Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Nigeria ofrece a Boko Haram negociar para lograr la liberación de las niñas

Se cumplen 20 meses del secuestro de más de 200 chicas de una escuela de Chibok

Ampliar foto
Fotograma del vídeo difundido por Boko Haram tras el secuestro. AP

El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, anunció este miércoles que está dispuesto a negociar con Boko Haram para la liberación de las más de 200 niñas de la aldea de Chibok que la secta islamista mantiene secuestradas desde el 14 de abril de 2014, hace ya 20 meses. "Mantenemos nuestras opciones abiertas. Estamos preparados para negociar con Boko Haram por las niñas", ha dicho en un encuentro con la prensa transmitido por la televisión nacional. El grupo terrorista, vinculado hoy al Estado Islámico tras el juramento de lealtad de su líder, Abubaker Shekau, raptó en primera instancia a 276 alumnas de una escuela de la aldea. Decenas de ellas lograron escapar, mientras que alrededor de dos centenares siguen en paradero desconocido

"Estamos preparados para negociar con ellos sin precondiciones", manifestó el presidente nigeriano. Buhari ha admitido que "no hay información de Inteligencia sólida" sobre dónde pueden estar las niñas. "Las han estado moviendo", ha contado. Buhari, exgeneral recién elegido presidente que prometió acabar con Boko Haram antes de final de año, declaró la semana pasada a la BBC que la milicia estaba "técnicamente derrotada". Unos días después, mujeres suicidadas --se desconoce si voluntariamente o obligadas-- atentaron en los alrededores de Maiduguri, en el Estado de Borno, en un ataque supuestamente bajo el sello de la secta nigeriana.

El secuestro de las chicas de Chibok dio lugar a una campaña internacional para conseguir su liberación inmediata, que en las redes sociales tuvo como hashtag #bringbackourgirls (traed de vuelta a nuestras niñas).

Según el relato de las que han huido, muchas han sido vendidas como esclavas sexuales y otras han tenido que casarse con milicianos islamistas. Otras habrían sido usadas en atentados suicidas.

Aunque el Gobierno del entonces presidente Goodluck Jonathan anunció un acuerdo con Boko Haram para liberar a las niñas, lo cierto es que no prosperó, al parecer, por la división entre las distintas facciones de la secta islamista.