Francia suspende Schengen durante un mes por la Cumbre del Clima

París justifica la medida, sin precedentes por su amplitud, por la elevada alerta terrorista

El presidente francés, François Hollande, en Pekín (China), el 3 de noviembre de 2015. EFE

El elevado nivel de alerta por la amenaza yihadista sobre Francia ha llevado a París a tomar una medida sin precedentes por la Cumbre del Clima (COP 21) que se celebrará en la capital del 30 de noviembre al 11 de diciembre. Los acuerdos de Schengen quedarán en suspenso durante un mes, del 13 de noviembre al 13 de diciembre, en todas las fronteras con Francia, donde se restablecerán los controles de pasaportes. La medida augura graves problemas en los pasos fronterizos con España, por los que a diario pasan alrededor de 20.000 camiones.

Los países de la zona Schengen tienen permitido restablecer ese tipo de controles de forma excepcional por cumbres de líderes, eventos importantes o problemas inesperados. Es lo que hacen de vez en cuando todos los países. Hace una semanas lo hicieron varios del Este y Centroeuropa debido a la oleada migratoria, lo que hizo saltar las alarmas de diversos líderes europeos, que argumentaron que estaba en peligro el Espacio Schengen y el sagrado principio del libre movimiento de personas en la UE.

Ese tipo de iniciativas, sin embargo, se hace habitualmente por muy pocos días. En esta ocasión, Francia ha optado por prolongarla durante un mes. En ese periodo, las fuerzas de seguridad fronterizas podrán controlar sistemáticamente o aleatoriamente los pasaportes de quienes accedan a territorio francés.

Por la situación geográfica de Francia, la medida afecta a los más importantes países de la Unión Europea, como Alemania, Italia o España, además de Bélgica y Luxemburgo. También a Suiza que, aunque no es miembro de la UE, tiene acuerdos para permitir la libre circulación por sus fronteras. El restablecimiento de los

Ya hay 35.000 personas acreditadas para una cumbre a la que asistirán jefes de Estado y de Gobierno

El Ejecutivo francés ha comunicado su decisión al resto de países de la Unión Europea el pasado 28 de octubre. En el documento, se especifica que a la Cumbre del Clima acudirán al menos 35.000 personas acreditadas: 10.000 representantes de 196 países, incluidos varios jefes de Estado y de Gobierno; 20.000 observadores de organismos internacionales como el Banco Mundial; y 5.000 periodistas.

Para justificar la inédita amplitud de la suspensión de Schengen, los ministerios de Interior y Exteriores, que han adoptado esa decisión, argumentan en el documento distribuido a los Gobiernos que la COP 21 no se limitará a los días de la cumbre en sí, sino que en los días previos ya habrá reuniones preparatorias organizadas por Naciones Unidas y de observadores como los de la denominada Conferencia de la Juventud.

El Gobierno francés informa de que los delegados no europeos acreditados para la cumbre tendrán una visa de corta duración calificada de “visita profesional”. A los no acreditados que han solicitado viajar a París para participar en diversos actos y manifestaciones se les facilitará una visa como “visita privada” y, además, se les aportará un documento justificativo de la manifestación a la que van a acudir.

Fuentes policiales consultadas indican que esos controles fronterizos con tanto margen temporal responden a la alerta antiterrorista decretada en Francia tras los atentados yihadistas del pasado enero, que costaron la vida a 17 personas en la revista Charlie Hebdo y en un supermercado de productos judíos. Pero también, han señalado, para evitar el paso a Francia de miembros de movimientos radicales que suelen acudir a este tipo de eventos internacionales.

Más información