Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres excandidatos presidenciales y un exvicepresidente, a la conquista de Bogotá

Los candidatos a la alcaldía de la capital colombiana representan la polarización política que vive el país

Ampliar foto
Enrique Peñalosa, rodeado de seguidores. AFP

Tres excandidatos presidenciales y un exvicepresidente parten entre los principales candidatos para suceder al polémico alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Todos son políticos bastante conocidos por los colombianos y representan el espectro ideológico y la polarización que vive el país, entre la izquierda, el centro y la derecha. El que parte como líder en todas las encuestas, Enrique Peñalosa, ya fue alcalde de Bogotá a finales de los 90.

Enrique Peñalosa: volver a ser alcalde

Si hay alguien a quien los bogotanos conocen es a Enrique Peñalosa, de 61 años. No solo porque ya fue su alcalde (1998-2000), sino porque antes lo intentó dos veces, y después, dos más. Hace cuatro años fue el rival de Gustavo Petro y también el de Juan Manuel Santos en las presidenciales de 2014. En total, lleva 18 años sin ganar. Bogotá es su obsesión, pero esta vez las encuestas lo muestran como el gran favorito, aunque se sabe que nada está escrito y más en la capital.

El candidato a la alcaldía Enrique Peñalosa AFP

Peñalosa es un experto en temas urbanísticos y lo contratan para dictar conferencias por todo el mundo. Es, además, el creador del Transmilenio, el sistema masivo de transporte, que hace 15 años maravilló a lo bogotanos pero que hoy ha colapsado con más de dos millones de usuarios diarios. Ahora le apuesta al anhelado metro, pero elevado, no subterráneo como está previsto. Construyó megabibliotecas y es el mayor defensor del uso de la bicicleta. Así recorre los barrios y así cerró su campaña este fin de semana.

Peñalosa, que recibió el apoyado del partido Cambio Radical, del vicepresidente Vargas Llera, ha tratado de consolidar una imagen independiente. En esta ocasión se inscribió con 200.00 firmas. Sin embargo, en el pasado ha saltado de un partido a otro y son muchos los que no le perdonan haber recibido el apoyo del expresidente Uribe en las elecciones a alcalde de hace cuatro años. Aún así, la semana pasada, este hombre que nació en Washington pero que renunció a su ciudadanía, se anotó un gol cuando recibió el codiciado apoyo del profesor y exalcalde de la ciudad Antanas Mockus, un referente de ética y cultura ciudadana con muchos seguidores en la capital. Su cruzada, dice, es recuperar la ciudad con el discurso de que la izquierda la llevó al caos.

Clara López: líder de la izquierda

La única mujer que aspira a gobernar una de las principales ciudades de Colombia, Clara López Obregón (65 años), líder del izquierdista Polo Democrático, economista de Harvard y abogada, lleva los últimos cinco años aspirando a los más altos cargos en Colombia. Es la candidata que defiende la continuidad del proyecto de izquierda que hoy es cuestionado por la mayoría de sectores políticos. En su campaña a las pasadas presidenciales obtuvo, en la primera vuelta, cerca de dos millones de votos, que luego serían cruciales para el triunfo de Juan Manuel Santos, a pesar de ser su opositora. “Lo que está en juego es la paz”, dijo López hace más de un año, cuando anunció su apoyo a las negociaciones con las FARC y al presidente-candidato. Y aunque recibió duras críticas de su colectividad, defendió que su voto por la paz era un imperativo moral.

Clara López, en una imagen oficial de campaña

Sobrina de un expresidente, López incursionó en la política desde muy joven como liberal y luego dio el salto a la izquierda. Hace 27 años fue por primera vez candidata a la alcaldía de Bogotá y hace ocho fue precandidata al mismo cargo, pero se retiró para trabajar con el alcalde ganador, también de su partido, que terminó en la cárcel por uno de los escándalos de corrupción que más ha sacudido a Bogotá en la historia reciente. En medio de esa tormenta política, López fue alcaldesa designada (2011) durante seis meses y logró una aprobación del 72%. También fue candidata a la vicepresidencia en 2010.

