Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cientos de migrantes cubanos llegan a Costa Rica en su ruta hacia EE UU

Esta semana, 1.700 cubanos arribaron al país y bloqueron la carretera en la frontera

Ver fotogalería
Una emigrante cubana en Paso Canoas, en la frontera de Costa Rica. REUTERS

Hasta la semana pasada todo era normal. Un promedio de 40 cubanos pasaban cada día por Costa Rica guiados por las redes de trata de personas y consentidos por las autoridades que, como en el resto de países centroamericanos, tienen claro que su destino es Estados Unidos. El viaje terrestre desde Ecuador, que no exige visa a los naturales de Cuba, se cumplía con dificultades pero sin riesgos hasta suelo estadounidense a través de siete países, pero algo cambió esta semana en el istmo.

La foto, este viernes, era la de cientos de cubanos bloqueando la carretera en el punto fronterizo de Paso Canoas, entre Panamá y Costa Rica. Son parte de los 1.700 migrantes que esta semana arribaron al país. Otro grupo estaba en las oficinas centrales de la Dirección de Migración, en San José, donde contaban historias extraordinarias –algunas exageradas- sobre su periplo, y otras decenas en el extremo norte de Costa Rica, en el paso fronterizo Peñas Blancas, colindante con Nicaragua. Las autoridades costarricenses han colocado el portón para intentar combatir la trata de personas.

La decisión sobrevino después de que hace unos días la Policía tica desmontara una red local de 12 ‘coyotes’ [personas que se dedican a transportar a los migrantes] que cobraba hasta 400 dólares a cada viajero por ayudarlo a cruzar casi 500 kilómetros de frontera a frontera, una porción de la travesía por la cual algunos migrantes pagan hasta 15.000 dólares, de acuerdo con el reporte policial.

Hacia el final de la semana, Migración accedió a otorgarles una visa por razones humanitarias para permitirles seguir rumbo al norte, como una medida excepcional que el Gobierno no pretende repetir para otros migrantes que podrían llegar a suelo tico a partir de este lunes.

Tener la visa especial en Costa Rica tampoco es garantía de nada. 100 migrantes permanecían este sábado en la frontera con Nicaragua por falta de permisos para entrar a este país. “Nos dijeron que no nos van a aceptar. Aquí estamos en la frontera durmiendo en el piso, tirados, con niños. No es como allá (en las oficinas de Migración en San José), aquí estamos solos, desamparados. Todos tenemos miedo”, dijo al diario La Nación un migrante que se identificó como Javier, desde el paso fronterizo de Peñas Blancas.

Cifras oficiales de Costa Rica precisan en 2.549 los cubanos que entraron sin visa en 2013, 5.114 en 2014 y 12.166 entre enero y septiembre del 2015, muy cerca de los 13.000 que México calcula para cerrar este año, como publicó EL PAÍS este sábado. Nunca antes tantos migrantes cubanos habían utilizado la ruta centroamericana para llegar a Estados Unidos y dejar atrás las penurias económicas de la isla, pues desconfían de las promesas de beneficios que pueda traer la reciente apertura política, económica y migratoria con Estados Unidos. Confían más en aprovechar mientras exista la ‘ley de ajuste’, que les otorga residencia estadounidense expedita. “Mientras exista”, subrayaba Lizbeth, una mujer que se decidió a hacer –y pagar- el viaje por el temor de que pronto en Washington deroguen esa ley, como parte del diálogo político con La Habana.

Más información