Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel da apoyo militar a Francia en la lucha contra el terrorismo

Berlín y París admiten que hay que reaccionar rápidamente contra el yihadismo

La canciller Angela Merkel, en un debate en el Bundestag el miércoles 25 de noviembre.

La canciller alemana Angela Merkel llegó este miércoles a París con una propuesta para ayudar a Francia en su lucha contra el terrorismo: desplegar otros 650 militares en Malí. Supone la aportación más concreta de las que ha recibido el presidente francés, François Hollande, en su ofensiva diplomática para recabar apoyos contra el ISIS tras entrevistarse con el británico David Cameron y el norteamericano Barack Obama. Hollande, con todo, pidió a Merkel un mayor esfuerzo.

El paso dado es importante y no fácil para Alemania, país que por razones históricas ofrece cierta resistencia al despliegue exterior. “Al día siguiente de los atentados de París [del 13 de noviembre], tomé la decisión de ofrecer a Francia todo lo que pudiéramos ofrecer”, dijo Merkel en una comparecencia conjunta en el Palacio del Elíseo, donde cenó con Hollande. “Alemania está dispuesta a reaccionar para que estos ataques no se repitan”, añadió. “Debemos reaccionar rápido y con determinación”.

La aportación de tropas a Malí descargaría a Francia del peso de su batalla contra el terrorismo en el Sahel. Para Hollande, supone un ofrecimiento importante porque ello le permitiría reforzar allí la operación (3.500 militares franceses se hallan en la zona) e incluso enviar soldados a otras partes donde se bate el Ejército francés contra el terrorismo.

Hollande señaló que conoce y entiende las reglas alemanas para poder enviar tropas al exterior, pero pidió más: “Deseo que Alemania pueda comprometerse aún más en la lucha contra el ISIS en Siria y en Irak. Si Alemania puede ir más allá será una buena señal contra el terrorismo”. Merkel no respondió durante la reunión a tal petición, pero la mañana del miércoles, en un debate parlamentario en Berlín antes de viajar a Paris, ya había avisado: “Si tenemos que implicarnos más, no lo descartamos”. Alemania ya tiene desplegados entre Malí y Senegal un total de 218 militares, la práctica totalidad de ellos en el primer país.

Mapa de las tropas de Francia en el exterior

Ambos mandatarios trataron también la situación de los refugiados, que ha distanciado en los últimos meses a Berlín y París. Francia aceptó a regañadientes admitir en dos años a 24.000 desplazados y ha señalado con la discreción debida a Alemania como la culpable del flujo masivo de refugiados al abrir las puertas a un total de 800.000. París tiene la casi certeza de que dos de los terroristas del 13-N aprovecharon ese movimiento de personas para entrar en Europa por Grecia.

Merkel y Hollande mostraron, sin embargo, total sintonía al respecto y ante la insistencia de la canciller en la necesidad de acoger a los refugiados, el mandatario galo señaló que huyen de las masacres del régimen sirio y del ISIS. “Es nuestro deber acoge a estas personas”, añadió el presidente francés. “Y no podemos hacer la amalgama entre terroristas y refugiados porque algunos aprovechen las circunstancias”, advirtió.

Para ambos, lo importante es ejercer un control efectivo en las fronteras exteriores de la UE. En tal contexto, el primer ministro francés, Manuel Valls, hizo el día anterior unas declaraciones de gran impacto para Alemania al asegurar que “Europa debe afirmar que no puede acoger tantos inmigrantes, que no es posible”. Y agregó: “El control de las fronteras exteriores es esencial para el futuro de la Unión Europea”. Los servicios del primer ministro aclararon este miércoles a EL PAÍS que tal afirmación no supone cambio alguno en la posición francesa, que mantiene su compromiso de acoger a 24.000 refugiados en dos años.

Merkel cree que están fallando los controles europeos exteriores. “No son suficientes y la ilegalidad solo sirve para alimentar a los traficantes”, dijo. Francia y Alemania pretenden lograr acuerdos que permitan a los sirios establecerse en los países más próximos, como Turquía, hasta que se encuentre una solución política a Siria.

Objetivos de la ofensiva francesa

Francia se halla muy implicada en la búsqueda de esa solución política que, cree, no puede pasar por el presidente sirio Bachar el Asad. Pero, de momento, lo que quiere es sumar fuerzas a una coalición más amplia (ya no habla de una alianza única) para castigar al ISIS en Oriente Próximo. David Cameron prometió pedir permiso a su Parlamento para bombardear Siria y el presidente norteamericano, Barack Obama, recibió a Hollande en Washington el martes mientras dos cazas franceses bombardeaban un objetivo terrorista en Irak con el apoyo logístico de aviones estadounidenses. Francia ha bombardeado ya en seis ocasiones desde los atentados del 13 de noviembre, según Hollande.

En la agenda diplomática de François Hollande figura una entrevista esta mañana con el presidente italiano, Matteo Renzi, en París. Por la tarde, visitará al presidente ruso, Vladímir Putin, en Moscú con la misma misión de sumar aliados.

Más información