López tiene en contra la mala imagen que llevan a cuestas los últimos tres alcaldes, todos de izquierda, ya sea por corrupción o por problemas en su gestión. Ella no niega los errores pero destaca “el modelo social” que han buscado sacar adelante. La última encuesta la ubica como segunda en intención de voto.

Rafael Pardo: contra la polarización

El economista Rafael Pardo (62 años), candidato liberal a la alcaldía y también del partido de La U (el de Santos), tiene una larga trayectoria en el alto gobierno. Inició su carrera muy joven de la mano del expresidente César Gaviria. El país lo recuerda por ser el negociador de paz, a final de la década de los ochenta, con la Coordinadora guerrillera Simón Bolívar que integraban las seis guerrillas que en ese momento había en Colombia. Luego fue el artífice de la desmovilización del M-19.

El candidato Rafael Pardo afp

Pardo fue el primer ministro de Defensa civil (1991-1994) que se nombró en Colombia. También fue director de dos medios de comunicación y luego senador (2002) por el partido Cambio Radical, fundado por el hoy vicepresidente Germán Vargas Lleras. Sin embargo, al finalizar su período volvió al liberalismo con el que se postuló a la presidencia en 2010, pero fue eliminado en primera vuelta. En su largo listado de cargos se suma haber sido el ministro de Trabajo de Santos durante su primer mandato, e incluso, alcalde encargado de Bogotá el año pasado, cuando Petro fue destituido provisionalmente de su cargo.

El encargo lo cogió por sorpresa, pero desde entonces, a Pardo le empezó a sonar la posibilidad de lanzarse a regir los destinos de la capital. En los diferentes debates ha tratado de venderse como el candidato que ofrece un proyecto político que dejará atrás la polarización que, en su opinión, tiene convulsionada a Bogotá. Su bandera es combatir la inseguridad, el problema que más agobia a los bogotanos.

Pacho Santos: el uribista

Francisco Santos (54 años), al que todos conocen como Pacho, es el más joven de los cuatro candidatos con opción de ganar. Periodista, nieto de un expresidente, integrante de una de las familias más poderosas de Colombia y primo hermano del presidente Santos, de quien está distanciado entre otras cosas porque su mentor es el popular expresidente Álvaro Uribe, acérrimo opositor del jefe de Estado y de las negociaciones de paz con las FARC.

Pacho Santos en un mitín universitario, imagen de su perfil de Facebook

Del Santos uribista muchos no olvidan que siendo periodista fue secuestrado por Pablo Escobar. Eran los años del terror en Colombia, cuando el capo buscaba a sangre y fuego que el Gobierno suspendiera la extradición de narcos a Estados Unidos. Pacho creó la Fundación País Libre, reconocida por su lucha contra el secuestro y fue abanderado de multitudinarias marchas contra ese flagelo. También, de lo que en Colombia se llamó Mandato por la Paz (1997), un movimiento que logró que más de 10 millones de personas salieran a votar por el fin del conflicto armado.

Fue vicepresidente a Uribe durante sus dos mandatos (2002-2010), tuvo que pasar por un trago amargo en las presidenciales de 2014, cuando dio por hecho que sería el candidato del uribismo. No lo fue –se decantaron por Óscar Iván Zuluaga- le dolió, así lo ha reconocido, pero pasó página. El pasado domingo, en el cierre de campaña, recorrió la ciudad secundado por su líder, buscando ese último espaldarazo. Y aunque las encuestas lo ubican en el cuarto lugar y tendencia a la baja, Santos ha dicho que su partido “no gana encuestas, sino elecciones”. Esta es su primera apuesta en solitario, pero bajo la sombra omnipresente de su mentor.