Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Retrato del cambio en una cuadra de Caracas

Una calle de la capital refleja cómo la hegemonía del chavismo ha retrocedido y da paso a la coexistencia pacífica de otros colores políticos

Un hombre camina por el barrio de Petare de Caracas, el 4 de noviembre AFP

Petare es la barriada más poblada de América Latina y la calle San Miguel, la muestra diminuta de que Venezuela ya no se divide solo entre chavistas y anti chavistas. Las preferencias políticas son tan fluídas como la gama de colores en las fachadas de las casas. Cada puerta es una historia, cada vecino un testimonio y recorrer la San Miguel es en un entrar y salir relámpago por los anhelos y frustraciones de los venezolanos de a pie. Si no consiguen los 15 bolívares que cuesta el puesto en una camioneta Land Rover, los jóvenes que reparten propaganda electoral de la oposición deben subir a pie la dura cuesta conocida como la “escalera del cielo” que lleva a lo alto del barrio.

Donde empieza la calle, Nelly Larco, militante del partido opositor Primero Justicia, se reúne con un grupo de 10 jóvenes que irán con ellos a volantear —repartir propaganda— y a enseñarle a los vecinos cómo votar por su partido en las elecciones del 6 de diciembre. "Abajo, a la izquierda, en la esquina, la de la manito", es lo que repiten los chicos, enseñando donde está ubicada la casilla de la Mesa de Unidad Democrática, que aglomera todos los partidos de la oposición, y que se ha convertido ya en un cántico recurrente.

Es mediodía y los jóvenes se visten con las camisetas amarillas del partido y entregan las papeletas casa por casa. Escanean con la mirada a cuáles acercarse. Algunas están recién pintadas de verde limón, fucsia, azul turquesa, por la Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor del Gobierno. Varias de ellas tienen puertas nuevas y con seguros, lo que asegura votos en un ambiente de altísima criminalidad como Petare.

“En esa casa son chavistas”, dicen dos de las volanteras y pasan de largo. No van a gastar propaganda y tiempo tratando de convencer a los que no van a cambiar su voto, rojo, rojito. Otros sí se arriesgan a deslizar la papeleta por debajo de la puerta, porque quién sabe. La duda y la inconformidad han aumentado en los últimos años, sobre todo a partir de la muerte de Hugo Chávez. Las encuestas reflejan que hay un 20% del electorado que constituye una nueva categoría y que podría inclinar los resultados: los “chavistas no maduristas”.

Una calle de Caracas es la muestra diminuta de que Venezuela ya no se divide solo entre chavistas y antichavistas. Las preferencias políticas son tan fluidas como la gama de colores de las casas

Óscar Pacheco es uno de ellos. Se define como un obrero que siempre apoyó el “proceso revolucionario”. Lo era hasta hace unos meses, cuando pidió apoyo a la Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor del Gobierno para construir un baño adicional y una cocina. La Misión dijo que lo apoyaría, enviaron a una ingeniera, quien prometió entregarle materiales para la obra. Pero cada vez que Pacheco pregunta por los materiales le dicen que “no han bajado los recursos”.

Desde la casa de Pacheco se ve el Mercal, la red de distribución de alimentos subsidiados del Gobierno. “Las colas se hacen desde las seis de la tarde para comprar al día siguiente. ¿Tú crees que eso es justo?”, se queja Pacheco.

Ana de Fernández vive justo enfrente del Mercal. Se identifica como miembro fiel del tradicional partido de oposición Copei. En San Miguel había varios copeyanos, que usaban el color verde, y adecos (de Acción Democrática) de color blanco, que luego se volvieron rojos chavistas, dice Fernández. “La gente cambia como el tiempo”, comenta. Sus vecinas siguen siendo chavistas, pero cuenta que otros en el barrio ya no lo son, aunque tampoco van a votar por la oposición, cuyos partidos más fuertes son relativamente nuevos: el amarillo de Primero Justicia, el del excandidato presidencial Henrique Capriles y el naranja de Voluntad Popular, del líder preso Leopoldo López.

Cuando no hay Mercal, la gente compra en dos pequeñas tiendas. Una de ella es de Joel Fernández, opositor, de mentalidad empresarial, antisocialista. “La gente está molesta”, dice y cree que habrá un voto de castigo. Unos metros más abajo, en la otra acera, está la de Luis Fernández, revolucionario y convencido de que el Gobierno tendrá mayoría en la Asamblea pese a la crisis. “La gente estaba acostumbrada a que le dieran todo. Cuando lo recortas, eres criticado”, dice.

Criticar al chavismo era un problema por esas calles en años anteriores, dice Larco. “Hubo familias que se pelearon porque había gente muy radical en este sector”. Pero el tono de confrontación política ha bajado y hoy conviven las casas con murales de Chávez y las que ondean desde la ventana la bandera amarilla.

Más información