Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rusia vincula a Erdogan y su familia con el comercio del petróleo del ISIS

Moscú relaciona a un hijo y un yerno del presidente turco con el contrabando de crudo

Militares rusos presentan las pruebas contra Erdogan AP REUTERS-LIVE!

Rusia elevó aún más el tono contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan tras el derribo de un caza ruso en territorio turco al culparlo a él y a su familia de ser miembros de un “equipo único”, formado por “bandidos y la élite turca” y dedicado al robo de petróleo sirio en beneficio del Estado Islámico (ISIS). El martes, de forma precipitada, el ministerio de Defensa ruso convocó a periodistas y agregados militares acreditados en Moscú a una cita cuyo fin fue presentar “pruebas irrefutables” de la supuesta complicidad del jefe del Estado turco con las exportaciones de crudo que aseguran la subsistencia del grupo yihadista.

Recurriendo a mapas y fotografías aéreas de Siria y de las zonas fronterizas con Turquía e Irak, tres altos cargos del ministerio alegaron que el petróleo controlado por el ISIS está siendo comercializado por camiones cisternas u “oleoductos vivos” a través de tres rutas distintas por Siria y Turquía. La primera ruta, la occidental, lleva desde los alrededores de la ciudad de Raqa, a través de Alepo y Azaz, a puertos turcos del Mediterráneo como Dörtyol y Alejandreta (Iskenderun); la segunda, o septentrional, va desde los alrededores de Deir ez Zor a la refinería de Batman en Turquía; la tercera, desde el noreste de Siria y parte de Irak a la población turca de Cizre.

ampliar foto
Altos mandos militares rusos muestran un mapa de las rutas del tráfico de petróleo controlado por el ISIS en Siria e Irak. AFP

“Turquía es el principal consumidor de este petróleo robado a sus dueños, Siria e Irak”, dijo el viceministro de Defensa, Anatoli Antónov, según el cual, “por los datos obtenidos, en este negocio delictivo están involucrados los altos dirigentes del Estado, el presidente Erdogan y su familia”.

La cita en el ministerio de Defensa no preveía preguntas por parte de los invitados. Los altos cargos de la institución aseguraron que sus acusaciones eran solo parte del material del que disponen para incriminar “monstruosos delitos” a la “élite turca”, a saber “la financiación directa del terrorismo internacional”.

Antónov trató al jefe del Estado turco de mentiroso. “Sabemos el precio de las palabras de Erdogan”, dijo, refiriéndose a los periodistas turcos encarcelados por sus reportajes sobre suministros de armas y municiones. “Los dirigentes turcos, incluido Erdogan, no reconocerán nada, incluso si sus rostros están untados con petróleo robado”, afirmó el viceministro, según el cual “el cinismo de los dirigentes turcos no tiene límite”. Según Antónov, Turquía entró en un país extranjero y lo “saquea sin remordimiento”, pero el fin de Rusia, dijo, no es el “cese” de Erdogan sino “acciones conjuntas para cortar las fuentes de financiación del terrorismo”. El control de este “negocio de ladrones” solo se puede confiar a las “personas más cercanas”, dijo Antónov, que involucró al hijo del presidente Bilal Erdogan y el yerno del presidente (Berat Albayrak), nombrado ministro de Energía. “¡Qué brillante negocio familiar!”, sentenció.

Los ingresos del ISIS por la venta ilegal de petróleo se han reducido a la mitad gracias a los ataques aéreos rusos, y han pasado de 3.000 millones de dólares (2.800 millones de euros) a 1.500 millones de dólares, según el jefe de la dirección operativa central del Estado Mayor, general Serguéi Rudskói. Por su parte, el general Mijail Mizíntsev, jefe del centro nacional de dirección de defensa, dijo que en la última semana hasta dos mil insurgentes y 120 toneladas de explosivos y 250 piezas de equipo se han incorporado desde Turquía a las filas del ISIS y el Frente Al Nusra.

