Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los satélites no captaron ningún incendio en la matanza de Iguala

El grupo de expertos de la CIDH presenta los avances de su segundo mandato en la investigación de la desaparición de los 43

Alejandro Valencia, Carlos Beristain y Ángela Buitrago, del GIEI. REUTERS

El fuego ha quedado nuevamente en el centro de la polémica en el caso Iguala. Esta mañana el Grupo de Expertos Independientes (GIEI), que investiga la desaparición de los 43 jóvenes de la escuela normal rural de Ayotzinapa, señaló que fotografías de satélite del día de la matanza no registraron ningún incendio en el municipio de Cocula donde, según la versión oficial, fueron incinerados los cuerpos de los estudiantes. “El monitoreo muestra un solo punto de incendio en el Estado de Guerrero el 27 de septiembre de 2014, mismo que no corresponde a las coordenadas de Cocula”, concluye el grupo en sus primeros avances de su segundo mandato, presentados en la Ciudad de México.

Hubo incendio, pero no en Cocula, dice la nueva información obtenida por el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). La Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) también solicitó, a petición de los peritos independientes, los partes meteorológicos de la zona. Estos afirman que en Iguala llovió 21,8 mm entre el 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014. No hay registros de lluvia en Cocula, aunque las imágenes de las nubes de ese día “muestran un perfil similar” al de Iguala. El GIEI considera este par de datos un “material fundamental” que ahonda su teoría de que los cuerpos de los jóvenes no fueron incinerados allí. A principios de noviembre, el GIEI informó de que sus esfuerzos se centrarían en buscar los restos en hornos crematorios de la zona y en las fosas que continúan surgiendo en Guerrero.

La investigación tendrá un nuevo peritaje sobre uno de los puntos más polémicos del caso. ¿Hubo un incendio aquella noche trágica? El Gobierno lo ha asegurado tras realizar una exhaustiva pesquisa. José Torero, sin embargo, un experto en fuegos con experiencia internacional, puso en duda esa teoría al concluir que no existe evidencia de que un incendio de esa magnitud se haya registrado. La PGR solicitó hacer un nuevo estudio en esta materia. El GIEI, sin embargo, dijo que no era necesario. Ambas partes han concluido, no obstante, que será solicitado un nuevo dictamen. “La PGR trabaja con el GIEI en dicho proceso de selección [de peritos], definición de la metodología y de los tiempos de trabajo”, señala el informe.

El grupo de expertos se encuentra trabajando en un conjunto de propuestas proporcionadas a la PGR sobre nuevos escenarios de búsqueda de los 43 y en una selección de líneas de investigación para “desahogar de manera rápida”. Los peritos internacionales han expresado su “satisfacción” por la disposición y el diálogo permanente que ha tenido la Oficina de Investigación del Caso Iguala. Este nuevo equipo fue creado por la Fiscalía poco más de una semana. Está encabezado por José Aarón Pérez y compuesto por abogados, médicos, psicólogos y peritos.

La entrevista a los militares

Otro de los puntos polémicos es la entrevista a los integrantes del 27 batallón de infantería, ubicado en Iguala. Este grupo de soldados ha sido duramente criticado por haber presenciado el brutal actuar de la policía local contra los normalistas sin haber intervenido. Los expertos insisten en que sus testimonios pueden ser valiosos para la investigación. “Durante nueve meses, a pesar de contar con declaraciones de numerosos militares tomadas en diciembre de 2014… la PGR no hizo ninguna investigación con tal información”, dice el documento leído esta mañana por Ángela Buitrago, Alejandro Valencia y Carlos Beristain.

Los expertos afirmaron que en agosto y septiembre pasados 11 de 27 soldados ampliaron sus declaraciones sin que esto se informara al GIEI. El grupo pudo analizar las entrevistas, pero no pudo saber qué preguntó el ministerio público. “Sus declaraciones dejan muchos aspectos clave pendientes de profundizar pues no se responden ni se evalúan”. Los expertos consideran que se necesita volver a entrevistar a todos los militares que fueron testigos claves de diferentes hechos. Los peritos ya cuentan con un cuestionario escrito, pero insisten en estar presentes cuando lo respondan los soldados. De lo contrario, “no podrá evaluar la calidad de la información aportada… ni profundizar conforme a los estándares de internacionales en la investigación de hechos tan graves”. El Estado mexicano, sin embargo, no se ha mostrado dispuesto a ceder en esta petición.