Selecciona Edición
Iniciar sesión

“La gente tiene el derecho a fumar marihuana si le apetece”

El juez elaboró el proyecto que abre la puerta a la legalización de la droga en México

El ministro Arturo Zaldívar, en su despacho de la Suprema Corte.

El ministro Arturo Zaldívar (Querétaro, 1959) es el autor del proyecto de la Suprema Corte de Justicia de México que amparó a cuatro personas para cultivar marihuana para consumirla con fines recreativos. El histórico fallo, apoyado por cuatro de los cinco ministros de la primera sala del Tribunal, ha generado un debate sobre la legalización de la droga en un país que ha sufrido 80.000 muertes y 20.000 desapariciones en una guerra contra el narcotráfico. El presidente Enrique Peña Nieto ha dicho que está en contra de una legalización, pero ha ordenado la organización de una serie de paneles para guiar la discusión.

Pregunta. ¿La decisión de la Corte encierra una legalización inminente?

Respuesta. Encierra un debate distinto sobre la marihuana y una reflexión colectiva. La Corte ha dicho que no puede haber una prohibición absoluta al consumo, es inconstitucional. Esta determinación tiene que ser el eje y cambia el paradigma sobre el cual estaba el tema de las drogas. Estaba en términos de salud y de seguridad, pero hoy el eje rector son los derechos y la libertad.

P. ¿Hacia donde va México tras el fallo?

R. El Estado no tiene la posibilidad de decirnos qué consumimos y que no consumimos. Toca a los poderes Legislativo y Ejecutivo fijar los lineamientos para que la eficacia de esta decisión se dé. La Corte sostiene que el uso de marihuana debe regularse. ¿En qué términos? No nos toca a nosotros decidirlo, pero eventualmente podríamos determinar si la medida que toman es constitucional o no.

P. ¿Qué debe pasar para que el amparo que beneficia a cuatro personas se amplíe al resto de la población?

R. Si tenemos cuatro asuntos más que llegaran a la Corte y los fallamos de la misma manera tendríamos jurisprudencia y entonces todos los jueces del país tendrían que interpretar el asunto como lo hemos hecho. Si bien no tendría efectos generales, tendría obligación para todos los jueces.

P. Es decir, cambiará con una cascada de amparos…

R. Eso obligaría a todos los jueces a aceptar el autoconsumo. Pero el tema de la marihuana va más allá. Requiere una serie de políticas públicas de medidas regulatorias y creo que la sentencia invita implícitamente a eso. A que los poderes hagan la parte que les toca.

P. El presidente Peña Nieto ha dicho que está en desacuerdo y el Congreso ha evitado el tema durante años. ¿No existe la posibilidad de que el fallo se convierta en letra muerta?

R. No porque en un momento determinado tendríamos la jurisprudencia. Es un tema difícil, pero se nota una apertura. La sentencia de la Corte le imprime urgencia y obliga a tomar definiciones. Se puede retrasar el tema, pero no sería una buena salida. El presidente ha encargado a la Secretaría de Gobernación (Interior) abrir un debate que, curiosamente, será organizado por la subsecretaría de Derechos Humanos. Prefiero ser optimista y pensar que se puede avanzar en un tema que se había postergado.

P. ¿Existieron presiones?

R. Hubo un absoluto respeto de parte del Poder Ejecutivo en la decisión de la Corte. No hubo ninguna intervención ni presiones de ningún tipo.

En México todos los avances en materia de derechos humanos son controvertidos porque generan temor

P. ¿Se toman riesgos tomando estas decisiones en un país conservador?

R. Los derechos humanos no pueden ser materia de votación, ni de popularidad. Los derechos humanos son por naturaleza contra mayoritarios, se oponen incluso a las mayorías. Nuestra función como jueces es defenderlos en casos donde sea impopular y donde hay oposición. En México todos los avances en materia de derechos son controvertidos porque generan temor e incomprensión en las mayorías cuando en ocasiones se trata de defender los derechos de las minorías. También tenemos una función pedagógica, de ir cambiando la cultura de la gente. Que entiendan que la defensa de los derechos nos beneficia a todos.

P. El PRI quiere presentar en el Senado una iniciativa para regular la marihuana terapéutica. ¿Sería esto insuficiente una vez que se han definido sobre el uso recreativo de esta droga?

R. Hay uno o dos asuntos más en la Corte que tratan del tema medicinal y terapéutico. En su momento habrá que verlos. No creo que una iniciativa así se quede corta, pero se refiere a otra cuestión. Si pareciera que si lo recreativo se permite, pues lo otro también… Pero habría que ver el caso concreto, cómo se planteó, qué pide.

P. ¿Usted ha fumado marihuana?

R. Nunca he fumado marihuana. De hecho el olor me resulta desagradable. Nunca he consumido ninguna droga. Pero esto es irrelevante. Creo que la gente o las personas tienen el derecho a fumarla si así les apetece. Tenemos que superar el paternalismo prohibicionista donde el Estado nos dice qué podemos tomar y qué no.