Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las cinco noticias que han marcado 2015 en Estados Unidos

Donald Trump, la Reserva Federal, las conversaciones con Cuba e Irán o el debate sobre racismo han protagonizado el año que acaba

Washington / Nueva York / Los Ángeles

Dos grandes acuerdos en política exterior, un ataque terrorista, un giro en la política monetaria, el arranque de la campaña electoral y un profundo debate social han marcado 2015 en Estados Unidos.

El califato en la casa de al lado

Homenaje a las víctimas de San Bernardino. Getty Images

Pasadas las nueve de la mañana del pasado 2 de diciembre, Syed Farook y Tashfeen Malik, un matrimonio de clase media de Redlands, San Bernardino, al este de Los Ángeles, dejaron a su hija de seis meses con la madre de él y dijeron que tenían una cita con el médico. A las 11 de la mañana, entraron armados con rifles de asalto en un local donde se celebraba la fiesta de Navidad del trabajo de Farook. Mataron a 14 personas e hirieron a 21. La peor matanza en Estados Unidos desde la escuela primaria de Sandy Hook, en 2012.

Las consecuencias del atentado de San Bernardino, que sumaba su efecto al de París, han afectado no solo a las familias de las víctimas, sino a millones de norteamericanos. Primero, la comunidad musulmana, que ha visto un aumento de la agresividad hacia sus miembros. Segundo, al sistema migratorio. La sospecha de que Malik ya era una terrorista decidida a matar norteamericanos cuando entró en el país con un visado rutinario hizo que el principal candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, propusiera sin tapujos vetar la entrada en EE UU a todos los musulmanes hasta que se aclare cómo pudo ocurrir. La propuesta ha secuestrado la campaña y ha puesto en el punto de mira al Departamento de Interior y amenaza con hacer más difícil el proceso para visados que EE UU concede anualmente de manera rutinaria por cientos de miles, como los familiares o estudiantes.

Por último, ha afectado a la seguridad ciudadana. Las administraciones de las grandes ciudades viven en un estado de tensión antiterrorista como no se veía desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la paranoia de los ataques con ántrax. El pasado 15 de diciembre, Los Ángeles decidió cerrar todas sus escuelas públicas (casi un millar de centros que dan servicio a 650.000 estudiantes) por un email amenazante que, para la policía de Nueva York, era una broma a simple vista.

El ataque de San Bernardino proyectará su sombra sobre muchos debates y decisiones en Estados Unidos en los meses venideros. El país ha tomado conciencia, de manera brutal, de que una conexión a Internet, un carné de conducir para comprar las armas y un objetivo anodino son suficientes para llevar el terror de ISIS a sus calles. Y el yihadista puede ser el padre de familia del chalé de al lado. Por PABLO XIMÉNEZ DE SANDOVAL

Recomendamos:

“Para un musulmán no hay dónde radicalizarse en San Bernardino”

Kerry asiste al izado de la bandera de Estados Unidos. AP

Negociando con enemigos históricos

El presidente Barack Obama ha manifestado su deseo de visitar Cuba en algún momento en 2016. Supondría el broche de oro a un acercamiento a un enemigo más histórico que real, La Habana, con el que Washington consolidó durante este 2015 que ahora acaba el inicio de la normalización de relaciones anunciado hace un año. En estos 12 meses no se han derribado todas las barreras. Quedan, de hecho, las más difíciles, como el embargo, la cuestión de los derechos humanos o negociar las compensaciones. Tampoco se ha recuperado del todo una confianza perdida en más de medio siglo de antagonismo. Pero se han dado pasos considerados por muchos como irrevocables y que han culminado en dos históricas reuniones entre Obama y Raúl Castro, así como en la reapertura de embajadas que hizo que la bandera estadounidense vuelva a ondear el La Habana y la cubana lo haga también ya en el corazón de Washington.

Obama no fue este año tan lejos en el restablecimiento de relaciones con otro de sus enemigos históricos, Irán. Pero el acuerdo para contener el programa nuclear iraní firmado en julio junto a otras cinco potencias extranjeras también marcó un hito en la agenda política de un presidente muy cuestionado tanto internamente como por su gran aliado, Israel, por su disposición a hablar, bajo condiciones, con el antagonista persa. En el caso iraní, el propio Obama ha descartado una foto histórica suya en Teherán. Pese a ello, y aunque siguen habiendo muchas reticencias y desconfianzas, el pacto avanza y el presidente demócrata puede decir que en este 2015 ganó su apuesta internacional más arriesgada desde que ocupa la Casa Blanca. Por SILVIA AYUSO.

