Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

EE UU anuncia la muerte de varios yihadistas ligados al ataque del 13-N

Hasta diez miembros del Estado Islámico han muerto en bombardeos en Irak y Siria

Fuerzas iraquíes muestran victoriosas una bandera del ISIS tras recuperar Ramadi. AHMAD AL-RUBAYE (AFP) | reuters-live!

Estados Unidos anunció este martes la muerte de una decena de destacados miembros del Estado Islámico (ISIS en sus siglas inglesas) en ataques aéreos realizados por la coalición internacional en Siria e Irak. Entre los yihadistas fallecidos están Charaffe al Mouadan y Abdul Qader Hakim, vinculados a la matanza de París del 13 de noviembre. La muerte de importantes miembros del ISIS y la reconquista de Ramadi en Irak dan un respiro a Washington tras el atentado en San Bernardino, el peor ataque terrorista en su territorio desde el 11-S.

En las últimas cuatro semanas, la coalición internacional liderada por Estados Unidos ha realizado más de 150 ataques aéreos en Irak y Siria contra posiciones del ISIS. "Durante el pasado mes hemos matado a 10 líderes del ISIS, incluidos varios miembros externos que planificaban ataques. Algunos de ellos están vinculados a los atentados de París", anunció el martes el coronel Steve Warren, portavoz norteamericano de la coalición.

Otros terroristas abatidos "tenían planes para realizar ataques en Occidente", agregó el alto responsable militar desde Bagdad. Los extremistas relacionados con la masacre de la capital francesa, que dejó 129 muertos y más de 350 heridos, son Charaffe al Mouadan y Abdul Qader Hakim.

Según Warren, Al Mouadan, abatido el 24 de diciembre en algún punto de Siria, era un extremista del ISIS asentado en Siria, que tenía un "vínculo directo" con el cerebro de la matanza de París, el belga Abdelhamid Abaaoud, abatido en el asalto policial en Saint-Denis.

Bajo vigilancia policial

Al Mouadan, de 27 años, se hacía llamar Abu Souleymane y era también amigo de infancia de uno de los terroristas del Bataclan, Samy Amimour, informa Ana Teruel. Los dos habían crecido en Drancy, en la periferia norte de París, y habían sido detenidos e imputados, junto a un tercer amigo, en octubre de 2012 cuando se disponían a viajar a Somalia y de ahí a combatir a Yemen o a Afganistán.

Al Mouadan, que quedó libre bajo control judicial, viajó finalmente a Siria a finales del verano de 2013.

Las fuerzas de la coalición también abatieron dos días después a Abdul Qader Hakim en la ciudad iraquí de Mosul. El "veterano combatiente", como lo definió Warren, era un especialista en falsificaciones y también estaba vinculado a los atentados de París. Formaba parte del grupo de operaciones externas del ISIS que facilita los atentados contra objetivos occidentales. "Su muerte elimina un facilitador importante con muchos contactos en Europa", aseveró el coronel.

La noticia de la muerte de los altos yihadistas se conoce después de que una encuesta de la cadena CNN revelara el lunes que más del 60 % de los estadounidenses reprueba la estrategia del presidente Barack Obama contra ISIS y el terrorismo.

“Estamos atacando la cabeza de esta serpiente al rastrear y matar a los líderes del Estado Islámico”, defendió Warren, que aseguró que la coalición “seguirá cazando a los líderes del ISIS que buscan reclutar, planificar e inspirar ataques contra Estados Unidos y sus aliados”.

El ISIS pierde a sus mandos

Además de Al Mouadan y Hakim, los ataques aéreos de las últimas semanas causaron la muerte de altos dirigentes del ISIS en Siria e Irak y de facilitadores externos que, según Warren, eran clave tanto para las operaciones del ISIS como para reforzar la moral de los extremistas.

"Cualquier organización que ve cómo caen sus mandos medios y altos de esta forma pierde parte de su sinergia. Resulta difícil dirigir y controlar una organización sin el personal de comando y control", argumentó Warren.

La noticia de la muerte de los extremistas se conoce unas horas después de que se confirmara la victoria del Ejército iraquí en la ciudad de Ramadi, que había sido tomada por ISIS en mayo, propinando un duro golpe estratégico al Gobierno en Bagdad. Según Warren, "parte" de ese éxito se debe también a que el ISIS "está perdiendo a sus líderes", señaló.

 

Pocos objetivos abatidos para tantos ataques

El número de ataques aéreos contra posiciones del ISIS supera ya los 9.000. La mayor parte —unos 7.000— fueron realizados por EE UU, el resto por la coalición internacional. La web independiente The Long War Journal, que hace un recuento de los líderes de ISIS abatidos en estas operaciones, afirma que los bombardeos no han logrado el objetivo declarado de “diezmar” a la cúpula de ISIS. La web calcula que hasta comienzos de diciembre el número de extremistas de medio o alto rango abatidos no superaba los 13. A ellos se unen otros 10 ahora.

Más información