bernard Reynaud ha pedido la absolución.

Para Reynaud, por muy duras que suenen aquellas palabras, Le Pen se limitó a hacer uso de su libertad de expresión. Es la línea de defensa de la propia líder política, que ve en este proceso la mano del gobierno y sus rivales políticos "contra el primer partido de Francia". Le Pen ha asegurado a la salida de la vista pública que el rezo en las calles, prohibido en 2011 en toda Francia, era promovido solo por los imanes radicales. También en esto ha coincidido el fiscal Reynaud: "Esos rezos en el espacio público no son imputables al conjunto de la comunidad musulmana, sino a una minoría". Le Pen ha dicho también que es casi su obligación como líder política expresar lo que piensan millones de ciudadanos.

En 2010, cuando habló de la ocupación, Marine Le Pen ambicionaba sustituir a su padre al frente del partido y también intentaba distanciarse del antisemitismo que empañaba el cartel de la ultraderecha francesa. La frase la pronunció ante 250 personas en Lyon y causó una tormenta política. Tres asociaciones antirracistas presentaron una demanda contra la política francesa. Durante la larga instrucción, y a petición de la fiscalía de Lyon, el Parlamento Europeo levantó la inmunidad a la eurodiputada. La pena máxima a la que puede ser condenada es un año de prisión y una multa de 45.000 euros. El veredicto llegará en unas cuantas semanas, ha dicho si mayor precisión la fiscalía de Lyon.

El Observatorio Nacional Contra la Islamofobia se ha constituido como acusación particular junto al resto de los demandantes: Colectivo Contra la Islamofobia de Francia (CCIF), la Liga de Defensa de los Musulmanes y la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo. Son "asociaciones bien subvencionadas por el Estado, brazo armado del gobierno", ha denunciado Le Pen, que ve en este proceso un intento de sus rivales políticos de atacar "a la primera fuerza política del país". En las pasadas elecciones europeas fue el partido más votado de Francia.

El Frente Nacional afronta otros problemas con la justicia, como la destitución del fundador Jean-Marie Le Pen como presidente de honor del partido y la presunta financiación irregular del partido. Es la primera vez que se juzga a su líder de odio racial, a pesar de que desde que Marine Le Pen ocupa ese puesto ha mantenido un durísimo discurso contra la inmigración y la islamización de su país.

Más información