Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China enciende la calefacción y la contaminación se desboca

Los registros superan en 56 veces el máximo permitido por la OMS

Ciudadanos chinos llevan mascarillas en Shenyang, en el noreste del país, para protegerse de la contaminación.

La pronta llegada del frío en China ha dejado, en vez de las bonitas estampas invernales, una densa capa gris de contaminación. Las provincias del noreste de China, especialmente Jilin y Liaoning, registran desde los últimos tres días niveles de contaminación del aire nunca vistos después de que las autoridades hayan decidido encender el sistema central de calefacción, alimentado por la quema de carbón.

Durante el fin de semana, la ciudad de Shenyang -capital provincial de Liaoning y con unos 8 millones de habitantes- llegó a registrar un nivel de partículas PM 2,5 (las más pequeñas y dañinas para la salud por su capacidad de penetrar directamente en las vías respiratorias) de más de 1.400 micras por metro cúbico. El máximo que recomienda la Organización Mundial de la Salud es de 25 micras. Son 56 veces más. Según la televisión estatal CCTV, la visibilidad en esta ciudad se redujo a 100 metros, lo que provocó el cierre de autopistas y el desvío de algunos vuelos.

Se trata de un fenómeno al que los habitantes del norte del país están acostumbrados con la llegada del invierno, pero según las ONG locales nunca se habían alcanzado niveles parecidos. El contacto directo y prolongado con estas partículas finas se vincula con la aparición de enfermedades como el cáncer de pulmón así como varias dolencias respiratorias y del corazón. Según la agencia oficial Xinhua, los hospitales de la zona se vieron desbordados por pacientes con problemas respiratorios y las mascarillas se agotaron en las tiendas.

Otras ciudades de la zona como Changchun -capital de Jilin, también con 8 millones de habitantes-, registraron durante el pasado fin de semana picos de más de 1.000 micras. Este lunes la situación mejoró ligeramente, pero aún así el índice de contaminantes llegó a las 860 micras por metro cúbico, según datos del Ministerio de Medio Ambiente chino.

En un comunicado, el organismo aseguró que este episodio récord de polución podría alargarse hasta el viernes, cuando se prevé que el viento se lleve esta densa capa de contaminación. Las autoridades locales han elevado la alerta a niveles máximos, por lo que se paralizará parcialmente la actividad de las fábricas y se regulará el tráfico en las grandes ciudades. También han recomendado a los ciudadanos que no salgan de casa.

La contaminación del aire es uno de los mayores problemas medioambientales en China y es fuente de protestas por parte de la población. Las autoridades intentan reducir su dependencia del carbón (abundante en el país, barato de extraer pero muy contaminante) por el gas natural y las energías renovables, pero más de dos tercios de la energía generada en China sigue procediendo del uso de este combustible fósil.

 

Más información