Fuentes especializadas en petróleo contactadas por esta corresponsal calificaron de “impresionantes” las acusaciones rusas en lo que se refiere a la ruta occidental y del norte pero mostraron escepticismo respecto a la ruta del este. Según estas fuentes, Rusia podría estar atribuyendo al ISIS la venta de crudo controlada por otros grupos, incluidos los kurdos iraquíes. “Hay que tener en cuenta que existen varias decenas de grupos de insurgentes, y no todas las exportaciones de petróleo ilegales por territorio de Siria van en beneficio de los yihadistas”, señalaron. Hasta ahora, Rusia y los países de la coalición antiterrorista occidental no han logrado concertar una lista común de “terroristas” y “no terroristas”. En el ministerio de Defensa de Rusia se habló de camiones cisternas, de refinerías y de instalaciones bombardeadas, pero no se mencionaron eventuales víctimas civiles de los bombardeos rusos. “¿Acaso el único muerto es el piloto del bombardero ruso Su 24?, ¿Acaso en los bombardeos sobre estas instalaciones petroleras y refinerías no se han alcanzado poblaciones y grupos que no son necesariamente el ISIS?”, inquiría el analista.

Por otra parte, las acusaciones de mentiroso formuladas a Erdogan en boca de altos funcionarios rusos son un asunto delicado, que puede volverse como un bumerán contra el presidente ruso, Vladímir Putin, quien ha llegado a jactarse de sus propias mentiras, en concreto, en su relato con motivo del primer aniversario de la anexión de Crimea.

Airada reacción turca

La respuesta de Erdogan no ha tardado en llegar. “Nadie tiene derecho a calumniar a Turquía diciendo que compra petróleo del ISIS. Turquía no ha perdido sus valores morales como para llegar al punto de comprar petróleo a una organización terrorista”, afirmó el presidente turco, exigiendo la “dimisión” de su homólogo ruso si no es capaz de probar sus acusaciones y lamentando que la relación entre ambos se haya deteriorado tanto: “Las declaraciones de Putin sobre mí solían ser acerca de mi valentía y audacia. También tuvo muchas palabras sobre mi honestidad como hombre de Estado”.

Una fuente del Gobierno turco consultada por EL PAÍS también criticó la postura acusatoria adoptada por el Kremlin: “Nosotros estamos actuando de forma responsable desde que el caza ruso fue derribado, Rusia debería hacer lo mismo”. Además acusó a Rusia de estar “ayudando” al ISIS al “debilitar a la oposición moderada” por medio de los bombardeos y al “apoyar a un régimen que mantiene lazos comerciales” con el grupo yihadista, añadió la fuente en referencia al informe del Tesoro de EE UU que señala a algunos ciudadanos sirios que estarían comprando crudo de los pozos explotados por el Estado Islámico. Las acusaciones sobre los presuntos negocios de Bilal Erdogan han sido vehementemente negadas por Ankara. “Son obviamente falsas y sólo pueden dañar la credibilidad de Rusia”, afirmó la fuente gubernamental.

Bilal Erdogan, al que el ministerio de Defensa ruso ha situado como uno de los beneficiarios del contrabando de petróleo del ISIS, se convirtió en armador en 2013 mediante la compañía BMZ Group, también participada por un hermano y otro pariente del presidente turco. En 2015, los cinco buques petroleros que posee la compañía fueron transferidos a la empresa Oil Transportation & Shipping, con sede fiscal en Malta y creada junto al grupo Palmali, perteneciente al empresario azerí Mubariz Mansimov. Curiosamente, toda la flota de Bilal Erdogan ha recibido sus certificados de navegación y seguridad del Registro Marítimo de Rusia, que realizó sus últimos exámenes de estos buques hace escasas semanas.

Según Recep Canpolat, director de la web Deniz Haber y uno de los periodistas que más ha investigado los negocios de Bilal Erdogan, “ninguno de estos barcos ha recalado en los últimos seis meses en el puerto de Ceyhan (sur de Turquía)”, desde donde –según las denuncias- se exporta el petróleo del ISIS. Efectivamente, en ninguno de los registros marítimos consultados por este diario hay constancia del paso de estos petroleros por el puerto de Ceyhan.

Por su parte, Berat Albayrak, flamante ministro de Energía y yerno de Erdogan, ha denunciado como “manipulación” y “absolutas mentiras” las informaciones que lo vinculan al comercio de petróleo del ISIS. Las investigaciones de algunos periodistas turcos señalan a la compañía de la que Albayrak era director ejecutivo hasta ahora, Çalik Holding –muy bien relacionada con el Gobierno turco-, como una de las principales beneficiarias del comercio de crudo del Kurdistán iraquí que, sin el permiso de Bagdad, fluye a través de Turquía hacia el puerto de Ceyhan. De acuerdo a algunas denuncias, es a través de esta misma ruta por donde el petróleo del ISIS llega al extranjero.

Más información