El chavismo activa una cámara paralela para socavar al Parlamento

El Gobierno de Maduro perdió la elección legislativa en Venezuela del pasado diciembre

El Parlamento Comunal de Venezuela, impulsado por el chavismo tras la victoria electoral de la oposición, ha celebrado hoy su primera sesión a pocas horas de que hoy se constituya la Asamblea Nacional. Los distintos voceros del oficialismo, incluido el presidente Nicolás Maduro, lo han perfilado como un sucedáneo del Parlamento oficial, que tildan de “burgués” y cuyo poder el chavismo pretende socavar. El nuevo organismo comunal lanzó consignas con las que señalizó que buscará su propio espacio de poder.

El Parlamento Comunal se estrenó con una sesión al aire libre frente al Panteón Nacional, donde reposan los restos de los próceres de la independencia venezolana. En la jornada participaron 168 representantes de las 1.400 comunas que, según el Gobierno, se han registrado en 24 provincias del país. Uno de los asistentes, según recogió el diario Últimas Noticias de Caracas, negó que se propongan usurpar las atribuciones de la Asamblea Nacional, que hoy se constituirá con una mayoría opositora de dos tercios de los escaños, aunque apuntó que estarán “atentos ante cualquier acción contra el pueblo”. La oposición ganó las elecciones legislativas del pasado mes de diciembre, después de años de dominio chavista.

El pleno del parlamento paralelo se pronunció en a misma línea, mediante un documento al que se dio lectura durante el evento. En dos apartados del texto, los integrantes del Parlamento Comunal afirmaron que alertarán sobre los intentos de la “derecha apátrida” de usar la Asamblea Nacional como plataforma para atentar contra la revolución y derogar los avances de los derechos sociales consagrados en las leyes.

Traspaso de competencias

El soviet de nuevo cuño también aprobó mantenerse en sesión permanente, así como la fundación de una gaceta comunal que al menos una vez al mes deberá difundir los actos y resoluciones que produzca el foro.

En representación del Gobierno asistió la ministra para el Poder Popular, Isis Ochoa. Según sostuvo, la creación del Parlamento Comunal se enmarca en términos contenidos en la Constitución de 1999, como los de “territorialización del poder”, “democracia participativa” y “corresponsabilidad”. Con mayor detalle, citó las leyes orgánicas del Poder Popular, dictadas en 2010 por el fallecido expresidente Hugo Chávez y aprobadas entonces por la Asamblea Nacional de mayoría chavista, como fuente de legalidad para el Parlamento Comunal, y denunció la “satanización” de la nueva institución.

Ochoa dejó saber que el Parlamento Comunal Nacional y los de cada comuna podrán dictar normas para el traspaso de competencias locales en materias de educación, salud y servicios.

El anuncio ratifica los temores de la oposición, que señalan a estas comunas como germen de un Estado paralelo que estaría controlado por el chavismo. El propósito de implementar esta estructura de gobierno, que no se había utilizado en cinco años, se apresuró tras las elecciones del 6 de diciembre, cuando el chavismo perdió el dominio que desde 2005 detentaba en la Asamblea Nacional.

La figura del Parlamento Comunal está prevista en el artículo 2 de la Ley Orgánica de las Comunas, donde se le define como un “espacio socialista” de autogobierno desde donde se emitirán las normativas necesarias para la “regulación de la vida social y comunitaria”. Entre sus atribuciones específicas —siempre según la ley de 2010, que hasta ahora fue letra muerta— se encuentran la de arbitrar los asuntos de interés general de la comuna planteados por al menos el 60% de sus miembros, aprobar la carta fundacional de las comunas, preparar proyectos de desarrollo y coordinar el traspaso de competencias.

En sus dos alocuciones públicas de la semana pasada, el presidente Maduro avisó de que está dispuesto a dotar de potestades y recursos financieros al recién creado Parlamento Comunal.

También ayer se celebró la última reunión de la Comisión Delegada de la saliente Asamblea Nacional, que aprobó sustanciosos créditos adicionales para el Gobierno. Tanto esta sesión como la del Parlamento Comunal forman parte del boxeo de sombra previo a la instalación de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, a la que el Gobierno busca de antemano boicotear.

La Asamblea, pendiente de los tribunales

La nueva Asamblea Nacional sigue pendiente de las impugnaciones presentadas por el chavismo ante los tribunales contra el resultado electoral en tres provincias. En uno de los casos se ha suspendido cautelarmente la designación de los diputados. Como respuesta, la oposición, con 112 diputados sobre 167, ya eligió el domingo al presidente del organismo, el socialdemócrata Henry Ramos Allup, al que ayer se impidió entrar en su futuro despacho. Su coche fue zarandeado y fue insultado por un grupo de chavistas.