Republicanos y demócratas se alían para acabar con el embargo a Cuba

Congresistas crean un grupo que buscará una relación más “pragmática” con la isla

El Capitolio, en Washington Bloomberg

Legisladores republicanos y demócratas inaugurarán este jueves un grupo bipartidista dedicado a promover el desmantelamiento del embargo cubano en el Congreso estadounidense, el órgano que tiene la llave para acabar con el principal obstáculo en la normalización de relaciones con la isla. La iniciativa verá la luz en el día en que se cumple un año del inesperado anuncio de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sobre su intención de restablecer relaciones diplomáticas tras medio siglo de hostilidades.

“El Grupo Bipartidista de Trabajo sobre Cuba buscará avanzar las propuestas de políticas que van en nuestro interés nacional, en una era en la que la relación entre Estados Unidos y Cuba se está reconfigurando rápidamente”, dicen los diez congresistas firmantes en la carta dirigida este miércoles al presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, y a la líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi.

La misiva elude el término embargo. Pero deja claro que acabar con ese compendio de sanciones comerciales y financieras es el objetivo declarado de un grupo que organizará reuniones con expertos sobre Cuba en el Congreso e impulsará el debate sobre el tema en el Capitolio en Washington.

“Las actuales políticas que limitan las exportaciones estadounidenses dañan la competitividad de Estados Unidos en el mercado cubano, mientras que las restricciones de viajes deniegan a nuestros ciudadanos su derecho a viajar libremente”, destacan los legisladores firmantes.

Entre ellos está el congresista conservador republicano por Minnesota Tom Emmer, coautor de una propuesta de ley, Cuba Trade Act of 2015, que propone levantar el embargo. Y es que según analistas, algunos de los legisladores más conservadores, debido justamente a su aversión a lo que perciben como una injerencia gubernamental en libertades o derechos de los ciudadanos —como prohibirle a un estadounidense viajar a Cuba— se han convertido en los mejores aliados del Gobierno de Barack Obama para acabar con el embargo.

“La inmensa mayoría de los estadounidenses apoya un cambio en nuestra política hacia Cuba”, afirmó Emmer en un comunicado. Los cambios legislativos impulsados por el grupo bipartidista “mejorarán los derechos humanos, crearán oportunidades para las exportaciones estadounidenses y mejorarán nuestra seguridad nacional y nuestra política exterior”, agregó, contradiciendo así los argumentos que desde su propio Partido Republicano han esgrimido los más acérrimos opositores al cambio de política hacia Cuba, como el candidato presidencial Marco Rubio.

Además de Emmer, forman parte de este nuevo grupo bipartidista los congresistas también republicanos Kevin Cramer de Dakota del Norte y autor de otra propuesta de ley para abrir Cuba a empresas de telecomunicaciones e Internet estadounidenses, Rick Crawford de Arkansas, Ted Poe de Texas y Reid Ribble de Wisconsin. Compartirán grupo y esfuerzos con los congresistas demócratas Kathy Castor (Florida), Rosa Delauro (Connecticut), Sam Farr, Jim McGovern (Massachusetts) y Sam Farr y Barbara Lee de California.

“Una nueva política no solo proporcionará un impulso económico aquí (en EEUU), también ayudará a promover el desarrollo económico y los derechos humanos de los cubanos”, sostienen los legisladores, que estiman que el embargo a Cuba le ha provocado a los agricultores y empresas estadounidenses pérdidas por 2.000 millones de dólares al año en exportaciones.