Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Múnich vuelve a la normalidad tras la amenaza de ataque terrorista

La policía admite que no tiene pruebas concretas sobre los sospechosos

La población de Múnich ha vivido bajo un estado de alerta máxima durante casi 12 horas, ante el temor de que la ciudad fuera escenario de un sangriento atentado terrorista suicida perpetrado por un grupo de militantes del Estado Islámico (ISIS) en la estación central de trenes de la ciudad y en la de Pasing. Poco antes del mediodía de este viernes, las autoridades han decidido dejar sin efecto todas las medidas de seguridad y han admitido que no tenían pruebas concretas sobre la identidad de los sospechosos terroristas-

Durante una rueda de prensa, el responsable de la Policía de Baviera, Hubertus Andrä, ha revelado que habían recibido informaciones sobre la identidad de los sospechosos de servicios de inteligencia extranjeros, pero ha tenido que admitir que no tiene la certeza de que esas personas realmente existan.

Las estaciones central y de Pasing han sido reabiertas a las cinco de la madrugada

“Hemos recibidos algunos nombres, pero no los hemos podido localizar en Múnich ni tampoco en otros lugares”, ha dicho Andrä. “Tampoco podemos descartar que esas personas realmente existen, pero las investigaciones aun continúan. Se trata de personas de origen sirio e iraquí”.

El alto funcionario de la policía bávara también ha señalado que las autoridades habían levantado definitivamente el estado de alerta máxima, que fue decretado casi una hora antes de la medianoche del jueves y que convenció a la policía a desalojar la estación central de ferrocarriles de la ciudad y también la pequeña terminal de Pasing. “La situación actual en la ciudad es la misma que imperaba antes de la alerta”, ha señalado Andrä.

Según la versión oficial de las autoridades bávaras, las primeras informaciones sobre un posible atentado terrorista fueron recibidas alrededor de las 19 horas del jueves y provenían de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), que aviso a la policía de Múnich que habían recibido, de parte de un servicio de inteligencia amigo, que terroristas de ISIS estaban preparando un atentado terrorista suicida en la medianoche del jueves, posiblemente en la estación central de ferrocarriles o en Pasing. A las 22.40 del jueves, la policía bávara recomendó a la población, via Twitter, que evitaran acercarse a las dos estaciones de ferrocarriles.

Pero la radio estatal bávara revelo que las autoridades federales y la policía de Múnich habían sido alertadas por la inteligencia estadounidense hacia ya varios días. La información señalaba que entre cinco y siete iraquíes habían llegado a Múnich para llevar a cabo un atentado similar al que sufrió Paris. Parte de los terroristas habían alquilado habitaciones en un pequeño hotel en la ciudad y que habían llegado a la conclusión de que esas personas no representaban un peligro.

Pero este viernes, varios medios germanos se preguntaron si las extremas medidas de seguridad adoptadas por las autoridades bávaras habían sido correctas o simplemente se había tratado de una falsa alarma. “Nadie sabe si los terroristas realmente existieron y tampoco se han realizado detenciones”, señaló Spiegel Online. Pero la reacción de las autoridades bávaras ha sido defendida este viernes por el ministro del Interior federal, Thomas de Maizière, quien ha señalado que las autoridades bávaras habían reaccionado, con el apoyo del BKA. de forma prudente, juiciosa y resuelta”.

Sin incidentes

En ciudades como Bruselas, la detención de varias personas relacionadas con un plan para causar el terror en Nochevieja ha contribuido a crear ese clima de tensión en el que se ha vivido la última noche del año en las principales capitales del mundo. Las principales ciudades europeas, que desplegaron fuertes medidas de seguridad, vivieron sin incidentes destacables las celebraciones del Año Nuevo.

Objetivo cumplido: el blindaje con el que Europa y otros países amenazados por el terrorismo yihadista despidieron el 2015 portó sus frutos y las principales celebraciones populares por la llegada del Año Nuevo en el mundo se produjeron sin ataques.