Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres horas de terror en París

La policía francesa sostiene que los lugares atacados fueron “minuciosamente” elegidos

Policías cerca del restaurante Le Carrillon se preparan para actuar ante un vehículo sospechosos. REUTERS

El peor ataque terrorista sufrido por Francia desde la Segunda Guerra Mundial se desarrolló a lo largo de tres interminables horas que el mundo entero siguió con el corazón encogido. Lo perpetraron al menos ocho terroristas. Siete murieron activando cinturones explosivos. Actuaron con un aplomo absoluto con el único objetivo de causar el mayor número de víctimas de forma indiscriminada.

Policía y fiscales han reconstruido lo ocurrido con los datos de que disponen hasta el momento. Los más concretos los ha difundido el fiscal de París, François Molins. En un encuentro con EL PAÍS el pasado junio, ya expresó su temor a un ataque múltiple. Las declaraciones públicas de Molins el sábado por la noche, informaciones policiales posteriores y algunos testimonios arrojan la siguiente reconstrucción de lo ocurrido en esas horas del viernes.

21.20: Primera explosión cerca del Estadio de Francia cerca de la puerta D del campo de fútbol. En el suelo quedan dos cuerpos. Uno de ellos, un suicida que se hizo estallar un cinturón con explosivos. El artefacto tenía adheridos tornillos para usarlos como metralla y causar más víctimas. La escena es recogida por los vídeos de vigilancia.

Junto al destrozado cuerpo del kamikaze se encontró un pasaporte de un ciudadano sirio nacido en septiembre de 1990. Los servicios de espionaje franceses no tienen dato alguno sobre ese individuo. Grecia ha confirmado que un individuo que portaba documentación con el apellido que figuraba en el pasaporte del suicida (Almohammad) llegó a la isla de Leros el pasado 3 de octubre.

21.25: Un vehículo Seat León negro circula por la calle Bichard, esquina Alibett, en el distrito X de París. Sus ocupantes disparan con fusiles Kaláshnikov sobre los clientes del restaurante Le Petit Cambodge y del bar Carillon. Un centenar de casquillos de bala son recogidos en la zona. Quince muertos y 10 heridos graves.

21.30: Segunda explosión junto a la puerta H del Estadio de Francia. En el lugar se encuentra el cuerpo de un kamikaze. Llevaba un artefacto idéntico al del primer suicida. La escena es recogida en los vídeos de vigilancia.

21.32: En la calle Fontaine-au-roi, esquina Faubourg du Temple, en el distrito XI, nuevo ametrallamiento en el bar La Bonne Bière. Mueren cinco personas y otras ocho resultan heridas graves. También en este caso, los autores disparan desde un coche negro de la marca Seat. Nuevamente, se recogen en el lugar un centenar de casquillos de bala.

21.36: Número 92 de la calle Charonne, en el distrito XI. Restaurante La Belle Equipe. Los ocupantes del Seat de color negro disparan de nuevo indiscriminadamente. Mueren 19 personas y otras nueve son heridas de gravedad. Otro centenar de casquillos quedan en el suelo.

21.40: Número 253 del Bulevard Voltaire, restaurante Comptoir Voltaire. Un kamikaze hace estallar su cinturón de explosivos. El artefacto es muy similar al utilizado por los dos suicidas del Estadio de Francia. Un camarero resulta herido. El recorrido del coche y los ataques son grabados en cámaras de seguridad.

21.40: Un Volkswagen Polo negro, con matrícula belga, aparca ante la sala de fiestas Bataclan, situada en el Bulevard Voltaire. Tres individuos armados con fusiles kalashnikov irrumpen en la sala disparando a quemarropa a los más de 1.000 clientes del local. Caen las primeras víctimas. Varios que intentan escapar son abatidos junto a la puerta del local. Se encienden las luces. Los terroristas agrupan a los cientos de rehenes en su poder junto al escenario de la sala donde actúa el grupo californiano Eagles of Death Metal. Es en esa zona donde se amontonaron la mayoría de las víctimas. “Actuamos en nombre de Daesh (ISIS, en sus siglas en inglés), por lo que hacéis en Siria e Irak. Bombardeáis Siria y os vamos hacer lo mismo”, grita uno de ellos. Los terroristas disparan ráfagas continuamente a la muchedumbre. Fríamente, como han coincidido en contar varios supervivientes, decenas de los cuales huyen, algunos heridos, a través de las salidas de seguridad. Dos de los terroristas ascienden al primer piso. Disparan desde arriba. Cambian continuamente los cargadores.

21.53: Calle Coquerie, cerca del Estadio de Francia. Nueva explosión producida por un kamikaze que se inmola.

00.45, aproximadamente: Policías de unidades especiales entran en la sala Bataclan. Mueren tres terroristas. Uno de ellos, tras ser alcanzado por disparos de las fuerzas de seguridad. Portaba un cinturón con explosivos, que llegó a estallar. Los otros dos terroristas accionan sus respectivos cinturones explosivos cuando observan que entran los policías. En el local mueren 89 personas y decenas resultan heridas. También en este caso, los cinturones explosivos son iguales que los de los demás suicidas.

Uno de los terroristas suicidas de la sala ya ha sido identificado como Ismail Omar Mostefai, ciudadano francés nacido el 21 de noviembre de 1985 en Courcouronnes y que vivía últimamente en Chartres, al suroeste de París. Entre 2004 y 2010 fue detenido en ocho ocasiones por delitos menores y desde 2010 estaba fichado por sus actividades ligadas al islamismo radical. Nunca fue encarcelado. La policía sospecha que estuvo varios meses, entre 2013 y 2014, en Siria con grupos yihadistas. Ha sido identificado tras analizar un trozo de dedo.

El Polo negro utilizado por los terroristas había sido alquilado por un ciudadano francés residente en Bélgica del que los servicios de información franceses tampoco tenían datos previos. Fue detectado en un control de la frontera franco-belga en la mañana del viernes a bordo de otro automóvil. Iba con dos individuos residentes en Bruselas. La policía francesa asegura que no está entre los terroristas fallecidos. La fiscalía y las unidades antiterroristas belgas han abierto una investigación.

El recuento oficial señala que la matanza ha costado la vida al menos a 129 personas. Otras 352 resultaron heridas, 99 de ellas graves. El ISIS se ha atribuido la matanza. Asegura que los lugares atacados fueron “minuciosamente” elegidos y que en ellos participaron ocho personas. De acuerdo con el relato oficial, hasta el momento, los terroristas fallecidos son siete. Desde la mañana del sábado, la policía estaba convencida de que algún terrorista o cómplice había huido. Francia está en máxima alerta.

Más información