Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Olmert, primer ex jefe de Gobierno de Israel encarcelado por corrupción

El Supremo rebaja la condena de seis años a 18 meses por sobornos urbanísticos

 REUTERS LIVE

El Tribunal Supremo de Israel confirmó este lunes la condena por corrupción al ex primer ministro Ehud Olmert (2006-2008), que se convertirá en el primer antiguo jefe de Gobierno encarcelado en la historia del Estado judío. Olmert tuvo que dimitir a finales de 2008 al estallar una serie de escándalos por los que ha sido juzgado. El Alto Tribunal ha rebajado, sin embargo, la pena de seis años a prisión que le fue impuesta en primera instancia en Tel Aviv en 2014 a solo 18 meses de internamiento, que deberá empezar a cumplir a mediados de febrero.

El proceso contra Olmert tiene su origen en su etapa como alcalde de Jerusalén (1992-2003) durante la que fue acusado de haber aceptado sobornos para recalificar el proyecto urbanístico Holyland, un conjunto de torres de pisos de lujo construidos sobre un promontorio en la zona suroccidental de la Ciudad Santa. Los promotores pagaron decenas de millones de euros a políticos y funcionarios para lograr los permisos de construcción en 1999.

Pelotazo en la Ciudad Santa

En el horizonte de la avenidas que comunican el centro de Jerusalén con los centros comerciales y deportivos del suroeste de la ciudad emerge una inconfundible mole de macizas torres de pisos de lujo, la llamada urbanización Holyland. El complejo de edificios recubiertos con las característica piedra de Jerusalén en lo alto de Jerusalén, se ha convertido en el símbolo de la cultura del pelotazo que impera en la Ciudad Santa y otras grandes urbes del país.

La muerte de uno de los testigos clave en la causa antes de la revisión de la primera sentencia en apelación ante el Supremo ha sido la principal razón para la reducción de la pena, ya que los abogados de Olmert alegaron que era la única prueba que podría confirmar que había recibido 500.000 chequels (unos 120.000 euros, al cambio actual) de los promotores de Holyland. El Alto Tribunal solo ha dado por confirmado que el entonces alcalde de Jerusalén recibió 60.000 chequels por otro soborno relacionado con la financiación de una de sus campañas electorales, lo que ha rebajado la cuantía del delito.

"Nunca se me ofreció ni acepté un soborno por nada ni de nadie. Pero espeto la sentencia", afirmó el ex jefe de Gobierno tras la lectura del fallo. ”Es un momento duro, pero estoy satisfecho de que en el principal delito por el asunto Holyland, el tribunal haya establecido que soy inocente”. Al ex primer ministro le aguarda la misma cárcel en la que cumple condena el expresidente Moshe Katzav, sentenciado en 2010 a siete años de prisión por violación.

Olmert, un abogado conocido en el mundo de los negocios, se hizo célebre en Israel por su campaña contra el crimen organizado como diputado del partido Likud (derecha), luego dio el salto a la alcaldía de Jerusalén, donde dejo su impronta durante un decenio. Posteriormente abandonó el Likud –que pasó a ser controlado por su actual líder, Benjamín Netanyahu– y se incorporó al partido centrista Kadima, fundado por Ariel Sharon y hoy disuelto.

Durante su mandato como primer ministro tuvo que lidiar con la llamada segunda guerra de Líbano, en el verano de 2006, y, ya tras su renuncia, el Ejército israelí emprendió la primera guerra de Gaza, conocida como Operación Plomo Fundido, entre los meses de diciembre de 2008 y enero de 2009. Los escándalos de corrupción que le apartaron del poder estallaron en un momento en el que Olmert había avanzado en las negociaciones con los dirigentes palestinos para el establecimiento de la solución de los dos Estados, en las que su Gobierno llegó a ofrecer la retirada de Israel de la mayor parte del territorio ocupado en Cisjordania.

Más información