Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido bombardea al ISIS en Siria tras aprobarlo el Parlamento

Horas después de la sesión en la Cámara, cazas británicos atacan objetivos yihadistas

Un caza británico despega de la base británica de Akrotiri, en Chipre. / m. c. (Getty Images

La aviación británica ha iniciado esta madrugada del jueves sus bombardeos contra posiciones del Estado Islámico en Siria, según ha confirmado el ministro de Defensa Michael Fallon. Cuatro aviones Tornado despegaron de la base aérea de Akrotiri, en Chipre, para llevar a cabo la primera operación de una campaña que, como ha reconocido Fallon esta mañana en la BBC, no va a ser corta.

Los ataques han comenzado apenas unas horas después de que el Parlamento británico aprobara, con un 60% de los votos, extender a Siria los bombardeos que la RAF ya lleva a cabo desde el año pasado contra las posiciones del Estado Islámico en Irak. Tal y como había pedido el primer ministro, David Cameron, al que apoyaron 66 diputados de la oposición laborista, los Tornado británicos ya arrojan bombas a uno y otro lado de una frontera, la que separa Irak de Siria, que el propio Estado Islámico no reconoce.

Tras más de 10 horas de debate, la moción de Cameron salió adelante con 397 votos a favor (60%) y 223 en contra. La sesión reflejó la fractura en la sociedad británica sobre cómo combatir el terror global que impone el Estado Islámico. La Cámara de los Comunes decidió que, como había dicho Cameron, “no es hora de sentarse y esperar”. Centenares de ciudadanos antibelicistas se manifestaron durante todo el día en las afueras del Parlamento.

Las bombas de precisión Paveway arrojadas esta madrugada por los Tornados alcanzaron seis objetivos de los yacimientos petrolíferos de Omar, al este de Siria, controlados por el ISIS, según informa la BBC. La operación, ha asegurado Fallon en la radio pública, ha concluido con éxito. El propósito de la misión era, según el ministro, asestar “un verdadero golpe a los ingresos del petróleo de los que depende el ISIS”.

El titular de Defensa insistió en la BBC en que Reino Unido no es partidario de que se desplieguen sobre el terreno tropas occidentales. Pero ha asegurado que se puede conseguir mucho “desde el aire”, incluida la destrucción de las infraestructuras petrolíferas que constituyen las fuentes de financiación de los yihadistas. El ISIS obtiene millones de dólares cada semana por la venta en el mercado negro de ese petróleo a compradores de dentro y fuera del país.

El presidente francés, François Hollande, se sumó ayer al estadounidense Barack Obama al saludar la incorporación de Reino Unido a los ataques aéreos a los yihadistas en Siria.

Reino Unido utiliza desde 2014 la base chipriota como centro de operaciones para sus ataques contra el ISIS en Irak, y mantiene allí a unos 860 militares y diversos cazas, entre ellos ocho Tornado GR4 y una aeronave Voyager de repostaje, así como drones Predator armados con misiles Hellfire.

El Gobierno británico ha avanzado que se prevé incrementar el número de cazas en la base y completar la flota de ataque con aeronaves Typhoon Eurofighter. Se espera que la RAF establezca la mayoría de sus objetivos en la zona de Raqa, principal bastión del ISIS, y en la región este de Siria cercana a la frontera con Irak.

Reino Unido bombardea desde septiembre de 2014 al ISIS en Irak, pero se había limitado hasta ahora a colaborar con operaciones de inteligencia y logística en Siria, después de que el Parlamento rechazara en 2013 bombardear en Siria. En aquella ocasión el objetivo no era el ISIS sino el régimen de El Asad. A principios de septiembre de este año el Gobierno reconoció que había matado a dos ciudadanos británicos en un ataque con drones en suelo sirio, apelando entonces al derecho a la legítima defensa.

Más información