Recomendamos:

Estados Unidos y Cuba, un deshielo incompleto

Estados Unidos vuelve a Cuba

Estados Unidos e Irán alcanzan un histórico pacto nuclear

Los retos que Irán tiene pendientes

ampliar foto
Donald Trump en Council Bluffs, Iowa. AP

Donald Trump revienta la campaña electoral de 2016

Pocos apostaron el pasado mes de junio por las posibilidades en la carrera hacia la presidencia de un multimillonario que en su acto de presentación pronunció insultos xenófobos contra los inmigrantes. Pero a seis semanas del comienzo de las primarias, Donald Trump sigue siendo el favorito entre los candidatos republicanos. Su éxito es el mayor interrogante de la contienda electoral.

En estos últimos meses ha insultado a las mujeres, a los judíos, a los musulmanes, a los medios de comunicación y al resto de candidatos de su partido, y aún así ha sobrevivido a todos y cada uno de los debates. A pesar de que sus afirmaciones harían descarrilar cualquier apuesta por ocupar un cargo público, el empresario sobrevive gracias a sus armas personales.

La fortuna multimillonaria de Trump hace que no necesite grandes inversiones de donantes. Estos días ha anunciado que está dispuesto a gastar más de dos millones a la semana en anuncios electorales. Tampoco está atado a Wall Street y sus seguidores lo aprecian, como el hecho de que siempre dice lo que piensa o que asuma el inusual riesgo de improvisar todos sus discursos.

El resultado es una fórmula a la que Estados Unidos miró primero con escepticismo y después con asombro, pero hoy es ya una gran incógnita que anuncia un comienzo de primarias con resultados impredecibles. Por CRISTINA F. PEREDA

Recomendamos:

Viaje al ‘planeta Trump’

ESPECIAL | Donald Trump

ampliar foto
Janet Yellen se dirige a los medios tras el anuncio. AP

Punto final a una era en política monetaria

Es la noticia económica del año en Estados Unidos y una de las principales en el mundo. La Reserva Federal aprobó en diciembre una subida de los tipos de interés por primera vez en casi una década y puso así fin a una etapa de estímulos monetarios sin precedentes, en medio de una Gran Recesión de la que aún quedan heridas.

El precio del dinero llevaba en casi cero desde 2008, lo que se traduce en una financiación muy barata y mucha liquidez en el mercado, que estaba calentando mucho el valor de algunos activos y generado el miedo a una nueva burbuja financiera. Los tipos solo subieron un cuarto de punto y siguen extraordinariamente bajos, en la horquilla entre 0,25% y el 0,50%, pero la Fed es el motor de política monetaria más importante del mundo y sus medida afectan a todo el mundo, muy especialmente América Latina.

Esto explica la presiones que la institución pilotada por Janet Yellen ha soportado en el último año para que aplazara la medida, a veces de forma totalmente explícita, como los mensajes enviados desde el Fondo Monetario Internacional. Pero el pleno empleo y los últimos datos de crecimiento económico en Estados Unidos animaron a la Fed a pulsar el botón, si bien la baja inflación sigue generando inquietud. Por AMANDA MARS.

Recomendamos:

La Reserva Federal pone fin a una era y sube los tipos de interés un 0,25%

ampliar foto
Protestas en Chicago por las últimas muertes por disparos de la policía. AFP

Estados Unidos intensifica el debate sobre racismo y desigualdad

Si 2014 fue el año de la irrupción, 2015 fue el de la consolidación del debate en Estados Unidos sobre el trato de la policía con la comunidad negra. El momento más tenso se vivió en abril en Baltimore con varias noches de disturbios tras la muerte de un joven negro desarmado por las lesiones provocadas en su detención. Otros casos similares han aflorado con regularidad en todo el país.

La muerte en agosto de 2014 de un negro desarmado en Ferguson (Misuri) ha marcado un punto de inflexión. Hay un mayor escrutinio a las prácticas policiales. Las grabaciones con teléfonos móviles han revelado casos que difícilmente se hubieran conocido con detalle. Se ha extendido el uso de cámaras en los uniformes policiales. Sin embargo, los familiares de las víctimas han tenido dificultades para que la justicia condenara a policías dada la amplia protección a la defensa propia que concede la ley.

Desde el punto de vista policial, ha habido alivio ante el papel judicial. Pero se ha considerado injusto el escrutinio creciente de la opinión pública y el Gobierno federal, y se ha sugerido que la mayor cautela de algunos agentes puede explicar el aumento de los delitos en algunas ciudades.

Fuera del ámbito policial, el debate sobre la discriminación racial ha llegado a los campus universitarios, provocando dimisiones y cambios de nombre de edificios. Por JOAN FAUS

Recomendamos:

Las muertes de negros en EE UU colocan a la policía ante el espejo

ESPECIAL Doce meses de vídeos desnudan la violencia policial