Rancheros armados desafían a las autoridades federales en Oregon

Los manifestantes llevan dos días en un refugio público en protesta por la condena de dos vecinos locales

Un grupo de rancheros armados ocupa desde el pasado fin de semana un edificio federal en una zona protegida del estado de Oregón, en el noroeste de Estados Unidos. Tras una protesta, varios manifestantes tomaron uno de los refugios en protesta por la condena de prisión contra dos vecinos de la zona. La disputa está protagonizada por los Bundy, una familia que ya ha liderado enfrentamientos similares con las autoridades federales.

El líder de esta protesta es Ammon Bundy, hijo de Clive Bundy, un ranchero de Nevada que desafió una orden del gobierno estadounidense al retar a agentes armados que acudieron a su rancho para confiscar sus reses en abril de 2014. Bundy se plantó entonces en sus terrenos rodeado de decenas de hombres a caballo y armados. Las autoridades desistieron tras varias semanas de tensión y aún no han recolectado el millón de dólares que Bundy debe en impuestos.

La escena de hoy es similar: miembros de la misma familia han cambiado el desierto de Nevada por la nieve en Oregon y han tomado un refugio que permanecía cerrado durante las fiestas de fin de año. Su protesta está motivada por la condena contra dos rancheros locales, Dwight y Steven Hammond, por quemar terrenos en 2001 y 2006. Pero la disputa es también un ejemplo de la tensión permanente en Estados Unidos entre quienes consideran que el gobierno federal se excede en sus competencias al gestionar algunos sectores públicos —argumentos lanzados en 2010 por la corriente del Tea Party— y el trabajo de las autoridades.

Los manifestantes han cubierto la señal del refugio con la bandera de Estados Unidos. REUTERS

En este caso, los Hammond aseguran que la tierra quemada era suya porque se la arrendaron al gobierno federal para el pastoreo de ganado, pero las autoridades les acusaron de quemar terreno público. En octubre, un juez ratificó que los terrenos son federales y que deberán cumplir un total de cinco años en prisión. Se espera que los Hammond se entreguen este lunes para cumplir el resto de su condena.

Las autoridades locales están en contacto con el gobierno federal para resolver la situación en el refugio lo antes posible. Según el portavoz de la Oficina de Pesca y Fauna de Estados Unidos, Jason Holm, se desconoce el número de participantes en la protesta aunque sí confirmaron que no hay empleados públicos dentro del refugio.

Los manifestantes han sido descritos por algunos medios estadounidenses como “milicianos” y aseguran que permanecerán en el refugio “el tiempo que haga falta”. Este lunes, en declaraciones a los medios, Bundy pidió que se les identifique como Ciudadanos por la Libertad Constitucional y que han tomado esta medida porque "sentimos que ya hemos agotado todos los recursos y se nos ha ignorado".

El grupo que el edificio ocupado, el Malheur Wildlife Refuge, “pertenece al pueblo y eso supone que podemos unirnos y desafiar la intromisión del gobierno”, según declaró Ammon Bundy en una entrevista publicada en su perfil de Facebook. “El pueblo ya ha aguantado los abusos lo suficiente”, dijo Bundy. El ranchero defiende que su objetivo es “restablecer el orden y los derechos de los ciudadanos para que puedan usar la tierra y sus recursos”.

Argumentos contra el gobierno federal

El sheriff del condado, Dave Ward, les ha acusado de llevar a cabo una protesta con falsas pretensiones. “Estos hombres han venido alegando que forman parte de milicias que apoyan a rancheros locales, pero en realidad tienen otras motivaciones para derrocar al gobierno local y federal con el objetivo de inspirar un movimiento por todo Estados Unidos”, dijo Ward.

La ocupación del refugio en Burns ha vuelto a poner de manifiesto la tensión subyacente en algunos estados norteamericanos por la gestión federal de terrenos públicos. En Nevada, donde Bundy lideró su protesta en 2014, el gobierno gestiona el 80% del territorio estatal, según datos del Congreso. En Oregon, sin embargo, apenas supera la mitad del terreno, pero eso no ha impedido que los desacuerdos por la gestión deriven en incidentes como el de este fin de semana.

Como en 2014, las declaraciones de los Bundy hacen eco de argumentos heredados de la derecha más conservadora de Estados Unidos. Desde la gestión de los terrenos públicos -como la del refugio ocupado- hasta la creación de un sistema sanitario gestionado por el estado, todo representa un abuso de las competencias del gobierno federal. Este fin de semana, Bundy invitó a “todos los amantes de la libertad” a unirse a su causa en Burns (Oregon).

Estados con mayor territorio gestionado por el gobierno

El refugio ocupado en Burns es uno de los muchos terrenos dentro del Estado de Oregón cuya gestión depende del gobierno Federal. Según el Servicio de Documentación del Congreso, estos son los diez Estados con una mayor proporción de territorio federal:

  1. Nevada, 81%
  2. Utah, 66.5%
  3. Alaska, 61.8%
  4. Idao, 61.7%
  5. Oregón, 53%
  6. Wyoming, 48.2%
  7. California, 47.7%
  8. Arizona, 42.3%
  9. Colorado, 36.2%
  10. Nuevo México, 34.7%

Por el momento, solo dos candidatos se han pronunciado sobre la protesta. Este lunes, el senador de Florida Marco Rubio calificó la ocupación del refugio como "ilegal", mientras que el también senador republicano Ted Cruz pidió a los manifestantes que se retiren pacíficamente. Cruz ya les respaldó en 2014, cuando Donald Trump y Rand Paul también declararon su apoyo a la causa de Clive Bundy en Nevada. El senador Rubio y el exgobernador de Florida Jeb Bush fueron los únicos que se desmarcaron entonces criticaron la iniciativa de Bundy para actuar al margen de la ley.

Más información