Selecciona Edición
Iniciar sesión

China quiere crecer a al menos un 6,5% anual hasta 2020

Pekín divulga las bases de su 13 Plan Quinquenal, que incluye la liberalización gradual de la cotización del yuan

Un trabajador en la Exposición sobre el carbón y la minería en Pekín (China), el 3 de noviembre de 2015. AP

China tendrá que crecer anualmente por encima del 6,5% a lo largo de los próximos 5 años. Es el mínimo aceptable para conseguir el objetivo de doblar para 2020 el PIB per capita de 2010, según un comunicado que suscribe el presidente del país, Xi Jinping, divulgado este martes y en el que se dan a conocer los pilares de lo que será el próximo plan quinquenal del país, de 2016 a 2020.

El borrador del 13 Plan Quinquenal, que representa el grueso de la política socioeconómica que pondrá en marcha el país en los próximos 5 años, fue aprobado en la reunión del Comité Central del Partido Comunista la semana pasada en un hotel de Pekín, aunque hasta ahora su contenido no se había dado a conocer. El plan, que aún deberá ser aprobado formalmente por el Legislativo chino, la Asamblea Nacional Popular, el próximo marzo, incluye entre otras medidas la liberalización gradual de la cotización de su divisa, el yuan, para 2020 y una mayor apertura del sector servicios a la inversión extranjera. Buena parte de su contenido se dedica a medidas de contenido económico; pero también deja claro que el Partido mantendrá su control político y ampliará la vigilancia en áreas como Internet.

“Mantener un nivel medio alto de crecimiento llevará a mejorar las condiciones de vida de la gente, para que se puedan beneficiar verdaderamente del éxito del país a la hora de crear una sociedad moderadamente próspera”, asegura Xi, en palabras recogidas por la agencia oficial, Xinhua. Esa “sociedad moderadamente próspera” alude a uno de los grandes objetivos del Gobierno para conmemorar el centenario de su fundación, el de doblar el PIB per capita con que contaba en 2010 -7.519 dólares, según la OCDE- para 2020.

La cifra que menciona Xi, y que no figura en la declaración oficial de conclusiones de la reunión del Comité Central, representa un descenso de medio punto porcentual con respecto al objetivo de crecimiento “en torno al 7%” que se ha fijado China para este año. La segunda economía del mundo vive una etapa de ralentización de su crecimiento, que en el tercer trimestre del año se quedó en un 6,9%, el más bajo de en 6 años. En 2014, el objetivo de crecimiento había sido del 7,5%.

La declaración de Xi anticipa que los objetivos para los años próximos vayan a quedar por debajo del 7%. Analistas como Nomura creen realista un 6,5%, y en días previos el primer ministro Li Keqiang había llegado a mencionar un mínimo de 6,3%.

En la actualidad, el PIB per capita chino se encuentra en los 7.800 dólares, según indica la declaración oficial, que precisa también que el 55% de la población ya habita en zonas urbanas.

Uno de los objetivos que se marca el nuevo Plan Quinquenal es la reforma del sistema de permisos de residencia internos. En 2013 la población urbana que contaba con esos permisos solo llegaba al 35,9 % del total de China, y el objetivo, según la agencia Xinhua, es elevar esa proporción al 45% en 2020. Esos documentos dan acceso a servicios básicos, como la atención médica o la educación, pero es muy difícil obtenerlos para la gran masa de inmigrantes procedentes del campo que se trasladan a las ciudades, un factor que fomenta grandes desigualdades. Pero aunque Xi ha exhortado al régimen a acometer “con rapidez cambios en el sistema”, según la agencia estatal, no se han facilitado detalles de qué tipo de medidas exactas se piensan emprender.

Una vaguedad similar caracteriza a otras medidas que anuncia el comunicado, y que se suman al fin de la política del hijo único, la única iniciativa concreta que se divulgó inmediatamente después de la reunión del Partido.

Entre las previsiones del plan, que quiere profundizar en las reformas para facilitar el cambio de modelo de la economía china de uno basado en las exportaciones a otro basado en la innovación y el consumo interno, se incluye el acelerar las reformas del sistema financiero. Entre otras iniciativas, se prevé permitir que más entidades privadas puedan abrir bancos o abrir la puerta al capital privado en algunas empresas estatales. Asimismo, el documento habla del establecimiento de un sistema de pensiones básicas y la introducción de medidas para elevar de manera gradual la edad de jubilación, que actualmente comienza a los 60 años para las mujeres y a los 65 para los hombres, una medida más para combatir el envejecimiento de la población.

El plan quinquenal también señala que se fomentará el crecimiento económico a través del uso de internet, y se aumentará la velocidad de conexión al tiempo que se rebajarán las tarifas por su uso. Pero también se fomentará, precisa, la “limpieza” de internet y el mantenimiento de una cultura positiva en el ciberespacio.

Más información