Los mexicanos rechazan el uso lúdico del cannabis pero aceptan el médico

Sólo un 20% acepta el consumo recreativo de la marihuana y un 80% está de acuerdo con que se regularice con fines medicinales

Intelectuales, políticos y escritores reconocidos en México han hablado a favor de la legalización de la marihuana con fines recreativos. Un proyecto de la Suprema Corte abre las puertas a una medida histórica que se sube al carro de una tendencia hacia la tolerancia en todo el continente: Estados Unidos permite su uso en cuatro Estados y Uruguay fue pionero en Latinoamérica. Muchos países de la región, a los que ha sometido el narcoterror, comienzan a mirar la marihuana con otros ojos. Pero no ocurre lo mismo en México, el país con los cárteles más poderosos del mundo. Los mexicanos no aceptan que circule legalmente lo que ellos llaman la mota. Excepto que sea para uso médico.

Una encuesta de Parametría, uno de los principales organismos de medición de la opinión pública mexicana, ha calculado que el 77% de los 800 entrevistados rechazan la medida que este miércoles se debate en el alto Tribunal. Pese a esta aplastante mayoría en contra, se observa desde 2008 una creciente aceptación: en ese año la negativa era de un 92%. Los datos de mayor oposición al uso recreativo del cannabis coinciden con los dos sexenios del Gobierno conservador de Felipe Calderón, quien lideró una lucha encarnizada contra el narcotráfico que provocó la muerte de más de 80.000 personas.

El 95% de los entrevistados que actualmente no la consumen tampoco lo harían si fuera legal

Uno de los argumentos que más se repite entre los que están en contra de la legalización con fines lúdicos es que esa medida provocaría un fuerte incremento del consumo. Pero el organismo señala que según el 95% de los entrevistados que actualmente no la consumen tampoco lo harían si fuera legal. Ese porcentaje se ha mantenido desde el año 2010. Sólo un 4% reconoció este año que lo haría si no fuera delito.

Los mexicanos sí aceptan mayoritariamente el uso medicinal de la planta del cannabis. Ocho de cada 10 contestó a favor de que se regularizara con este objetivo. Casi el doble que en enero del año pasado, cuando sólo un 48% respondió que sí. 

En Estados Unidos, donde en 23 entidades federativas y el distrito de Columbia tienen leyes que legalizan su consumo de alguna forma, la aprobación de la legalización para el entretenimiento crece hasta un 58%. México se encuentra en los niveles de aceptación que tenía su vecino del norte hace 40 años, en 1975.

Más información