Un refugiado de dos años es la primera víctima del mar en 2016

El pequeño viajaba en un bote que se estrelló contra rocas de la isla griega de Agathonisi

Un niño sirio de dos años se ha convertido en el primer refugiado del año que pierde su vida en aguas del mar Egeo, al estrellarse un bote neumático con otras 39 personas contra las rocas de la isla de Agathonisi. El suceso ocurrió el sábado por la mañana cuando el fuerte oleaje arrojó la citada embarcación contra las rocas. Pescadores de la isla hallaron el cuerpo del niño en el agua y lo trasladaron al hospital de la isla de Samos, donde tan solo pudo certificarse su muerte.

Los pescadores trasladaron a la costa a los 39 supervivientes, entre ellos la madre del pequeño, de 20 años. 10 personas resultaron heridas por el impacto violento contra las rocas, mientras que una mujer y un bebé de tres meses tuvieron que ser tratados por hipotermia severa. Además, también el sábado, una mujer de 60 años murió en Lesbos nada más llegar a la isla en una embarcación junto a otros refugiados. Según informan los medios locales, la mujer sufría una grave afección cardíaca y su estado de salud se deterioró sensiblemente durante la travesía desde la costa turca.

El último balance oficial difundido el pasado jueves por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) señala que al menos 3.770 personas murieron tratando de cruzar el Mediterráneo en 2015, la mayor parte (77 %) en la ruta que separa Libia de Italia. El pasado año, a Alemania llegó en más de un millón de refugiados, no solo de Oriente Medio sino también de países balcánicos como Kosovo y Albania; a Suecia más de 180.000 y Austria casi 100.000 personas, cifras que multiplicaron por cuatro o cinco las de años anteriores. Así, estos tres países han acogido, junto con algunos pocos como Italia, Holanda o Bélgica, a la inmensa mayoría del millón largo de refugiados que llegó a Europa en 2015 procedente de Sirio.

Más información