Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sea World dejará de hacer espectáculos de orcas en San Diego

La empresa eliminará su famoso espectáculo tras dos años batallando contra la mala imagen creada por la película 'Blackfish'

La orca Tilikum, protagonista de la película 'Blackfish', en 2010.

La compañía de zoos acuáticos Sea World anunció este lunes que dejará de hacer los espectáculos de orcas en su parque de San Diego, California. Los espectáculos circenses con orcas son el principal reclamo comercial de Sea World, pero en los últimos dos años se han convertido en una mancha que preocupaba a sus inversores. El documental Blackfish, estrenado en 2013, ha provocado una ola de críticas a Sea World por su trato a las orcas que ha tenido consecuencias en la valoración en bolsa de la compañía.

Blackfish, coproducida por CNN, cuenta la historia de una orca que mató a su entrenadora en 2010 en el parque Sea World de Orlando, Florida. El documental investiga la historia del animal y descubre que estuvo involucrado en dos muertes más. También desvela las trágicas condiciones de cautividad de la orca a lo largo de su vida. Incluye testimonios de antiguos empleados de Sea World y viene a concluir que este tipo de ballenas sufren graves daños psicológicos en cautividad. La compañía, por su parte, siempre ha rechazado las acusaciones de maltrato animal, afirma que el documental es sensacionalista y destaca la vocación pedagógica de sus parques y sus inversiones millonarias en programas de conservación.

La ola de críticas contra la cautividad de las ballenas orcas  sin embargo no ha parado de crecer en los últimos dos años. En 2014, el equipo de la película Jackass modificó un cartel de Sea World en una carretera de San Diego al que le añadió la palabra "apesta". El mensaje #Seaworldsucks invadió las redes. En diciembre de ese año dimitió el presidente ejecutivo de la compañía tras un año terrible en bolsa en el que las acciones se depreciaron más de un 50%. En septiembre de ese año, se presentó una demanda colectiva contra la empresa por no haber informado en su salida a bolsa de que maltrataba a los animales. El enorme daño de imagen de Sea World es considerado la principal razón del descenso de visitantes e ingresos en el último año.

La decisión de suspender los espectáculos circenses con orcas fue comunicada por el presidente ejecutivo, Joel Manby, en un encuentro con inversores. El parque se plantea una nueva "experiencia orca" diferente para 2017. Sea World tiene 11 parques acuáticos en Estados Unidos que visitaron 23 millones de personas en 2013. La empresa tiene cuatro orcas en el zoo Loro Parque, en Tenerife, España. En la conferencia no quedó claro si estos espectáculos cesarán también en los demás parques o solo en San Diego.

"Nosotros empezamos por escuchar a nuestros visitantes y nuestros espectáculos evolucionan de acuerdo a lo que oímos, y hasta ahora esto es lo que hemos oído en California, quieren experiencias que sean más naturales", dijo Manby, citado por el diario local San Siego Union Tribune.

El pasado mes de octubre, Sea World pidió permiso a la Comisión de Costas de California para realizar una inversión de 100 millones de dólares en ampliar las piscinas donde guarda sus orcas. La Comisión puso como condición que la empresa deje de criar orcas en cautividad. Sea World consideró que las condiciones sobrepasan las competencias del estado y prometió combatir la decisión en los tribunales. La sesión pública de la Comisión de Costas recibió tanto público que tuvo que cambiar de auditorio para acomodar a 650 personas, lo que da idea de la enorme atención con la que se escruta cualquier paso de la empresa desde el efecto Blackfish.

Más información