Selecciona Edición
Iniciar sesión
RELACIONES CUBA-EE UU

Los Ángeles hace una fiesta de su primer vuelo directo a La Habana

American Airlines inauguró este sábado el primer vuelo a Cuba desde la costa oeste desde el restablecimiento de relaciones

Ampliar foto
Florial Alonso muestra su tarjeta de embarque para el primer vuelo directo desde Los Ángeles a La Habana, el sábado.

Sombreros, recuerdos y maletas cargadas de ropa hacían cola en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, California, para abordar este sábado a mediodía el primer vuelo directo a La Habana desde el restablecimiento de relaciones entre ambos países. Operado por American Airlines, es el primer vuelo a Cuba desde la costa oeste de Estados Unidos. Los Ángeles lo convirtió en una fiesta. Cubanos de varias generaciones, emigrados y nacidos en Estados Unidos, compartían recuerdos mientras sonaban habaneras y las autoridades hacían sus discursos en la puerta 41 de la terminal 4 del aeropuerto internacional.

Allí estaba Marta Berry, de 84 años, que se casó con un norteamericano en 1956, dejó su casa en el barrio de Luyanó en La Habana y se vino a vivir a California. Cuando se quiso dar cuenta no podía volver a Cuba ni de visita. Este sábado volvía a la isla por primera vez desde entonces. “Quiero ver a mi hermana y a una sobrina a la que nunca he conocido”. Es la única familia que le queda allí.

ampliar foto
"Ya has esperado suficiente...", decía el cartel en la cola de facturación del vuelo Los Ángeles-La Habana.

Berry va a estar en Cuba dos semanas y quiere ver, después de más de medio siglo, la Universidad de La Habana, donde se graduó en Física y Química, una profesión que le ha permitido tener en Los Ángeles una carrera como investigadora contra el cáncer y profesora. “Esto se lo debemos al presidente (Barack Obama)”, decía, mientras rechazaba que la sentaran en una silla de ruedas para pasar la cola de embarque. “Puedes pensar lo que quieras, pero ha sido él el que ha abierto la frontera”.

El Trío Tradicional cubano, un grupo de Los Ángeles, tocaba Guantanamera para la terminal. Empleadas de American Airlines servían croquetas de jamón y pastel de guayaba en la sala de espera de la puerta de embarque. Jorge García, de 73 años, Raúl González, de 84, y Armando Rodríguez, de 90, se preparaban para embarcar. El que menos, llevaba 40 años en Los Ángeles. García, que salió de Cuba gracias a tener familia en Estados Unidos en 1961, se vino porque no soportaba el clima de Miami. “Aquí hay de todo y en Cuba no hay nada”, era el resumen que hacía Armando Rodríguez para explicar las razones por las que se fue de la isla en 1969 aprovechando que tenía una sobrina en Estados Unidos.

El primer vuelo a Cuba desde la costa oeste es una puerta abierta no solo para el sur de California. Florial Alonso, de 77 años, venía este sábado desde Las Vegas para tomar el vuelo. Salió de Cuba hace 25 años tras pasar tres como preso político. La experiencia como electricista de radios en el Ejército de Batista le llevó a un trabajo reparando motores en la ciudad de Nevada. Allí gana 3.200 dólares al mes con los que ayuda a la familia que dejó atrás. En Cuba tiene dos hijos (una maestra y otro funcionario de turismo) y tres nietos. Uno de ellos acaba de nacer. “Llevo dos maletas llenas de ropa para el nieto, para cuando tenga tres meses, seis meses, nueve meses y un año. Me han hecho pagar 100 dólares por el sobrepeso”.

Marta Berry volvía este sábado a Cuba por primera vez en 60 años.

No había espacio para la política en la celebración de este sábado. Ni siquiera Alonso, que sufrió persecución. “Yo no me meto en política. Mi gobierno es trabajar, ganar dinero y vivir lo mejor que pueda”. Si las relaciones terminan de normalizarse, Alonso quiere retirarse en Cuba, donde tiene tres casas, y vivir allí el resto de su vejez.

El vuelo de American Airlines directo Los Ángeles-La Habana cubre los 3.600 kilómetros de distancia en cuatro horas y media para unos pasajeros que antes tenían que hacer escala en Miami o en un tercer país. El público de este sábado daba una idea de que la demanda es sobre todo de personas muy mayores, por ahora. Como Mirta Cruz, de 79 años, que lleva tres décadas sin pisar La Habana porque no había un vuelo que saliera desde California. Este sábado volvía por fin a su ciudad a ver a su hermana Ángela. Solo de visita, no a quedarse. "Yo quiero mucho a Estados Unidos porque ha sido muy bueno conmigo".

El vuelo sale los sábados a las 12.30. “Muchos no saben que esta es una ciudad muy cubana”, dijo el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, en la celebración en la terminal. “Esto nos va a permitir reforzar esa relación entre Cuba y Estados Unidos que tanto necesitamos”. Cuba se convierte en el país número 76 con conexión aérea directa con“la ciudad más diversa de la historia de la humanidad”, según el alcalde.

Fe de errores

En una versión anterior de este artículo había un error en la distancia entre Los Ángeles y La Habana: son 3.600 kilómetros.