Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Indignación en Alemania por la ola de agresiones a mujeres en Nochevieja

Merkel exige aclarar los actos protagonizados por un millar de hombres en Colonia

La indignación va en aumento. Durante la pasada Nochevieja, varias decenas de mujeres sufrieron agresiones sexuales, robos e intimidaciones por parte de una multitud de hombres apostados en los alrededores de la estación central de Colonia, al lado de la famosísima catedral de la cuarta mayor ciudad de Alemania. La policía anunció el lunes que en torno a un millar de hombres —que por su apariencia procedían “de los países árabes o del norte de África”— se congregaron en el lugar de los hechos, que adquirieron “una dimensión desconocida”.

Tiros contra un centro de refugiados

Al mismo tiempo que Alemania se horroriza ante la violencia protagonizada, según todos los indicios, por extranjeros, las agresiones contra refugiados continúan también en 2016. Un desconocido disparó en la noche del pasado domingo contra un refugio para para asilados, dejando un herido leve. De confirmarse la motivación xenófoba, la violencia ultra habría dado un paso más allá de lo habitual.

La agresión se produce después de que en 2015 la violencia ultraderechista alcanzara un récord en Alemania, con más de 1.600 agresiones contabilizadas hasta noviembre. Se trataban en su mayoría de incendios o ataques físicos, no de armas de fuego.

Las autoridades habían detectado en los últimos meses jóvenes norteafricanos que cometían pequeños robos o asaltos en la estación de Colonia o alrededores. Pero la noche del 31 de diciembre fue la primera vez que actuó un grupo tan numeroso del que se desgajaban pequeños grupos que acosaban y desvalijaban a las viandantes. Según la policía, los criminales, muchos de ellos borrachos, cometieron delitos sexuales “de forma masiva”. Entre estos habría al menos una violación.

La clase política alemana ha condenado en bloque unos hechos gravísimos. La canciller Angela Merkel telefoneó el martes a la alcaldesa de la ciudad, Henriette Reker, para mostrar su repulsa ante unos hechos que “exigen una respuesta dura del Estado de derecho”. “Hay que localizar a los culpables rápidamente para castigarlos sin tener en cuenta su origen o circunstancias”, aseguró Merkel a través de un mensaje.

El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, compareció para valorar la situación. “Algo así nunca antes había ocurrido. Esta es una nueva dimensión del crimen organizado”, dijo. El ministro apuntó a algún tipo de organización por parte de los agresores. “Mil hombres reunidos debieron de haberse citado de alguna forma”, añadió.

Cinco sospechosos de cometer robos el pasado domingo han sido detenidos, pero no está probado que participaran en los actos de la Nochevieja. La policía ha reconocido el error que cometió al día siguiente de los hechos, cuando aseguró que la situación era "distendida".

Una testigo relató al periódico Kölner Stadt-Anzeige que un grupo de hombres la agredió metiendo la mano por debajo de su vestido. Otra contó que le habían roto su falda y su ropa interior. “Toda la plaza estaba llena de hombres; y alguna mujer aislada a la que observaban fijamente. Casi no puedo describir lo que vi”, aseguraba una mujer llamada Anne a la versión digital del Spiegel. Los informativos de las televisiones alemanas se llenaron el martes de los testimonios de mujeres —muchos de ellos anónimos— horrorizadas ante lo que vieron en Año Nuevo.

90 denuncias

Unas 90 personas han presentado denuncias —algunas por agresiones sexuales y otras por robos—, aunque la policía da por hecho que en los próximos días habrá más.

La noticia ha caído como una bomba en Colonia. La recién elegida alcaldesa de la ciudad convocó una reunión de crisis para analizar lo sucedido. La regidora, que hace tres meses fue apuñalada por un extremista de derechas furioso por su implicación en la causa de los refugiados, ha dicho que no tolerará que los visitantes de la ciudad tengan miedo de ser asaltados. La situación preocupa aún más porque en un mes Colonia recibirá a cerca de 400.000 personas que visitarán sus famosos carnavales. Las autoridades temen que los agresores aprovechen la ocasión para llevar a cabo nuevos ataques.

Es difícil imaginar un comienzo de año peor para un país que a lo largo de 2015 ha recibido en torno a un millón de refugiados, y que deberá hacer grandes esfuerzos para integrar a los recién llegados. Además, en Hamburgo también se produjeron agresiones a mujeres en la Nochevieja.

Más información